Reivindicación de los Decreta de Alfonso IX para un proyecto de España

0
31
Los Decretas de Alfonso IX
Pedro González
Periodista, experto en Política Internacional. Fue director de Redacción de Euronews y fundador del Canal 24 Horas de TVE.

Es bastante probable que una gran parte de los españoles desconozcan que fue en una basílica de su país, la de San Isidoro de León, que nació la democracia representativa, fundamento del parlamentarismo por el que hoy se rigen todos los países de la Unión Europea. Aquello sucedió en plena Edad Media, en 1188, por decisión de Alfonso IX, rey de León y de Galicia, hijo de Fernando II de León y Urraca, hija a su vez de Alfonso I Enríquez, primer rey de Portugal.

Era la primera vez en la historia que un monarca reunía en asamblea a nobles, clero y pueblo llano, representado éste por sus iguales elegidos en las ciudades del reino: León, Oviedo, Salamanca, Ciudad Rodrigo, Zamora, Astorga, Benavente, Toro y Ledesma. No hubo representante de La Coruña, que fuera fundada más tarde, también bajo el reinado de Alfonso IX.

En aquella asamblea nació un compromiso que obligaba a todas las partes, empezando por el rey mismo. Ese compromiso son los Decreta de 1188, reconocidos en 2013 por la UNESCO como el embrión de la democracia representativa, la que da lugar a los parlamentos modernos. Se trata, pues, de un hito en la historia universal.

PUBLICIDAD

Así lo habían certificado historiadores de la talla de Claudio Sánchez Albornoz y Julio González, a los que casi nadie en la propia España, y mucho menos fuera de ella, dieron mucho crédito. De ahí que hasta el reconocimiento oficial por la UNESCO, el imaginario colectivo atribuyera la cuna del parlamentarismo a Inglaterra, a partir de su Carta Magna.

Tuvo que ser precisamente un inglés, John Keane, quién en su monumental obra The Life and Death of Democracy (Simon & Schuster, 2009), quién diera carta de naturaleza universal a los documentos que acreditan a León, “y no a Inglaterra como cuna del parlamentarismo”. Después, dos leoneses resilientes a las falsificaciones históricas, el escritor Juan Pedro Aparicio y el que fuera director general del Libro, Rogelio Blanco, se encargarían de facilitar toda la documentación a la UNESCO para su compilación en La Memoria del Mundo.

Ambos intelectuales, bien secundados por el también escritor y miembro de la RAE, José María Merino, pusieron en marcha en 2017 la rememoración de un hito que debiera ser motivo de orgullo y aglutinante de la identidad española: promovieron la lectura de los Decreta ante la fachada de San Isidoro de León, o sea de las 17 disposiciones en las que aparecen por vez primera derechos como el habeas corpus o la inviolabilidad del domicilio. Como señala el propio Juan Pedro Aparicio, aplicando hoy aquellas disposiciones sería absolutamente ilegal hoy en día embargar una cuenta bancaria a causa de una multa de tráfico.

Los Decretas de Alfonso IX
Los Decretas de Alfonso IX

Este año 2018 la conmemoración se ha extendido a otros lugares de España, promovida por las Casas de León en Zamora, Salamanca, Gijón, Bilbao, Santander, Valencia, La Coruña, Sevilla, Barcelona y Madrid. En todos ellos ilustres leoneses y descendientes de hijos de aquel reino, que se extendió desde Asturias y Galicia hasta las Extremaduras, Alava y Guipuzcoa, procedieron a releer los 17 compromisos surgidos de aquel primer parlamento de la historia en que estuvieron representados los tres estamentos: nobleza, clero y pueblo llano.

Cabría instar a las dos cámaras del Parlamento español, Congreso de los Diputados y Senado, a que esa relectura se efectuara en sus dependencias, y a cargo entre otros de los propios representantes del pueblo, una vez al año, preferiblemente en el mes de abril o mayo, coincidiendo con las fechas en que tuvo lugar aquel hito histórico de 1188.

El propio reinado de Alfonso IX compendió bastante bien las luchas, tensiones y dramas que han forjado la propia historia de España, fuera su enconada rivalidad con Castilla o su preocupación por dotar al reino de catedrales del saber, como la Universidad de Salamanca (1218), a cuya imagen y semejanza nacerían después sus equivalentes en América.

Los Decreta encierran muchas otras lecciones que los políticos de hoy debieran tener más en cuenta. Era una legislación que Jovellanos ensalzaría como ejemplo de claridad, brevedad y conminación a su cumplimiento. Algo que seguramente tuvieron muy en cuenta, sin ir más lejos, los padres de la Constitución de los Estados Unidos de América: tan sólo 16 artículos (uno menos que los Decreta), de enorme claridad, escuetos e inscritos para siempre en la mente de todo ciudadano.

Alfonso IX fue el último rey de León. Su hijo, Fernando III, uniría ya para siempre el reino de León y el de Castilla, un paso histórico más en la ardua conformación de España.

Nota de prensa:
El orgullo de los Decreta del Rey Alfonso “de los buenos fueros” en la Casa de León en Madrid

PUBLICIDAD

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.