La concertada no es privada, sino paraestatal

La Ley Celaá es estatista, antiespañola y laicista

La concertada no es privada sino para paraestatal

Dice el argumentario del PSOE que hay que acabar con la “privatización” de la educación que supone la concertada. Argumentario, puede, pero como argumento es malo. O muy malo, que diría Ozores. Porque la escuela concertada tiene un corsé público tan generoso que casi podríamos llamarla paraestatal. Veamos. Sus profesores deben de ser elegidos entre la bolsa de trabajo que le ofrezca la consejería de Educación.

No sólo eso, sino que aunque es el colegio el que contrata al maestro, es la consejería la que le paga directamente. Es el único caso en el que un empleado no recibe la nómina de su empleador sino del financiador de su empleador. Y ya se sabe que el que paga, manda… Además, trabajan algo más que los profesores de la escuela pública, pero cobran bastante menos. Por aquello de la igualdad y tal…

Tampoco tienen derecho a seleccionar a sus alumnos como les parezca oportuno, sino que los criterios son fijados por la consejería y el margen de los colegios es mínimo o inexistente. Y por último, tampoco tienen derecho a desarrollar el contenido curricular que consideren oportuno sino que deben de someterse al plan de estudios de la consejería.

Todas estas restricciones a cambio de que los colegios concertados reciban el concierto, que es una cantidad ridícula y congelada desde hace años para pagar los costes operativos de funcionamiento de los colegios: calefacción, limpieza, etc. Nada de financiar inversiones en nuevas instalaciones deportivas ni reparaciones necesarias.

Este modelo castrante de los colegios concertados es el que a Celáa le parece “privatización”. A mi más bien me parece “estatización”. Con el agravante de que la escuela concertada es un “chollo” para las administraciones públicas: cada puesto en concertada es un 40% más barato que un puesto en escuela pública.

¿Por qué entonces ese empeño gubernamental en acabar con ese 25% de educación concertada deseada por los padres? Se llama obsesión antirreligiosa. No soportan que los niños sean educados por curas y monjas. No soportan que los niños reciban una formación religiosa, por muy ‘light’ que sea. Y como no lo soportan, están dispuestos a violar la libertad de los padres a educar a sus hijos conforme a sus principios y valores contemplada en el art. 27 de nuestra Constitución.

Y como no lo soportan están dispuestos a gastar más dinero público —que “no es de nadie” según Carmen Calvo— para adoctrinar adecuadamente. Un claro ejemplo de malversación de fondos públicos. Primero fue limitar la oferta, priorizando la escuela pública. ¿No habrá que priorizar conforme a los criterios de elección de los padres? Luego, fue encorsetar a la escuela concertada hasta asfixiarla en su capacidad de decisión. Y ahora llega el golpe definitivo. Son liberticidas. Y además, antiespañoles. Porque, aunque haya un 40% de los españoles que no usen el español como lengua madre -que no son el 40%- negar el carácter de lengua vehicular al español en la escuela es condenar a esos niños al ‘aldeanismo’.

Odian la fe, odian la libertad y odian a España. Y ese odio destruye la convivencia, rebaja la calidad educativa y encarece un servicio tan importante para la cohesión social como la Educación. Un círculo vicioso perfecto.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.