La ‘dictadura’ de Johnson

La ‘dictadura’ de Johnson
Pedro González
Periodista, experto en Política Internacional. Fue director de Redacción de Euronews y fundador del Canal 24 Horas de TVE.

Johnson goza del respaldo del presidente de Estados Unidos para salir por las bravas de Europa y si de paso dinamita la UE, mejor todavía.

Su maniobra, legal por supuesto, y sancionada por una Isabel II exquisitamente neutral, se inscribe no obstante en las viejas prácticas del populismo

Lecciones del Brexit. Capricho de Camerón, traición de Farage y ruina

Seguramente no bastarán ni el millón de firmas recogido en apenas unas horas, ni el recurso judicial interpuesto por setenta diputados y altos cargos, y tal vez tampoco la presentación de una moción de censura en el Parlamento antes de que este se cierre del 10 de septiembre al 14 de octubre, la no tan inesperada “jugada sucia” del primer ministro Boris Johnson para evitar que la asamblea de Westminster le impida consumar la salida de la Unión Europea el 31 de octubre, “cueste lo que cueste”.

La política británica también se desliza cada vez más por la pendiente del populismo; ahí está Boris Johnson para demostrarlo. Su maniobra, legal por supuesto, y sancionada por una Isabel II exquisitamente neutral, se inscribe no obstante en las viejas prácticas del populismo: como no puedo dominar un parlamento en el que solo tengo mayoría por un voto, me erijo en el genuino representante del pueblo, a cuya decisión de “recuperar soberanía” frente a Bruselas cumpliré “cueste lo que cueste”. Imposible no evocar otros nombres y países donde proliferan estos líderes providenciales, que dicen no necesitar intermediarios entre el pueblo y ellos mismos.

La política británica también se desliza cada vez más por la pendiente del populismo; ahí está Johnson para demostrarlo

Salvo los más acérrimos partidarios de romper con la UE sin acuerdo y a las bravas, lo más suave que le han dicho a Johnson ha sido “dictador de hojalata”, epíteto esgrimido por la jefa del Gobierno de Escocia, Nicola Sturgeon, que se ha apresurado a pedir un segundo referéndum por la independencia si el actual inquilino del 10 de Downing Street acaba saliéndose con la suya.

John McDonnell, portavoz laborista, ni siquiera pone matices al calificarle de “dictador”, y le previene de que el pueblo se levantará contra él como ya hizo en el pasado contra otros dictadores. Tales manifestaciones ya han comenzado espontáneamente, evidenciando la polarización del país y la brecha reabierta entre pueblo y élites. La pulsión dictatorial de Johnson se esgrime como ejemplo de hasta dónde llega hoy día la legitimidad de un poder ejecutivo elegido por apenas una porción de militantes del Partido Conservador.

El actual primer ministro, que ya ha puesto muy alto el listón del cinismo y la mentira, sabía que la mayoría de los diputados quiere un acuerdo de salida pactado con la UE

El actual primer ministro Boris Johnson, que ya ha puesto muy alto el listón del cinismo y la mentira, sabía que, pese a las sucesivas derrotas de su antecesora Theresa May, la mayoría de los diputados quiere un acuerdo de salida pactado con la UE. También, que tendría muy difícil ganar unas nuevas elecciones generales anticipadas, ahora incluso mucho menos tras la dimisión de la líder de los conservadores escoceses, Ruth Davidson.

Precisamente, si los tories ganaron ajustadamente las elecciones de 2017 se lo deben en gran parte a los trece diputados que aportó Davidson, que rompía así la imparable tendencia a la práctica desaparición de los conservadores en Escocia. Más aún, Davidson, que ele […]

FOTO: Boris Johnson a su llegada a Biarritz para participar en la cumbre del G7 | Agencia EFE / eldebatedehoy.es

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.