Eurobonos vs. Plan Marshall

Eurobonos vs. Plan Marshall
Abel Cádiz
ABEL CÁDIZ RUIZ es el presidente de la Fundación Emprendedores y autor de "La historia del poder". En el pasado asumió un compromiso con la transición política, al lado de Adolfo Suárez. Fue miembro del Consejo Nacional de la UCD y Presidente en Madrid. Tras ser diputado por la Comunidad de Madrid abandonó la política para dedicarse profesionalmente a la docencia y a la actividad empresarial.

Extraigo el siguiente resumen del libro La historia del poder editado por esta Fundación:

«El Plan Marshall, consistió en una ayuda a los países beneficiarios por la cifra de 13.000 millones de dólares que, en valor constante, superaría 400.000 mil millones actuales. Inglaterra recibió un cuarto del total, Francia y Alemania Occidental se repartieron otro cuarto y el resto se distribuyó a cerca de una docena de países. España fue excluida, así como las naciones bajo influencia de Stalin, que se negó a admitir la ayuda del capitalismo que, según aseguraba, no tardaría en desmoronarse. Uno de los inspiradores del plan fue John Maynard Keynes, que estudió la planificación que llevó a cabo Stalin imponiendo un control total sobre la economía. Keynes hizo esta crítica demoledora: “Presentado como medio de proporcionar bienestar, resulta un insulto a la inteligencia”. El economista austriaco Ludwig von Mises, ya se había atrevido a predecir el fracaso del marxismo sin entrar a valorarlo desde el punto de vista de la ética o la libertad. Simplemente sostenía que el poder estatal nunca sería capaz de resolver debidamente el triple problema: Qué producir, Cuánto producir y Cómo hay que producir. El tiempo dio la razón a ambos economistas, el Plan Marshall produjo buenos resultados: al comenzar la década de los 50 la economía de los países que recibieron ayudas había superado el nivel previo a la Segunda Guerra Mundial. El bloque comunista fue empobreciéndose como se mostró a la caída del Muro de Berlín y hoy, Europa, con una población que supera los 500 millones de habitantes ha creado el llamado Estado del Bienestar cuya sostenibilidad se basa en que los presupuestos de las democracias europeas han llegado a dedicar el 50% a gasto social.»

Y en esto nos llega la crisis del coronavirus. Antes quiero señalar algo que tuvo escaso análisis y es que la caída del comunismo en Europa y la transformación de China en un país con dos sistemas (comunismo en el poder sin alternancia posible, combinado con un capitalismo salvaje) ha desequilibrado al mundo occidental, tentado en su capitalismo industrial por el inmenso contingente de mano de obra barata con el resultado de que China es la gran fábrica del mundo. La industria occidental, que ocupaba mano de obra intensiva, se ha deslocalizado. El capitalismo financiero basado en pocos trabajadores es el predominante. Así estaban las cosas cuando el Covid-19 surgido en China ha terminado por desestabilizar el modelo. 

La invocación a un nuevo plan Marshall es meramente retórica porque nadie va a dar nada a nadie, pero la petición de emitir eurobonos es lo que más quiere acercarse a aquella acción solidaria que contribuyó a levantar a Europa. El problema es que los eurobonos suponen mutualizar la deuda que se genere o, dicho en lenguaje que todos entendemos, conseguir aval del más rico y, por tanto, que pague mi deuda si yo no puedo. Y aquí aparece para nuestro Gobierno la antipática Holanda y la dura Alemania, para recordar que en Europa no existe unión fiscal, ni tesoro común, ni hay una disciplina que se aproxime en términos de control de gasto o del déficit público. En el acaloramiento del debate han aparecido los reproches del norte al sur: despilfarro, afearle la falta de ajustes en tiempos de “vacas gordas”.

En definitiva, que Europa está dispuesta a darle a la manivela de fabricar euros, de poner en ventanilla tanto o más de lo que significó el Plan Marshall, pero diciendo al que pide: esta deuda tendrá que devolverla. Si no lo hacen ustedes lo harán sus hijos, incluso sus nietos. Y si no, tendremos que intervenir. Ya lo hicimos en Grecia y en tal caso, como allí, vendrán los recortes. No son buenas noticias, pero así funciona la economía real. La ficción neomarxista sigue siendo válida para muchos, pero lo que termina siendo real para los ciudadanos son las consecuencias de las políticas que aplica el poder.

Portada del libro "La historia del Poder" de Abel Cádiz

Dónde comprar La historia del poder


1 Comentario

  1. Completamente de acuerdo con el texto,el libro es de lenguaje directo ,fácil de lectura ,con gran erudicción.
    Merece la pena leerlo,el poder siempre ha existido y existirá, sobre todo la tendencia humana hacia el poder absolutista y desmedido,como el que estamos soportando, casi bolchevique.
    Recomiendo el libro,merece la pena,es muy completo

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.