Lo que le espera a Pedro Sánchez

José Luis Heras Celemín
José Luis Heras Celemín es autor del libro “El Caso Bankia y algo más… o menos” y Director de Comunicación de la Fundación Emprendedores.

Después de la dimisión de Alfredo Pérez Rubalcaba, en el PSOE han decidido que es momento de renovación y han llamado a las urnas para ver quién ocupa la Secretaría General del partido.

El elegido ha sido el madrileño Pedro Sánchez, que ha de actualizar programas, formar equipos nuevos y revitalizar a un partido que se encuentra en situación precaria. Pero esas medidas, aunque importantes, son cuestiones menores si no van acompañadas de una revisión, y corrección, de los modos que emplean algunos socialistas. Esos modos son los que ya han deteriorado al partido y los que, de seguir, pueden echar a perder, con las ilusiones, el presente y el futuro del socialismo español.

Como los datos son tozudos y los ejemplos variados, veamos unos datos muy concretos (los electorales del PSOE en un municipio madrileño) advirtamos un ejemplo (la forma de actuar de algunos socialistas, en ese mismo municipio y en el ámbito autonómico superior) y reparemos en los modos de proceder de una parte del socialismo.

El municipio tiene 16.690 habitantes, está situado en el área metropolitana de Madrid, y alcanzó el rango de Villa en el año 1702 (porque se lo compró al rey de entonces). Pertenece, por ello, a la Comunidad Autónoma de Madrid. Y la acción municipal de los concejales socialistas de ese municipio está sometida a la disciplina del Partido Socialista de Madrid (PSM) y goza de la “ayuda” de la Secretaría de Apoyo a Pequeños Municipios.

También, por algo más que curiosidad, repasemos los modos que se usan en el Partido Socialista de Madrid (PSM) para estar en situación de entender lo que le espera a Pedro Sánchez si, después de acceder a la Secretaria General del PSOE, emprende la revisión que precisa el socialismo nacional.

Estos son los datos: En las Elecciones Generales del año 2008, en ese municipio al PSOE le votaron 2.233 electores, que se quedaron reducidos a 1.392 en las siguientes del año 2.011 (pérdida del 37,66%). En las Elecciones Europeas la pérdida fue aún mayor (53,06%), ya que los 1.166 votos de 2009 se vieron reducidos a 541. O, lo que es lo mismo, el PSOE, que siempre había obtenido uno de los dos primeros puestos, ha pasado al tercero, por detrás de Ciudadanos (C´s) y con Podemos, sin estructura ni arraigo, pisándole los talones con 329 votos.

En el municipio del ejemplo ocurre que de los 5 concejales que obtuvieron acta con las siglas del PSOE en la actualidad sólo queda uno. Se le fueron 2 y expulsaron a otros 2, tras no pocas quimeras y una visita a la Sala de Reuniones de la sede que el PSM-PSOE tiene en la Plaza de Callao de Madrid que, al decir de alguno de los asistentes, terminó “como el Rosario de la Aurora” entre todos: La Secretaria de Organización del PSM, el Secretario de Apoyo a Pequeños Municipios, el Secretario Local del Municipio en Cuestión, 2 concejales socialistas de ese municipio y 2 afiliados.

Mientras tanto, y a la vez, algunos ejemplos de una extraña forma de entender la acción política municipal:

– Desde la Agrupación Local del PSOE, el Secretario General local (de iniciales A.M.) insta a que el grupo municipal socialista no apoye una negociación que podría evitar el desahucio de 36 familias del municipio porque “no se puede ir de la mano del PP” (que tiene la alcaldía). Mientras tanto el Secretario de Apoyo a Pequeños Municipios (de iniciales J.L.G), miembro de la Comisión Ejecutiva Regional PSM-PSOE, acepta que, por el apoyo a la medida y al margen de los intereses del municipio, se logre, como contrapartida, la disolución de una sociedad municipal.

– Propuesto por Izquierda Unida, se pretendía honrar la memoria del alcalde socialista del municipio que en la Guerra Civil se enfrentó a las hordas que llegaron al pueblo con la intención de “fusilar” y evitó una masacre. Entendió el alcalde actual, del PP, que la honra que proponía IU era digna de apoyo. Y, en vez de dedicarle el nombre de una calle, propuso que la calle honrara la memoria de Adolfo Suárez y que el nombre del alcalde socialista que evitó la matanza se le diera a la obra más importante del pueblo: El Polideportivo Municipal. A esto se opuso la portavoz municipal socialista.

– En cuanto a los Planes de Ajuste, para enderezar la economía municipal, el mismo Secretario de Apoyo a Pequeños Municipios (del PSM) rechaza unas mismas medidas para un pueblo u otro en función de si se está en el Gobierno o en la Oposición para, con independencia de las necesidades del municipio, erosionar el poder político del PP.

Los datos y el ejemplo corresponden a la Villa madrileña de Villanueva del Pardillo. Las cifras, públicas, han sido obtenidas de los resultados electorales oficiales. Los ejemplos constan en las reseñas oficiales que facilita el Ayuntamiento para dar cuenta del contenido de sus Plenos Municipales. Las personas, citadas por sus cargos o usando las iniciales de sus nombres, son reales y su actuación ha sido debidamente contrastada. El Estado económico del municipio, el Preconcurso de Acreedores de una Sociedad Urbana Municipal y el comportamiento de todos es conocido.

Todo ello, como acción de una agrupación socialista en un municipio y como ejercicio de una vocación política dedicada a la acción municipal, son ejemplos claros de una parte de la realidad política y los efectos que ha producido: el deterioro de las posibilidades electorales, el abandono de algunos electos, la quiebra de la confianza del pueblo en el partido, y el estado real del PSOE en ese municipio. Perteneciendo al PSM, el ejemplo también es una muestra de una realidad política autonómica digna de tener en cuenta.

Lo que ocurre en Villanueva del Pardillo es un ejemplo de la realidad que le espera a Pedro Sánchez, el nuevo Secretario General del PSOE.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.