La ‘vuelta’ de Irán cambia el curso de la guerra contra el califato del Daesh

Pedro González
Periodista, experto en Política Internacional. Fue director de Redacción de Euronews y fundador del Canal 24 Horas de TVE.

Alí Jamenei, guía supremo de la Revolución iraní, pareció echar un jarro de agua fría el sábado al pronunciar su discurso del final del Ramadán: “Tanto si el acuerdo [nuclear] se aprueba como si no, nunca dejaremos de apoyar a nuestros amigos en la región, y a los pueblos de Palestina, Yemen, Siria, Irak, Bahrein y Líbano. Incluso tras el acuerdo, nuestra política no cambiará ante la arrogante América”, proclamó con el mayor énfasis Jamenei, cuyas palabras fueron jaleadas por la multitud al grito habitual de ¡Muerte a América! y ¡Muerte a Israel!

Sin embargo, esta aparente desautorización no es seguramente más que una maniobra destinada a calmar a los sectores más radicales de Irán, que ya habían empezado a movilizarse tras la firma en el Austria Center de Viena del acuerdo entre Irán, encabezado por su ministro de Exteriores, Javad Zarif, y el G5+1, grupo formado por Estados Unidos, Rusia, China, Reino Unido, Francia y Alemania.

Sirve también de advertencia a los congresistas americanos, que disponen de dos meses para ratificar dicho acuerdo, y entre los que se encuentra un nutrido bloque que tampoco ve con buenos ojos el deshielo con un país puesto especialmente en el punto de mira por Israel, cuyo primer ministro, Benjamin Netanyahu, sigue peleando porque tal ratificación final no se produzca.

Jamenei cita expresamente a Palestina, Yemen, Siria, Irak, Bahrein y Líbano, lo que equivale a reconocer las guerras en las que Irán está implicado

Pero, si se examina el tenor literal del discurso de Jamenei, no hay mejor testimonio de los lugares en los que Irán está firmemente involucrado, y que están poniendo de nuevo en estado de incandescencia a toda la región del Oriente Medio. En efecto, Jamenei desgrana los nombres de Palestina, Yemen, Siria, Irak, Bahrein y Líbano, o sea lo que todos sabíamos pero que en sus propias palabras significa el reconocimiento explícito de que todas las guerras que se están librando en dichos territorios no tendrán solución sin la anuencia de Teherán.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.