Gobiernos varios

Carlos Miranda
Carlos Alonso Miranda y Elío, V conde de Casa Miranda, es un diplomático español Licenciado en Derecho, que fue Embajador de España en el Reino Unido desde julio de 2004 hasta 2008 y Embajador Representante Permanente de España en el Consejo de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) desde julio de 2008 hasta su cese en febrero del 2012.

La salida de España del Rey emérito ha puesto una vez más de relieve que el Gobierno de coalición no es tal. En realidad, son varios gobiernos unidos por lazos misteriosos y que pueden tener diferentes partidarios. Uno de estos gobiernos es el económico, liderado por Calviño, representante de la sensatez económica que algunos llaman “ortodoxia”. Es quien mejor sabe si nuestro Gobierno puede gastarse lo que quisiera. Ya ha tenido que dar varios manotazos, siendo el más sonado uno contundente contra un acuerdo de Iglesias y Lastra con Bildu para suprimir totalmente la reforma laboral de Rajoy.

Otro gobierno, con escasa credibilidad, es el de Illa y Simón en lucha, tras infravalorarlo gravemente, contra el virus diabólico que campó libremente por sus respetos hasta el 9 de marzo, justo después de la fiesta del 8-M. Ahora, prestigiosos científicos españoles piden una investigación independiente del rol del Gobierno y de las CCAA en la pandemia. Súmese la inexistente comisión de expertos para la desescalada. ¿Quién se responsabiliza?

El de Iglesias es un gobierno paralelo que se enfrenta cada vez más a posturas socialistas, cortándose la mayonesa político-gubernamental. Bien es verdad que muestra una creciente capacidad de aceptarlo todo para mantenerse en la poltrona. Es un gobierno cautivo …  Ello no impide pataleos públicos. “No nos han informado”, claman los podemitas, refiriéndose a la marcha de Don Juan Carlos. Igual es verdad. Algo sorprendente en un gobierno de coalición. 

Otra cuestión sorprendente fueron unas conversaciones del Gobierno con Ciudadanos a las que no asistió ningún ministro de Podemos. No fueron unas conversaciones entre PSOE y Ciudadanos. Fueron entre el Gobierno y C’s, como dijo Carmen Calvo, que asumió la representación podemita gubernamental (sin su asentimiento) al afirmar que basta con que esté un miembro del Gobierno para que el mismo esté totalmente representado. Veremos hasta donde llegará el aguante podemita con los presupuestos este otoño condicionados, probablemente, por la sensatez calviño-bruselense y las posibles aportaciones de Ciudadanos. Más aún, si tuviera Casado la inteligencia de pactarlos.

¿Qué pinta en todo esto el Gobierno de Sánchez? Con ello se pueden entender varias cosas. Por un lado, la totalidad del Gobierno de coalición. El todo en uno. Según Calvo, si está Sánchez (o ella), está todo el Gobierno. Con esa misma tesis, si está solo Iglesias, está también todo el Gobierno. Otra forma de expresar esta coalición es la de hablar de un gobierno “Sánchez-Iglesias” (lo de “socio-comunista” es barriobajero, aunque no incierto). No obstante, son como aceite y vinagre, como siempre históricamente. Se podría argumentar que Sánchez es otro gobierno dentro del Gobierno, junto a Iván Redondo. No siempre zanja los contenciosos gubernamentales. Cuando el bocinazo de Calvino por el acuerdo con Bildu no le dio la razón a nadie.

Cuesta saber hasta qué punto respalda nuestra Monarquía Parlamentaria. Formalmente lo acaba de hacer, vinculando, acertadamente, estabilidad nacional, Constitución, PSOE, Monarquía Parlamentaria y Felipe VI. Los socialistas serán republicanos, pero priorizan la democracia y en España, lo saben, eso pasa por respetar el pacto constitucional de 1978 que incluye una Monarquía respetuosa del orden democrático. Tranquiliza, ahora, este posicionamiento de Sánchez porque, recientemente, si Iglesias hablaba contra los Borbones, tenía tapones en los oídos, si montaba una guillotina, miraba para otro lado. Campeón del oportunismo, la suerte parece acompañarle, pero ocurre, igualmente, que en las otras aceras políticas no pasea nadie de mayor entidad.

Solo asciende en el panorama político Edmundo Bal, uno de los escasos políticos con conocimiento de los temas que trata y claridad de ideas. Llega, quizás, tarde, enfundado en un Ciudadanos con 10 escaños, un partido que perdió su verdadera oportunidad cuando tuvo 57 diputados y mandaba un joven demasiado ambicioso. Arrimadas le deja ahora espacio por su reciente maternidad. Veremos a la vuelta del verano.

Mientras, el Emérito se marchó un domingo, dicen, nos enteramos el lunes, los convivientes gubernamentales Iglesias y Montero sacaron los pies del plato miles de kilómetros ese día y Sánchez no dijo esta boca es mía hasta el martes, solo contestando a preguntas de periodistas tras una rueda de prensa en la que no mencionó esta cuestión. Continuará …

1 Comentario

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.