La partida política vasco-navarra

Serralaitz
Serralaitz, el seudónimo usado por el autor en atención a su lugar de nacimiento, es un localismo que corresponde al nombre dado en la zona a una sierra riojana: la Sierra de la Hez, un conjunto de montañas en el corazón de La Rioja, entre las comarcas de Rioja Baja y Alto Cidacos-Alhama y Cameros y a una altura superior a los mil metros. Desde esa altura, cuando no hay niebla, las cosas se aprecian de una forma muy especial.

Dos concejales del PSOE de Tafalla, en Navarra, han sido expulsados del partido por unir sus votos a los de Bildu en una votación. PNV y PSE del municipio de Ortuella, en la margen derecha del Nervión, han consensuado un programa de gobierno municipal para la actual legislatura. PNV desea que el PSOE, a nivel estatal, se acerque más a sus postulados relativos a una eventual reforma de la Constitución española.

Fuera de juego el PP, por mor de sus desastrosos resultados en las pasadas elecciones municipales, la partida se juega en Euskadi entre PNV y PSOE, mientras en Navarra PSOE parece comprometido con una lucha contra Bildu y el conjunto de fuerzas ganadoras de las pasadas elecciones municipales y autonómicas.

A su vez, Bildu parece moverse en un intento de acercamiento y de frente común con las fuerzas próximas a Podemos, como si pretendiese quizá sacar adelante un frente amplio a favor del Derecho a decidir.

Juego de bolillos, equilibrio sobre tacones de aguja, salvar al menos los muebles.

¿Salvar qué muebles? ¿Salvarlos de qué?

Porque hay cifras que no cambian apenas: 127.000 ciudadanos del País Vasco viven bajo el umbral de la pobreza. Euskadi oferta puestos de trabajo para ingenieros, economistas y otros empleos de alta cualificación, pero siguen en su apogeo los empleos temporales de una semana o un mes, de cuatro horas diarias o menos, sigue floreciente el trabajo negro. La ley de reforma laboral sigue despertando los mayores entusiasmos entre la patronal vasca y navarra: esa ley que tantas voces denuncian como tercermundista y explotadora…

Se ha superado el ciclo de la violencia, de la lucha armada. La derecha, abertzale o españolista, como aquí se la llama, hace su juego, el PSOE cubre su espacio socialdemócrata escorándose unas veces hacia la derecha, otras a la izquierda, quizá con el fin de mantener el equilibrio de fuerzas, de cerrar el camino a las tendencias excesivamente “abertzales” o a las excesivamente “populistas”, olvidando quizá su apelativo más identitario de “socialista”. Pocas veces en su historia el socialismo español habrá tenido unos resultados tan raquíticos en votos y al mismo tiempo tan espléndidos en conquista de cuotas de poder. Sobre todo en la Comunidad autónoma vasca, de la mano protectora del PNV.

Resultado: una eterna partida de ajedrez que acaba eternamente en tablas, un equilibrio de fuerzas que se autorregulan para dar como resultado total una resultante cero.

En los márgenes, como fuerza de reserva, los presos de ETA, y el colectivo de apoyo a las víctimas del terrorismo, que saca a relucir el PP con mayor o menor fuerza según convenga para seguir manteniendo el resultado de tablas, el resultado cero.

¿O no?

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.