La industria del golf aporta 230 millones de euros a Madrid

Pedro González
Periodista, experto en Política Internacional. Fue director de Redacción de Euronews y fundador del Canal 24 Horas de TVE.

Por razones históricas, demográficas y urbanísticas Madrid es la única capital europea que ofrece hasta 30 campos de golf en su propio casco urbano o en sus inmediaciones. Esa situación privilegiada empieza a ser rentabilizada al incorporarse a la densa oferta turística cultural, gastronómica, de ferias y congresos a cuyo reclamo acudieron 13 millones de visitantes en 2018, de ellos 7 millones de extranjeros.

Es, sin embargo, la primera vez que se presenta un estudio sobre el impacto económico del golf en la Comunidad de Madrid. En un acto celebrado en la sede de la CEOE, y al que concurrieron máximos dirigentes de la CEIM, Cámara de Comercio, Federación y Asociación de Campos de Golf de Madrid, se expusieron unos resultados que en muchos casos resultan sorprendentes.

Si el golf se considerara una actividad agraria su liderazgo sería aplastante respecto del resto de cultivos. Así, mientras la superficie agrícola de la Comunidad ocupa 226.800 ha, con unos ingresos de 97,6 millones de euros y un rendimiento de 430 euros por ha, las 1.668 ha que ocupan los 30 campos de golf han proporcionado unos ingresos de 101 millones de euros y un rendimiento de 62.224 euros por ha.

Tales cifras corresponden al millón de green fees (salidas de juego) vendidas durante 2018, de ellas un 10% correspondiente a visitantes de otras comunidades autónomas españolas y un 1% a extranjeros. Obviamente, ello significa que Madrid no es un destino primordialmente de golf como puedan serlo en grandes porcentajes Andalucía, Baleares o Canarias. Sin embargo, la asociación del golf a la oferta cultural, gastronómica, de congresos y ferias, se traduce en que un número creciente de visitantes prolongue su estancia en Madrid más allá de los 3 ó 4 días que invierte por término medio en su programa.

Por otra parte, al incluir todos los capítulos de la industria del golf (diseño y conservación de campos, herramientas y accesorios), su impacto económico total para la Comunidad de Madrid asciende a más de 235 millones de euros y más de dos mil puestos de trabajo.

El estudio, realizado por el Centro de Predicciones Económicas sin Ánimo de Lucro (Ceprede) dedica asimismo un importante capítulo al medio ambiente, con conclusiones que desmienten muchos de los clichés habituales sobre un deporte que ocupa el tercer lugar entre los más practicados en la Comunidad, con más de 82.000 licencias. Por ejemplo, de los 550 hectómetros cúbicos de agua que se consumen anualmente en Madrid, solo el 1,4% corresponde a los campos de golf, que por otra parte son los principales clientes del Canal de Isabel II de agua reciclada, muy por encima de la que los ayuntamientos destinan a sus parques y jardines. Actúan como refugios de fauna y flora; sus balsas sirven a menudo como reservas para la extinción de incendios, y en fin los 30 campos absorben hasta 15 veces más  CO2 que el que recicla un parque como el del Retiro.

El viceconsejero de Cultura, Turismo y Deportes de la Comunidad, Álvaro Ballarín, que cerró el acto de presentación del informe, prometió seguridad jurídica, asegurando que no se impondrán tasas nuevas. Reconoció que si el visitante habitual de Madrid gasta una media de 255 euros/día, el viajero que además acude y juega en un campo de golf se deja hasta 400 euros/día. Datos, pues, que caso de potenciarse pueden multiplicar el impacto económico sobre la región.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.