“Puigmaduro” y su República bolivariana de Cataluña

“Puigmaduro” y su República bolivariana de Cataluña
Carlos Miranda
Carlos Alonso Miranda y Elío, V conde de Casa Miranda, es un diplomático español Licenciado en Derecho, que fue Embajador de España en el Reino Unido desde julio de 2004 hasta 2008 y Embajador Representante Permanente de España en el Consejo de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) desde julio de 2008 hasta su cese en febrero del 2012.

De la documentación incautada a los separatistas sobre lo que pensaban hacer tras su fallida independencia unilateral, queda claro que Nicolás Maduro era el ejemplo de Carles Puigdemont para una Cataluña independiente. Una República bolivariana de Cataluña.

Además de apropiarse los bienes del Estado en el Principado, la violenta presión ambiental, general y en casos concretos, existente en el clima de profunda división impuesto por los secesionistas, se haría oficial con una persecución a quienes no fuesen favorables a una Cataluña independiente.

Se le haría la vida imposible a quien no se sumase con entusiasmo al nuevo régimen del Principado que dictaría normas para rechazar la ciudadanía catalana a quienes considerarían que no pueden ser afectos a esa Cataluña de Puigdemont, Junqueras y sus afines. Terror gubernamental.

La libertad de opinión quedaría afectada con la prohibición de aquellos partidos deseosos de revertir la situación. El “derecho a decidir” les sería retirado a los contrarios al régimen puigdemontista. Con estos sesgos dictatoriales, que convertirían en legales actitudes que, de hecho, ya imperan en la calle y en lugares de trabajo, no sorprendería que el primer viaje de un Puigdemont al frente de ese régimen hubiese sido a Venezuela o que Maduro fuese su primer invitado.

La deslealtad e hipocresía de quienes en 1978 aceptaron una Constitución para todos los españoles con Autonomías en lugar de una desmembración de España, queda plenamente reflejada con estos documentos organizativos de una República catalana impaciente por unas proscripciones contra aquellos que no se pusiesen a su disposición.

CATALUÑA Y EL JUICIO

El juicio del “procés” nos está mostrando a unos independentistas inconscientes que han jugado, y siguen haciéndolo, con la vida de los demás con absoluta ligereza. La hipócrita declaración de Junqueras manifestando su amor a España fue incluso infantil. Como la de un niño reprendido por quitarle un caramelo a su hermano.

Los verdaderamente bien parados del juicio son los funcionarios que supieron enfrentarse a sus responsabilidades y cumplir con su deber. Los políticos no llegaron a la suela de sus zapatos. Ni los independentistas, por irresponsables, ni los gubernamentales de la época de Rajoy, por falta, a la vez, de firmeza y de capacidad de dialogo. Culpables, todos, de que estemos donde estamos. El actual gobierno puede haber jugado con fuego con lo del relator/mediador. Atentos al próximo en esta materia. […]Recorte de prensa Merca2 con Bloomerang.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.