¡Viva el Rey!

“Los principios éticos nos obligan por encima de consideraciones familiares”, afirma Felipe VI

Felipe VI durante el mensaje de nochebuena de 2020
Publicidad

Gran expectación con el discurso del Rey. Dijo lo obvio: estamos atravesando una grave crisis pero la podremos superar juntos, unidos y con esfuerzo, como lo hemos hecho en el pasado, porque somos una gran nación. Es verdad que su convicción no fue mucha y que mostró más miedo que confianza. Vivir en medio de una balacera permanente no permite expresarse con el sosiego deseado…

Porque lo que le exigen desde Podemos es que mate al padre. Es lo que en psicología se llama lograr la autonomía. Ya renunció a cualquier herencia de su padre y le retiró la asignación. Además, ha retirado de su despacho cualquier imagen con su padre y en su último discurso de Nochebuena -el más visto de la historia- marca distancias afirmando que “los principios éticos nos obligan por encima de consideraciones personales”.

Es difícil exigir que alguien marque más distancia con su progenitor. Pero Podemos lo hace. Porque ha descubierto en su cortoplacismo que el republicanismo les beneficia. No pueden explicar las colas del hambre de la que son copartícipes y para las que no tienen solución. Que la crisis haya acrecentado las diferencias sociales tampoco parece preocuparles demasiado. O sencillamente no tienen receta para afrontar la debacle.

Así que se abonan a los fuegos artificiales que siempre son más cómodos que afrontar la realidad. Acosaron antes de Nochebuena exigiendo a Moncloa el control del discurso del Rey. ¿Se creen que el Rey es una marioneta del gobierno? No entienden de institucionalidad. O peor: no quieren entender. Tras la Nochebuena, el discurso les supo a poco y exigen ahora que la Justicia no se haga en nombre del Rey. ¿En nombre del Coletas mejor?

¿Por qué tanto odio a la figura del Rey? Porque representa lo que ellos desprecian: la tradición, la historia, la unidad y la nación. Lo visten con ropajes que muchos compran: no ha sido elegido democráticamente y su único mérito es la cuna. Quienes ‘compran’ el argumentario olvidan que no hicieron mérito ninguno para nacer, que su nacimiento no fue democrático ni le dieron a elegir su paternidad y su nacionalidad en el momento del parto.

Se olvidan también que la Constitución fue votada por los españoles en referéndum y que la Monarquía española es el resultado del consenso nacional de siglos. También se olvidan que la lealtad está vinculada a la reciprocidad y que el tiranicidio fue bendecido hasta teológicamente por los españoles. ¿Quién mató al comendador? Fuenteovejuna, señor.

La Monarquía es barata y eficaz. Nos ha facilitado relaciones diplomáticas envidiables con las naciones hermanas de Hispanoamérica. Nos ha abierto mercado para nuestras grandes empresas en todo el mundo. Por supuesto, no ha sido perfecta. Los errores son muchos. Los abusos, también. Y peor: la deslealtad con quienes defienden a España también se acumulan. ¿Se acuerdan del general Mena, denostado sin defensa alguna?, ¿se acuerdan del silencio ante el órdago del ‘Estatut’?Pero Felipe VI trata de enmendar los errores y deslealtades con dignidad, sentido de Estado, compromiso y lealtad con España. Y eso es lo que Podemos no soporta y la razón por la que se abona a la demagogia. Mientras, el PSOE compra palomitas para disfrutar del espectáculo. Irresponsables.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.