Rubalcaba amortizado

2
7
Juan Laguna
Colaborador de Fundación Emprendedores.

Son muchas las voces dentro del propio partido las que claman por una renovación interna y por la puesta en valor de nuevas caras y proyectos del socialismo español, donde la imagen de Alfredo Pérez Rubalcaba empieza diluirse como un azucarillo, no sólo por lo que conocen del personaje en clave interna, sino por considerar que no da el perfil del líder que los represente.

Los resultados de las elecciones generales últimas, acabaron de dar la puntilla a un partido con personas honradas que no aceptan la connivencia que el PSOE tuvo con los llamados poderes fácticos para mantenerse en el poder: banca, medios de comunicación, empresarios de dudoso talante, etc., que, desde la etapa de Felipe González, tuvieron más protagonismo que nunca y dirigieron la política de corte capitalista del socialismo que había desterrado su ideología de base: “ser socialista antes que marxista”.

Como es natural, jóvenes cachorros políticos criados en esa connivencia que les permitía en unos casos el medro personal, en otros el logro de un status social impensable en otras actividades, se profesionalizaron ligando su vida al sueldo público y a los privilegios que la política y los sustanciosos cargos ofertaban.

PUBLICIDAD

La última pugna Carmen Chacón-Alfredo P. Rubalcaba se cerraba en falso como todas las luchas internas por el poder. Ninguno de ellos ni de quienes los apoyaron, van a aceptar lo que consideran inaceptable. Unos buscarán unas razones, otros se apoyarán en otras, pero todos se sienten incómodos entre sí, unidos solamente —como muchos matrimonios— por la conveniencia y el interés personal, no por un proyecto compartido.

El mapa político dibujado a finales de 2011 y la responsabilidad de una situación social de quiebra del sistema, no parecía ser el mejor escenario para mantener a una “vieja gloria” con muchos interrogantes a sus espaldas, al frente de una oposición que debía aportar ideas y proyectos nuevos para recuperar credibilidad y confianza.

Si, la política con minúsculas es el cabildeo y la conspiración donde priman los intereses personales, hay que reconocer el colmillo retorcido en esas lides del Sr. Rubalcaba, frente a sus supuestos rivales políticos dentro del PSOE, -quizá con la excepción de otro veterano como es el Sr. Griñán-. Si la política con minúsculas es el control de instituciones y órganos administrativos o mercantiles con “los nuestros” para obtener su apoyo y “fidelización clientelar”, el Sr. Rubalcaba ha demostrado su habilidad para mover y colocar entre bastidores suficiente personal para garantizarle seguir al frente de la oposición.

No hay que olvidar que la revuelta ciudadana se inició en el 15M de 2011 contra un gobierno en el que el Sr. Rubalcaba tenía asiento y responsabilidades preferentes. No hay que olvidar cómo el Sr. Rubalcaba, sindicatos e IU intentaron coger la bandera de la indignación al rebufo de las manifestaciones ciudadanas y cómo no lo consiguieron inicialmente porque el grito de “no nos representan” estallaba contra sus sedes, poltronas y privilegios. No hay que olvidar los intentos posteriores de infiltrados que pervirtieron y manipularon esa indignación hábilmente, orientándola contra los adversarios políticos.

Se ha calificado muchas veces al Sr. Rubalcaba de “aprendiz de brujo” como alguien capaz de intentar y manipular a la sociedad, pero sin conseguir buenos resultados e incluso explotándole la redoma en las manos. Esos fracasos impiden que llegue a grados más altos de “brujería” y se le siga considerando un simple ayudante que nunca alcanzará el listón de otros maestros más eficientes ya históricos en el PSOE.

Creemos que —como muchos otros políticos que han vivido “de la política” en lugar de para la Política—, el Sr. Rubalcaba está amortizado como líder del socialismo español y, si se aplicase a él mismo lo que preconiza sobre las revueltas sociales, se daría cuenta de que son muchos en su partido los que esperan el cambio de formas, proyectos e ideas propias para volver a ilusionar a los españoles. Que el clamor dentro de su partido pinta por el lema del PSOE en las primeras elecciones: “Por el cambio”.

Es necesaria la regeneración política, pero no hay regeneración en el mantenimiento de proyectos caducos, de personas que en su momento quizá respondieron a una responsabilidad política o pública determinada, pero que se han visto superados en el tiempo y que sólo pueden sostenerse como referencias de lo que fue, pero no de un futuro cargado de sombras y esperanzas nuevas. Esas sombras que los persiguen como responsables de una situación social dramática allí donde aparezcan.

La amortización no es un anatema. No es una maldición. Es simplemente el fin del camino, del largo camino de quienes quieren perpetuarse en forma vitalicia en lo que debe ser temporal porque a todos nos atañe: la Política como servicio.

PUBLICIDAD

2 Comentarios

  1. Pincho en google ” Rubalcaba amortizado” y me encuentro este magnífico artículo, que me lleva a otro aún mejor ,¿De qué nos asombramos?

    Un placer

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.