Aprender de las crisis

Aprender de las crisis
Antonio Imízcoz
Periodista.

Una de las características innegables que, los que nos dedicamos a la comunicación de crisis, señalamos siempre es que de estas situaciones, por tremebundas y peligrosas que sean o parezcan, se aprende; se extraen enseñanzas positivas y actitudes prácticas que podremos aplicar en nuestro beneficio una vez superado el problema. Porque enseñamos también que, tarde o temprano, con las medidas y la comunicación necesarias, se supera.

Lo del coronavirus en España es una crisis de manual: elementos inéditos y desconocidos, confusión inicial, efectos a nivel social y personal (además, claro, de económicos y luego políticos), mensajes equívocos…

Pero no me digan a mí que no estamos aprendiendo un montón de cosas, simplemente mirando a nuestro alrededor. Aquí, en Madrid, que la cosa está tan malita que hasta empieza a correr el bulo de que piensa cerrarse toda la Comunidad Autónoma el próximo viernes -como si se pudieran poner puertas al campo-, es salir a la calle y comprobar cómo somos y cómo nos afecta esta crisis. Y qué podemos aprender de ella cuando, en dos meses, sea historia.

La fijación de los españoles con el papel higiénico. Vale, sí, va a haber más gente en casa, porque los niños no tienen cole, instituto ni Universidad y, no mediando abuelos, que son los paganos de todas las crisis, alguno del matrimonio, pareja o como quiera que esté estructurada la familia, tendrá que quedarse a cuidarlos. Y, claro, hay una mayor exigencia de celulosa higiénica. Pero, alguien se ha parado a mirar al más ignorado de los equipamientos sanitarios de un hogar. Sí, al bidé me refiero; que en caso de apuro o desabastecimiento del socorrido rollo, puede finalmente desempeñar con ventaja una de las funciones para las que fue diseñado.  

Aprendemos también muchas cosas de nuestros más allegados. Ayer, delante de mí, un matrimonio joven discutía en la carnicería sobre si llevaba o no carne picada para hacer hamburguesas. Se notaba a la legua que sus niños comen a diario en el colegio, ellos en el trabajo y que los fines de semana habrá hamburguesas, sí, pero de las de alguna cadena americana. No sabían qué comprar y todo lo que se acabaron llevando recordaba en exceso a los platos que se sirven como comida rápida. Hoy, en casa, con quince días de niños, verás como también aprenden eso de la gastronomía de aprovechamiento que dicen en Master Chef…

Y aprendemos, o deberíamos aprender, que en una situación como ésta, la primera, la más urgente, la más indispensable responsabilidad es de uno mismo. Nadie mejor que nosotros para saber si estamos incubando el puñetero bicho y actuar en consecuencia, sin esperar a que las autoridades dicten cierres, aislamientos y prohibiciones (que es lo que más les gusta hacer en estos casos).

Aunque a las autoridades no estaría mal exigirles cierta unidad de acción, ciertos criterios fijos, inamovibles y de universal aplicación. Porque unas ministras pueden ir a una manifestación de no sé cuántas mil personas, con sus guantecitos de látex (morados, eso sí), pero la culpa la tiene Ortega Smith por infectarse. Y los hinchas futbolísticos se “arrebujan” a la entrada de los estadios, por más que sepan que va a jugarse a puerta cerrada; y de paso se cargan las Fallas de Valencia, que no faltó uno que no dijera que por qué no iban a poder entrar al fútbol con la de gente que había en la Mascletá. Ya son ganas de señalar.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.