PSC gana pero ERC tiene mejores cartas

PSC gana pero ERC tiene mejores cartas
Juan Antonio Zuriarrain
Economista y Diplomado en Comunidades Europeas por la Escuela Diplomática. Exdiputado del CDS en la Asamblea de Madrid.
Publicidad

Las elecciones catalanas han sido fieles a las encuestas entre los más votados y equívocas dentro del centro  derecha nacional, y la abstención ha ayudado a los extremos CUP y VOX.

El PSC ha ganado brillantemente, como lo hizo Ciudadanos hace algo más de tres años, pero a diferencia de C`s  tiene alguna posibilidad de de presidir la Generalitat o al menos entrar en su Gobierno, la verdad que aunque su suma con ERC y Podemos se podría configurar un tripartito, sería muy difícil que ERC le cediera la honorabilidad, pudiéndola obtener con un pacto independentista, al ser el más votado de ellos, o sea que de presidir el Gobierno muy pocas posibilidades, ya que además solicitaría el apoyo de ERC al Gobierno central.

Quedaría la posibilidad de hacer Presidente a ERC, pero como vendería a sus votantes que ganando cede el mando a un partido independentista, muy difícil de entender, aunque con los socialistas todo es posible, ya lo hizo con el PNV en 1986 siendo los socialistas los más votados. Otra solución sería un gobierno ERC + Podemos, apoyado desde fuera por el PSC, aunque significaría una traición al voto centrista proveniente de Ciudadanos.

Como vemos las mejores cartas son para ERC, que puede tener la Presidencia con el apoyo de los independentistas o de la izquierda, y de estos últimos con solo algún apoyo de vez en cuando en Madrid, cuando ya el PSOE esté sin oxigeno.

Junts ha salvado la cara con un solo escaño menos y puede cogobernar con ERC y Presidir el Parlament, la elección de la Presidencia del Parlamento nos mostrara quizás el camino a seguir, ellos con dificultar el gobierno central y marcar política tienen bastante.

Los Comunes de Podemos han estado discretos, pero han conseguido su objetivo de poder configurar un tripartito de izquierdas, si no se hace no será por su culpa.

La CUP y VOX se han beneficiado de la abstención al ser más radicales y por tanto más decididos a votar a pesar de la pandemia y del desanimo. Vox ha sacado los votos de la españolidad de los votantes que votaron a Ciudadanos, siendo un partido más vigoroso en estos momentos, y ayudado por las agresiones separatistas y la increíble política desplegada antes y durante la campaña electoral por el PP.

Ciudadanos ha sido el gran derrotado frente a las catalanas anteriores, donde obtuvo una inútil victoria, que hace pensar el para qué sirven sus votos. Después el destrozo de Rivera, que no supo hacer valer sus votos en el Gobierno de España cuando fue posible. Los votos de centro izquierda han ido todos al PSC, los votos de derecha han ido todos a VOX, y solo ha conservado un exiguo centro, si bien dentro del desastre ha obtenido los mismos votos o similares que en las últimas generales, donde solo obtuvo dos escaños por Barcelona, ahora han sido 5 y uno por Tarragona, y los porcentajes muy similares. No se entiende que no fuese junto al PP, como pretendían, juntos aritméticamente habían superado a VOX, y por tanto en escaños, pero sobretodo la imagen hubiera sido muy distinta, y hubiesen obtenido muchos votos entregados a VOX y al PSC, y por supuesto de muchos abstencionistas.

El PP ha sido el desastre personificado, no quiso la coalición con Ciudadanos como en el País Vasco, clamoroso error comentado en el párrafo anterior. Se ha creído que tenía un líder, y ya lo hemos visto, sin comentarios. Ha dejado expedito el camino de la derecha a VOX, no dándose cuenta que esa derecha le ha dado en España victorias con mayorías absolutas o suficientes para gobernar, ha querido hundir a Ciudadanos en un par de golpes, y pierde mucho más por la derecha de los posibles beneficios por el centro. Casado ha renunciado de sus orígenes, la critica a la posición de Rajoy en el uno de octubre ha sido una losa para él y el desmarque de todo el PP antiguo otro, no debía haber olvidado que fuimos muchos millones los que compartimos algunos de los comportamientos de Rajoy. No dimitirá pero ya ha sufrido dos derrotas en generales y ésta estrepitosa, y en el partido por ejemplo Núñez Feijoo arrasó hace poco en Galicia, porque conformaba una alternativa mayoritaria.

El PP si quiere ganar unas elecciones generales, debe decidir qué coalición preelectoral quiere, si es con el centro o es con la derecha, para después, caso de obtener un triunfo electoral, pactar con el centro o la derecha, que le otorgaran la mayoría necesaria. Hoy por hoy es imposible una coalición a tres, Ciudadanos y Vox están muy lejos para ello, entonces deberá escoger entre pactar con lo que fue la derecha de siempre, o pactar con el centro de Ciudadanos, pero para ello hay que ser honestos, no se puede tratar de pactar con Ciudadanos y robarle a su número dos en Cataluña Roldán, además para nada, no se puede ir en coalición en el País Vasco, porque vas de mayoritario y no querer ir en coalición en Cataluña porque eres minoritario. Tampoco se puede agredir dialécticamente a un posible socio como lo hace con VOX.

Somos millones los españoles los que buscamos una solución de futuro a la alternativa PSOE + Podemos, y que si no la encontramos, tendremos que decidir entre tirar el voto o votar al PSOE, como ha pasado en Cataluña.

1 Comentario

  1. Esos millones de españoles que supuestamente no tienen más opción que “tirar el voto o votar al PSOE”, parece que siguen en el anacronismo político de izquierdas y derechas (inexistente en la actualidad). En España, como ocurre ya en el resto de los países “de nuestro entorno”, sólo se plantean dos opciones: globalistas y multilateralistas (al servicio de las oligarquías financieras) autollamados “progresistas” o los que van a pagar la fiesta (los ciudadanos de siempre) l. En el primer grupo están el llamado PSOE todavía, Podemos por supuesto, Ciudadanos y PP (ya amortizados). Con el segundo estaría Vox en clave nacional que defiende postulados sociales de la antigua izquierda (defensa de los trabajadores y de las clases sociales más humildes), junto con la defensa de las libertades y derechos constitucionales (que otros han laminado).
    En Cataluña, las derechas serían las reconvertidas desde CiU y otros similares en partidos nacionalistas identitarios, apoyados por el llamado socialismo (Suresnes y la “autodeterminación de los pueblos de España”) que al parecer sigue engañando al personal, más “Podemos” al que solo importa estar en la pomada (la globalista y los grandes capitales) y se han olvidado de los “parias de la Tierra” o de aquel slogan del 15M: “PSOE Y PP, la misma m…. es” (claro que ellos lo veían en la relevisión, no en Sol). En ese marco, tanto el PP como Cs, han demostrado su falta de criterios políticos y su interés puramente electoral. La CUP es una especie de anarquismo que, convenientemente engrasado, apoyará a quien sea.
    Si nos somos capaces de discernir, mal podemos votar.
    Un saludo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.