¿Un camaleón extraviado?

Carlos Miranda
Carlos Alonso Miranda y Elío, V conde de Casa Miranda, es un diplomático español Licenciado en Derecho, que fue Embajador de España en el Reino Unido desde julio de 2004 hasta 2008 y Embajador Representante Permanente de España en el Consejo de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) desde julio de 2008 hasta su cese en febrero del 2012.

En “Gobiernos varios”, publicado en “Desde mi Cancillería” el 7 de agosto, se afirmaba la ausencia de un solo gobierno (de coalición) al haber, en realidad, varios gobiernos: uno económico, otro sanitario, el de Iglesias e, incluso, uno individualizado del propio Sánchez.

El alcance modesto del blog “Desde mi Cancillería” (o del fraternal “Evaristadas”) lleva a veces a comprobar si sus percepciones están ajustadas con las de algunos columnistas. Los amigos, asaltados directamente con la entrada subida al blog (si bien se entiende que no hagan caso) aportan también, eventualmente, sus reacciones. Por eso, cuando desde diferentes burladeros llegan amables consideraciones de variada naturaleza, también crítica, hay que confesar cierta satisfacción porque el ser humano apacigua sus angustias cuando percibe que algunos de sus congéneres se interesan por sus consideraciones.

Es, pues, sugerente coincidir esta vez, en términos generales, con dos afamados columnistas que suelen poner acertadamente sus banderillas y estoques en los toros variopintos del ruedo político nacional. Así, Teodoro Leon Gros, en El País del sábado pasado (“Dos gobiernos, dos reyes”) subrayaba con su maestría habitual como las pesadillas de Sánchez “pre-coalición” se han hecho realidad y tras señalar “la gestión desastrosa de la pandemia”, oportunamente ocultada detrás del debate sobre la salida de España del Rey emérito, pedía que Sánchez exigiera la máxima trasparencia a Felipe VI respecto de su padre y una lealtad inexcusable a Podemos desde el Gobierno.

Por otra parte, un periodista veterano, José Antonio Zarzalejos, disecaba, con su acostumbrada sagacidad, el Gobierno en varios bloques (bastante autónomos) en su columna en El Confidencial del martes pasado titulada “El otro Gobierno: las ministras de choque y el aparato de Moncloa”. Calvo, Calviño, Montoro (María Jesús) y Robles son, en esta columna, las cuatro columnas maestras del Gobierno, existiendo, también, un aparato autónomo en La Moncloa que dirigen Redondo y Bolaños al servicio de Sánchez. Iglesias, cautivo. No cita a Exteriores ni Justicia, otros ministerios otrora fundamentales.

Ni Gros, ni Zarzalejos, ni el que suscribe, anidamos, probablemente, en nichos ideológicos similares, pero estos análisis coincidentes, y otros más, subrayan que el profundo barranco que actualmente divide derecha e izquierda puede superarse. La dinámica de izquierda radical emprendida desde el “no es no” por el sanchismo hasta puede tener remedio y, también, el “trifachismo de derechas” tan falso como un socialismo que fuese incapaz de pactar a su derecha, como tantas veces lo ha hecho en el pasado con éxito.

El acercamiento del Gobierno (el socialista …) a Ciudadanos, dispuesto ahora a un entendimiento que Rivera rechazó en 2019, de cara a los Presupuestos por negociar, y aprobar, esperemos, este otoño, con el consiguiente enfado de Podemos, ERC o Bildu, podría ser un jalón significativo del retorno socialista hacia el centro-izquierda. Por eso, debiera presionarse, asimismo, vistas las emergencias nacionales, al PP para que demostrara también una mayor capacidad de acercamiento al centro. Lo hace a veces en pactos puntuales con ese Gobierno socialista que no incluye a Podemos …

 Otro jalón importante de una vuelta del sanchismo a la tradicional sensatez socialista ha sido el abandono de una ambigüedad silenciosa ante los renovados ataques del socio gubernamental, Podemos, a la Monarquía a cuenta de la vida privada del Rey emérito. A principios de agosto Sánchez recordó el firme y tradicional apoyo socialista a una Corona respetuosa de la democracia como lo fue con Juan Carlos I y lo es con Felipe VI. Es un sostén, imprescindible para la Monarquía, coherente con los acuerdos fundamentales de la Transición que alumbraron nuestra Constitución y que trajeron tanto paz como prosperidad.

Este martes pasado El Español publicaba un sondeo en el que más de un 64% apoya a Felipe VI, señalando incluso una mayoría (exigua) entre los menos de 30 años y un retorno al apoyo de los simpatizantes socialistas (antes sin un liderazgo suficientemente firme en esta materia). Sosiega ver al camaleón intentar reintegrar su lugar natural. Favorece la moderación constructiva frente a los radicalismos destructivos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.