España cuarenta años después

La transición española, 40 años después
Fundación Emprendedores
Observatorio político de la actualidad española y de las tendencias culturales, sociales y económicas que inciden en la sociedad y en el universo de los emprendedores.

El Club Liberal Español ha  previsto la realización de un ciclo de conferencias para este año, bajo el lema: ESPAÑA CUARENTA AÑOS DESPUES.

El pasado jueves 18 la primera conferencia  corrió a cargo de Ignacio Camuñas, uno de los lideres liberales que participaron  en la formación de UCD para las primeras elecciones (1977) y formó parta de uno de los Gobiernos de Adolfo Suarez. El contenido de la conferencia ha sido resumido por Carlos Entrena,  Presidente del Club Liberal Español,  en su habitual columna “Notas en Libertad”, tal como sigue:

Un artículo de Carlos Entrena, Presidente del Club Liberal Español

Con este mismo título el Club Liberal Español ha organizado un ciclo de conferencias que ha inaugurado brillantemente Ignacio Camuñas que analizó la evolución y problemas actuales de España.

Introduje el tema comentando que entre los años 1976 y 1978 se realizó la transición política en España; representó un cambio político radical pasando de la Dictadura, que duró 35 años, a la Democracia, en la que seguimos conviviendo.

La transición, como método y resultado se ha convertido en un modelo estudiado en el ámbito académico y admirado por los demócratas de todo el mundo porque fue un proceso pacífico, impulsado por el deseo de libertad y democracia de la sociedad española, que quería reconciliarse y olvidar la triste Guerra Civil; incorporó a representantes políticos de que todas las ideologías, y fue consensuado, coincidiendo en el tiempo con una etapa de grandes dificultades económicas (elevada tasa de paro y de inflación, y enorme déficit comercial por el continuo aumento del precio del petróleo). No podemos olvidar que los motores de cambio, además de la sociedad española, fueron el Rey Juan Carlos y el Presidente Adolfo Suarez.

Los españoles nos debemos sentir orgullosos de esta etapa de la Historia de España porque cada uno desde su posición, profesional y familiar, aportó su ilusión, que se hizo colectiva, para convivir en libertad y democracia; ello hizo posible el cambio normativo que desembocó en la sustitución del marco legal del régimen totalitario por la Constitución de 1978.

A aquel espíritu político democrático y esperanzado se le ha llamado acertadamente, “el espíritu de la transición”, o “consenso constitucional”. Hoy, 40 años después, el Club Liberal Español quiere analizar aquella etapa y su evolución política, porque, actualmente tenemos motivos para la preocupación pues se ha perdido aquel espíritu de consenso. España, a pesar de ser un país occidental, con alto nivel económico e integrado de pleno derecho en Europa, está sufriendo serios ataques internos contra la unidad nacional y la estabilidad política y económica, procedente de partidos separatistas y de Podemos, reciente partido radical neocomunista, que pretende acabar con las libertades y derechos que los españoles hemos conquistado y de los que ellos hacen uso y abuso.

Ignacio Camuñas ha pronunciado su conferencia el 18 de febrero, en el Hotel Wellington, en un salón repleto de asistentes. Lo presentó José Mª Montoto, Vicepresidente del Club y colaborador de Camuñas en la transición. Camuñas, diplomático y ex ministro de la UCD, participó activamente en la transición aportando su ideología liberal y fue ministro durante los primeros años de la vida democrática española. En su conferencia distinguió cinco etapas en estos 40 años desde la transición. En primer lugar habló de la transición, que calificó de etapa de consenso y de concesiones mutuas entre los últimos franquistas y los demócratas, muchos de los cuales se habían forjado en la oposición al franquismo; comentó que podemos estar satisfechos de esa época pero tampoco se debe idealizar la transición porque el resultado tiene defectos, como el modelo autonómico y el régimen electoral de listas cerradas que da poder absoluto al líder de cada partido político.

La segunda etapa, la calificó de apogeo del PSOE, que abandonó a Marx e incorporó España a la OTAN y a la Comunidad Económica Europea lo que mereció como premio la celebración de la Olimpiada de 1992 en Barcelona y la Expo en Sevilla; pero, entonces, aparecieron los primeros casos de corrupción y financiación ilegal del partido, así las sociedades Filesa…

La tercera etapa fue “La irrupción del PP”, partido en el que Aznar aglutinó todo el centro derecha español, pero necesitó gobernar con el apoyo de los nacionalistas que obtuvieron las mayores cesiones financieras y transferencias de competencias del Estado a las Comunidades Autónomas, lo que ha convertido el modelo en desmadre.

La cuarta fase, del socialista Rodriguez Zapatero, la calificó de desguace moral y ético, por su nihilismo moral y su afán de reabrir las heridas de la Guerra Civil con la memoria histórica. Y finalmente, la etapa del Presidente Rajoy que ha pasado de tener una mayoría absoluta de 186 diputados en el Congreso en las elecciones de 2011 a 123 diputados en las recientes del 20 de diciembre de 2015; dijo que ha sido el incumplimiento del programa electoral del PP lo que ha producido este fracaso electoral y ha creado el riesgo de un posible gobierno de frente popular de izquierdas.

Por ello, dijo Camuñas, la situación actual acredita la necesidad de realizar reformas y cambios legales partiendo de la Constitución y la experiencia vivida. Las actuaciones las concretó en seis áreas:

La organización territorial autonómica, ha sido un fracaso por la deslealtad de los partidos nacionalistas que se han convertido en independentistas. La ley electoral precisa potenciar la representatividad de las Cámaras y el camino es el sistema mayoritario con segunda vuelta, como en Francia. Debe acabarse con la justicia politizada implantando la independencia que precisa y que reconoce la Constitución. Hay que mejorar la competitividad económica porque España, que tiene magníficas empresas multinacionales, debe ser un gran actor en este mundo globalizado y necesita recuperar influencia internacional. Y hay que recuperar los valores éticos y morales reconociendo a la familia como el principal factor de educación y equilibrio de las personas.

Camuñas se ganó un fuerte y largo aplauso de los asistentes.

CONCLUSIÓN

La transición de España entre 1976-1978 fue el cambio de la dictadura a la democracia que culminó en la Constitución de 1978. Han sido 40 años y la experiencia política ha puesto de manifiesto la necesidad de cumplir y hacer cumplir la letra de la Constitución y su espíritu de convivencia. Ignacio Camuñas dijo que es necesaria la regeneración política actuando contra la corrupción; hay que hacer respetar el marco legal competencial autonómico, reformar la ley electoral e introducir mecanismos de democracia y control financiero en los partidos políticos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.