¿Podemos o no podemos?

Juan Laguna
Colaborador de Fundación Emprendedores.

Anoche, durante el programa “La Sexta noche” se dedicó un espacio al análisis de las propuestas políticas de la formación “Ahora Madrid” que, tras su acceso al gobierno municipal, parecen ralentizarse en algunos aspectos (sugerencias según la Sra. Carmena) que se incluían como supuesto programa de gobierno.

Entre los tertulianos acostumbrados, dispuestos espacialmente con respecto al presentador y moderador en la consabida polarización “derecha” e “izquierda”, se advertía la carencia de un representante de “Ahora Madrid” que pudiera responder a las cuestiones planteadas. En su lugar y manteniendo la confusión también habitual, la representante de “Podemos” encajaba y respondía a los comentarios de sus compañeros como mejor podía, erigiéndose de facto en la representante de la plataforma municipal madrileña.

La confusión nunca es buena y menos aún en política, pero nos la sirven a diario desde los medios de comunicación y desde las propias formaciones o partidos que parecen aspirar a tener sus propias “marcas blancas” o indefinidas. El PP pretende a “Ciudadanos” y el PSOE pretende a “Podemos” cuando ya fagocitó, en su momento, buena parte de IU. El caso es mantenerse en el “podium” como sea.

Cuando la Sra. Carmena dice que ella no es “Podemos” no puede ignorar que la plataforma política de “Ahora Madrid” responde quizá a una estrategia de este partido para gobernar sin ser responsable de ello. Que el aluvión de personas elegidas desde asambleas y plataformas cívicas o sociales, necesitaban un mascarón de proa que les aportase credibilidad, como en el caso de la ex jueza que, con un gran valor, se metió en la aventura. Que ella no ha controlado procedencias, experiencias de gestión o “pasados” más o menos polémicos de quienes van a ser responsables institucionales pero que tiene que responder por ellos.

Conviene pues delimitar lo que es “Podemos” y lo que no lo es. Lo que es “Ahora Madrid” y lo que no lo es. Tanto en un caso como en otro (o en el de “Ciudadanos”), estas formaciones están construidas sobre el movimiento 15M, un movimiento que no quiso identificarse nunca con las ideologías rancias que, cada una a su manera, habían pervertido en muchos casos la convivencia y mantenido un “frentismo” interesado para desunir a la ciudadanía. Un movimiento donde había de todo y donde todos (o casi todos) podían hacer propuestas más o menos realizables. Recuerdo la mayor parte de ellas y en gran parte se relacionaban con un cambio en el sistema político. Luego, algunas de ellas se materializaron en colectivos con vida propia.

Si el programa político municipal está montado simplemente sobre tales “sugerencias” (como reconoce la propia alcaldesa), corre el riesgo de provocar una nueva frustración en quienes confiaron en la “posibilidad” real de llevarlo a la práctica y eso pasa factura como saben los partidos tradicionales. Las medidas, los gestos y las actitudes no pueden ser fruto del oportunismo o de la improvisación, sino del estudio previo de lo que es posible y lo que no lo es, al menos inicialmente. Lo que no se puede hacer es acudir al discurso conocido de lo que se querría hacer pero no es posible. Para eso se habría seguido votando a los de siempre.

Entiendo que la Sra. Carmena pueda incluso estar sorprendida en su buena fe por quienes pretenden gobernar a su sombra y es imprescindible aclarar esta cuestión. Su situación de apoyo desde el PSOE es precaria y, desde luego, puede cambiar en cualquier momento si ésta formación entiende que tal apoyo le resta votos. La Sra. Aguirre está al frente de la oposición municipal esperando su momento y “Ciudadanos” pitará el arbitraje si es necesario. El daño que tales circunstancias van a causar, puede provocar una “indignación en sentido contrario y, desde luego, “Podemos” pagará las consecuencias o los platos rotos por muy de perfil que se coloquen.

Ya lo estamos viendo en casos concretos donde el aferrarse al sillón no es sólo exclusivo de la “casta”. Las explicaciones sobre el caso “Zapata” exculpándolo parcialmente para que conserve el acta de concejal, suena al “Sé fuerte…” tan denostado. Lo mismo ocurre con el resto de los casos que, a pesar de haberse borrado o intentado borrar rastros, lastran al nuevo equipo municipal.

¿Tan difícil resultaba para la Sra. Carmena haber hecho una selección de personas menos señaladas? ¿Ha sido objeto de una manipulación interesada de los activistas plataformeros que han controlado las designaciones? ¿Quienes han preparado un programa lleno de “sugerencias” (ahora les llaman objetivos) perfectamente válidas desde espacios de solidaridad social pero carentes de soporte jurídico o administrativo? ¿Son conscientes de que nuevas “ocurrencias” no sólo van a afectar a la confusión y al desconcierto, sino que van a provocar la caída en picado de apoyos electorales?

El poder político del PSOE se forjó en base al clientelismo (corrupción) y fue un modelo con gran éxito utilizado con variaciones desde el PP, según dicen las investigaciones judiciales. Las “tramas”, los “cárteles”, los “lobbies” no tienen otra ideología que el poder (preferiblemente económico) desde el que disponer las fichas para jugar desde unas posiciones u otras.

¿Podemos, o no podemos? Esta es la duda “hamletiana” que ahora empieza tomar cuerpo entre los ciudadanos que han confiado en formaciones diferentes y pueden sentirse engañadas de nuevo. El Ayuntamiento de Madrid no está en manos de “Podemos”, ni siquiera de la plataforma “Ahora Madrid”. Es fruto de un reparto tácito de fuerzas que tienen la obligación y la posibilidad de cambiar en cualquier momento la situación. El PSOE ya se ha pronunciado con respecto a ello reclamando la dimisión total del Sr. Zapata y su desagrado con algunas de las personas que configuran ese aluvión que sólo parece hacer sugerencias. El PP los considera “bolivarianos” y “Ciudadanos” parece estar de observador.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.