Manuela Carmena en un sueño de primavera

Manuela Carmena
José Luis Heras Celemín
José Luis Heras Celemín es autor del libro “El Caso Bankia y algo más… o menos” y Director de Comunicación de la Fundación Emprendedores.

En la comida en el Club, tranquila, entre cogollos de lechugas verdes y hojas pálidas de endivias blancas, se había hablado de las últimas elecciones municipales en Madrid y de los candidatos a la alcaldía.

Esperanza Aguirre, Manuela Carmena, Antonio Miguel Carmona y Begoña Villacís fueron objeto, más que de análisis, del marcaje implacable de Ángel y Tupy, los dos conmovidos por el resultado de las urnas.

Después de comer, dos mujeres y un hombre se tendieron en unos sillones de enea, a la sombra de un tilo y al lado de unos rosales, mientras el resto jugábamos al mus bajo los toldos. Acabada la partida, nos dedicamos a contemplar, y seguir con atención, el jolgorio dialéctico que con un punto de guasa estaba montando Tupy.

Tupy, o Tuppy, según el momento, es el apodo cariñoso con que Ernesto llama a su mujer: María de la Estupefacción Alegría del Jalón, madrileña de adopción, nacida en Soria y criada en la prerromana Bilbilis que llaman Calatayud.

Al parecer, mientras los hombres jugábamos la partida, Tupy había sido víctima de los sopores de la siesta y, al lado de los rosales en sazón, había caído en una especie de somnolencia, que llegó a sueño con ronquido de baba húmeda, y desembocó en pesadilla.

—Sí, era Manuela. En el sueño era ella. Montaba a un jamelgo, Carmona, una especie de montura torda, híbrida entre caballo zopenco y jaco con alamares que salía pifiando de un almiar oscuro y triste. Y llevaba a la grupa a un pitufo, de barba rala y con coleta, vestido con pantalón rojo y camisa gualda y morada, como de futbolero republicano.

—María Estupefacta, por Dios. —advirtió e interrumpió Ernesto.

—Mil cuatrocientas sesenta y seis razones dio, con el pitufo a la chepa y asentada sobre Carmona, mientras los tomates, casi sandías, explotaban, plaf, plaf, plaf, ante la carita guapa de Ña.

—Estupefacta, para. Que hemos comido sandía —volvió a interrumpir Ernesto.

—Ni de coña, pares. Tupy, sigue con Ña. —animó una de las mujeres.

Y la legítima consorte de Ernesto aparcó el recuerdo Ña, de Begoña Villacís, y siguió relatando el sueño:

—La señora, con sus setenta y un inviernos a cuestas, primero se hizo al trote y después deshizo al galope lo que da de sí el Hipódromo. Tiró de bridas, encaró la Cuesta de las Perdices, pateo un par de coches caros, coceó un haiga color burdeos y se metió en el Club de Campo. Allí, los hoyos de la pradera del golf habían sido ocupados por unas plantas con tomates que soportaban el machaqueo de “machacas de mareas”. Éstos, los machacas de marea, cada uno en su uniforme, cantaban. Camisetas blancas, de sanidad, se mezclaban con las verdes, de la enseñanza, las rojas de los Parad@s en Movimiento, las naranjas de los trabajadores sociales y las de color violeta, de una Coordinadora de mujeres. Y entonaban, magníficos, un pareado admirable: La sanidad pública no se vende, se defiende.

El resto del prado del Campo de golf, sin agua, pisado por machacas y pateado por bestias y jamelgos, se estaba agostando. Pero el sueño primaveral de la señora del jamelgo y el pitufo no se agostaba: Auditoria ciudadana. Mega inversiones y gestiones perversas. Deuda renegociada. Servicios municipales externalizados. Baremos progresivos para impuestos. Banco público municipal como herramienta. Observatorio popular de corrupción. Paralización de desahucios y desalojos. Viviendas desocupadas de La Sareb. Agencia municipal del alquiler. Concejalía de Igualdad de Género. Operación Canalejas y Calderón. Memoria Histórica. Velocidad a 30 kilómetros por hora. Sistema peatonal y residencial…

—¿Y qué pasó con las sandías del Club de Golf? –insistió alguien.

—Lo de las sandías vino después. Los tomates se hicieron grandes, y se convirtieron en sandías. No ecológicas, pero sí ecólogas: verdes por fuera, como pederasta vicioso, y rojas por dentro, como de progre retro-progre sin pepitas. ¿El Golf? Nada. Se acabó. El campo se convirtió en un huerto de tomates sin tomates, de pimientos sin pimientos. Un esparragal auténtico, aunque sin espárragos.

—Estupefacta, estupefacta me quedas. Menudo berenjenal.

—Sí, sin berenjenas. Hay 1.466 razones —dijo la bilbilitana

—Menudo sueño. Parece una pesadilla.

Afortunadamente, lo vivido y contado por la legítima de Ernesto fue un sueño. La tarde iba acabando y el ambiente no estaba para volver a hacer partida de cartas y ponerse a jugar. Había que recoger y empezar a pensar en marchar.

Al salir del club, ya en la carretera, Esperanza Aguirre, Carmena, Carmona y Villacís pasaron a un segundo plano. Era hora de seguir.

De seguir, sí. Pero no de olvidar el sueño de Tupy, que empezó en una tarde de primavera tardía madrileña, bajo un tilo y con los efluvios del aroma de las rosas y, soñando con Carmena, terminó en pesadilla.

3 Comentarios

  1. Muchas gracias José Luis por tus comentarios que respeto pero que no puedo compartir en algún caso como llamar “salvapatrias” a la Sra. Carmena o a cualquier otro que intente arrimar el hombro y no ver la corrida desde la barrera. Los desayunos del Ritz (a los que también he asistido) efectivamente muestran la (triste) realidad de lo que se considera política. En cuanto a los contenedores yo sabía nada de lo publicado en prensa y me llamó a atención la persona que estaba controlando la operación (que no pasaría de una rutinaria eliminación de limpieza). Al parecer tú los has examinado y te agradezco tu aclaración.

  2. Estimado O´farrill:
    Veo que no has entendido el sueño que relaté. Dices que me sumo a una descalificación, que adjetivas “pepera” y “mediática”. Yerras.

    Lo anterior presente, voy a tratar de matizar lo que entiendo “matizable”. Y para ello, usaré tus textos (TX) y a continuación la respuesta (R):

    1.- (TX): no han entendido nada (o prefieren no entenderlo) y siguen con sus “mañanas de Ritz” (¡ay, que placer….!)”
    (R) Los hechos son como son y no hay nada que entender.El PP es como es, antes de que yo relatara el sueño y antes de que apareciera Carmena. Lo que llamas “las mañanas en el Ritz” son un ágora excepcional para ver la realidad política sin las connotaciones que parece sugieres.

    2.- (TX) Que una ciudadana como Dña. Manuela Carmena deje su vida tranquila (supongo) para meterse en un avispero es digno de aplauso y admiración.
    (R) No sé por qué se deba aplaudir esto. Dada su realidad personal y su más que evidente “vocación política”, creo que la admiración y el aplauso que ves puede ser compatible con opiniones contrarias que, aunque no sean mías, también son respetables. Es posible que el que los ancianos intenten “encauzar” a los más jóvenes sea digno del aplauso y la admiración de algunos “liberales de los de antes”, no todos. Pero también es posible que otros liberales entiendan que a estas alturas no es oportuno que nadie, anciana o no, se arrogue la misión de salvapatrias. Al respecto, lamento que me atribuyas una postura frente a Carmena que no he manifestado, no conoces y no se ajusta a lo que parece has entendido.

    3.- (TX) Te lo dice un liberal de los de antes….
    (R) Lo recibo con el afecto que tengo por una ideología, la liberal, a la que no le veo la oportunidad del “de los de antes…”

    4.- (TX) Por cierto, si pasas por la calle Montalbán en tu recorrido hacia el Ritz, observa los contenedores de documentos triturados que sacan por una de las puertas…
    (R) Para ir al Ritz, cuando voy, no necesito pasar por esa calle. Pero sí fui, con otro compañero (y liberal, por más señas) a ver qué había en los contenedores que dices, la mañana en que se publicó en prensa que estaban destruyendo papeles. Y vimos qué es lo que había allí. Parece que o tú no lo hiciste o no viste lo que vimos nosotros. Si hubieras “tocado con las manos y leído con las gafas de ver”, como hicimos nosotros, es posible que tu escrito al respecto fuera otro.

    Agradeciéndote tu comentario, te saludo cordial.

  3. Estimado José Luis: Veo que te sumas a la descalificación “pepera” y mediática de quienes no han entendido nada (o prefieren no entenderlo) y siguen con sus “mañanas de Ritz” (¡ay, que placer….!) Que una ciudadana como Dña. Manuela Carmena deje su vida tranquila (supongo) para meterse en un avispero es digno de aplauso y admiración. Te lo dice un liberal de los de antes…. Por cierto, si pasas por la calle Montalbán en tu recorrido hacia el Ritz, observa los contenedores de documentos triturados que sacan por una de las puertas…

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.