Accidente del Airbus en Sevilla: 30.000 millones de euros en juego

Accidente del Airbus en Sevilla: 30.000 millones de euros en juego
Pedro González
Periodista, experto en Política Internacional. Fue director de Redacción de Euronews y fundador del Canal 24 Horas de TVE.
Publicidad

Ursula von der Leyen, ministra de Defensa alemana, exige que se investigue exhaustivamente si el accidente del avión Airbus A400M «obedeció a un elemento aislado o bien puede afectar al resto de los aviones del proyecto». Lo hacía al mismo tiempo que decretaba la inmovilización del aparato que Airbus Defence & Space (Airbus DS) le había entregado el pasado mes de marzo. Lo mismo hacían sus colegas de Reino Unido y Turquía, mientras que Francia se conformaba con limitar el programa de vuelos del suyo.

La pericia del primer piloto, el teniente coronel Jaime de Gandarillas, logró que el avión se estrellara en una finca de labor próxima al aeropuerto sevillano de San Pablo, pero evitó las zonas habitadas colindantes. Él  mismo y otros dos compañeros  de tripulación murieron en el choque, en tanto que otros dos técnicos resultaban heridos muy graves.

La maldición del 13

El avión, valorado en 160 millones de euros, efectuaba su primer vuelo de prueba antes de ser entregado en junio a Turquía, que ya había obtenido el primero de su pedido en abril de 2014. Para los supersticiosos era el número 13 a ser librado de los 174 aparatos comandados en firme por las fuerzas armadas de los países integrantes del consorcio: Alemania (53), Francia (50), España (27), Reino Unido (22), Turquía (10), Bélgica (7), Malasia (4) y Luxemburgo (1).

El A400M es una joya tecnológica que ensambla todas sus piezas, fabricadas en los distintos países integrantes del consorcio, en los hangares de Sevilla

El accidente supone un mazazo brutal a un proyecto salpicado de numerosas peripecias, y que se considera decisivo para la industria aeronática europea, y por supuesto española, ya que es en los hangares de Sevilla en donde se ensambla la que ha sido considerada como «una joya tecnológica». Así lo calificó el titular de Defensa francés, Jean-Yves Le Drian, cuando tomó posesión en septiembre de 2013 del primer aparato.

Desde entonces, el presupuesto de toda esta primera fase del proyecto se ha incrementado en 6.200 millones , un 30% más, y se han acumulado los retrasos. A la vista de la emoción suscitada por el accidente, el ministro español de Defensa, Pedro Morenés, exigía una investigación rigurosa, pero que al socaire de la misma no se haga un análisis sobre la credibilidad de Airbus.

Fallo técnico

Precisamente las cajas negras aparecían en la mañana del domingo, y puestas de inmediato a disposición del juzgado de Sevilla que instruye el caso. Su análisis ayudará a determinar más precisamente las causas del siniestro, debido en principio a un fallo técnico denunciado por el propio comandante del aparato a la torre de control.

En un mundo tan competitivo como es el de la industria militar, los adversarios de Europa no desdeñarán cualquier observación que pueda minarla

Tanto Morenés como sus colegas de los países integrantes del consorcio estiman que lo importante es el carácter exhaustivo de la investigación, sin atender a presiones ni a supuestas premuras de tiempo, aún a pesar de que en un mundo tan arduamente competitivo como es el de la industria militar, los adversarios de Europa no desdeñarán cualquier observación que pueda minarla.

El A400M es una buena metáfora de Europa. Era inicialmente un proyecto franco-alemán surgido a finales de los años 80. En 2003 se amplió a siete países, incorporando a España, Reino Unido, Bélgica, Luxemburgo y Turquía. En 2011 se incorporaría también Malasia, primer destinatario de estos aviones fuera del ámbito de la Unión Europea. La contrapartida es que cada país miembro se hacía también con una porción del pastel de su fabricación, lo que ha ampliado y encarecido el proceso de producción. Cada avión tiene una motorización compleja, con demandas técnicas divergentes según cada cliente, de manera que los aparatos destinados a Alemania tienen alguna especificidad distinta a los del Reino Unido o a los de España. Madrid debería recibir su primer avión en 2016.

Der Spiegel señala 875 «ineficiencias»

La revista alemana Der Spiegel, con motivo de las turbulencias desatadas en la empresa, y que terminaron con la sustitución de la cúpula de la misma a principios de este 2015, realizó entonces un exhaustivo estudio, según el cual los expertos militares alemanes habían detectado hasta 875 «ineficiencias» en el aparato, lo que provocó la reacción de la propia ministra de Defensa, Ursula von der Leyen, advirtiendo de que lo que el A400M «pone en juego no es solamente la imagen de una empresa industrial sino la propia fiabilidad de Alemania y sus alianzas en la industria militar».

Más pequeño que el C-17 americano y más grande que el Hercules C-130, el modelo europeo tiene unas prestaciones imbatibles respecto de sus competidores

Cuando la aeronáutica europea, además de a la competencia norteamericana se enfrenta a los nuevos competidores chinos y a la emergencia de los fabricantes rusos, el A400M ha de demostrar que sigue siendo el proyecto estrella en su sector. Equipado con cuatro turbopropulsores puede transportar 37 toneladas de material a 800 km/hora hasta una distancia de 3.300 kilómetros, aterrizar en pistas cortas o terrenos blandos y arenosos, y depositar a pie de combate blindados, helicópteros y más de 100 paracaidistas con su equipo completo.

Más pequeño que el C-17 americano, actualmente su transporte habitual, y más grande que el veterano Hercules C-130, el avión europeo tiene, al menos sobre proyecto, unas prestaciones imbatibles respecto de sus competidores a día de hoy.

Artículo en fuente original: ZoomNews.es

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.