Florece el negocio de la esclavitud gracias al aumento de los flujos migratorios ilegales

1
4
Stop a la esclavitud | FOTO: El Debate de Hoy
Pedro González
Periodista, experto en Política Internacional. Fue director de Redacción de Euronews y fundador del Canal 24 Horas de TVE.

Un secreto a voces que ahora se hace más visible gracias a un reportaje elaborado por la CNN en Libia. La Unión Europea destina 10.000 millones de euros para luchar contra la marea de refugiados e inmigrantes ilegales.

En más de 16.000 millones de euros anuales cifran diversos organismos y agencias de la ONU y la Unión Europea el volumen de negocio de las mafias que trafican con seres humanos. Una actividad que está cada vez más globalizada e interconectada: guías, transportes a través del desierto, pasaje en pateras u otras embarcaciones de fortuna entre las dos orillas del Mediterráneo, falsificación de documentos y encaje en redes de prostitución.

PUBLICIDAD

El negocio no es estático; se reinventa y modifica constantemente, de manera que la curva de beneficios se mantenga siempre en ascenso. Así se interconectó el transporte de diversas cantidades de droga en no pocos casos por quienes han de pagar cantidades exorbitantes para llegar a las costas europeas. Al traficante de mercancía humana, la vida de tantos hombres, mujeres y niños en busca de una vida mejor en Europa solo le importa en relación con el rendimiento económico que pueda obtener en cada etapa o en cada faceta de la peripecia de ese emigrante ilegal.

Pero a las costas norteafricanas desde las que se despachan las pateras hacia España, Italia o Grecia no llegan todos. Muchos mueren por el camino. Y a muchos otros les espera no el paraíso europeo con el que sueñan sino una vida, mientras la conserven, como esclavos, vendidos como tales en los mercados de muchos puntos de África.

La existencia de estos zocos medievales era y es un secreto a voces, pero ahora se ha amplificado a todo el mundo a raíz de un reportaje, rodado en gran parte con cámara oculta, por la CNN en la devastada Libia. En él se contempla la subasta clandestina, a las afueras de Trípoli, de varios hombres. Los que pujan se hacen dueños de la vida de los menos fuertes por el equivalente a unos 170 euros; los que aparentan una mejor complexión para trabajar en el campo pueden llegar a adquirirse por algo más de 400. El precio de las mujeres, con certeza destinadas todas a la esclavitud sexual, oscilan entre los 300 y los 500 euros.

Ese mercado de carne humana en las cercanías de la capital libia parece abastecerse en gran parte de migrantes denunciados por las propias mafias a la guardia costera libia. Una vez detenidos y retornados a tierra, los desdichados son encerrados en la cárcel, de manera supuestamente provisional, hasta ser repatriados a sus países de origen. Ello no siempre ocurre, porque lo que encuentran esos migrantes frustrados es […]

[Leer completo en El Debate de Hoy]


FOTO: El Debate de Hoy

PUBLICIDAD

1 Comentario

  1. El concepto de “esclavitud” no sólo es aplicable a los refugiados, sino que está afectando también a millones de personas del mundo occidental obligadas a trabajar en condiciones abusivas. La cuestión es si uno de los objetivos de las guerras es obligar el desplazamiento de las personas y la saturación de la demanda de trabajo para aplicar condiciones laborales determinadas para el beneficio (siempre ascendente) de los que mueven los hilos de la política y de la economía. En todo caso felicidades al autor por su magnífico artículo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.