Puigdemont FC

0
26
Carlos Miranda
Carlos Alonso Miranda y Elío, V conde de Casa Miranda, es un diplomático español Licenciado en Derecho, que fue Embajador de España en el Reino Unido desde julio de 2004 hasta 2008 y Embajador Representante Permanente de España en el Consejo de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) desde julio de 2008 hasta su cese en febrero del 2012.

Carles Puigdemont quiere ser nombrado por una asamblea privada de separatistas, apodada “Consejo de la Republica”, como presidente de una república o autonomía catalana existentes solo en la mente imaginativa del ex-presidente fugado a Bruselas e instalado en una mansión que, espera, le paguemos los contribuyentes. ¡El Gobierno debe atajar este otro cuento de la lechera!

Gusta a los secesionistas violar la ley y disfrazarse de Reyes Magos, desatendiendo los verdaderos problemas de gobernabilidad, tomándose por unos revolucionarios del anacrónico romanticismo decimonónico. Con este chirigotismo de la Constitución y del Estatuto catalán, cabe preguntarse si debiera levantarse el 155, por muy descafeinado que sea, mientras persista este ninguneo y pitorreo separatista a nuestras Instituciones y a todos los españoles, catalanes incluidos.

Resulta difícil de aprehender el papel de rey desnudo encarnado por Puigdemont y a quien visitan en peregrinación sus devotos como si fuese un curandero milagroso. Las más encantadas son las autoridades de turismo belgas, quizás dispuestas a admitir el catalán como idioma oficial belga, junto al francés, neerlandés y alemán, mientras pretendan algunos que la capital de Cataluña es Bruselas.

En esta columna ya se ha señalado que hay cosas, como Tabarnia, que empiezan como una broma, o fina ironía, y que bien pueden acabar en serio porque si fuese cierto que Cataluña pudiese separarse de España, no menos cierto sería que Tabarnia podría abandonar el Principado. Un columnista de mayor renombre no dudó en señalar que a más Puigdemont y Torrent, más Tabarnia. ¿Materia y antimateria se aniquilan? ¿Qué tal, alternativamente, una escisión como nueva Autonomía?

Frente a las locuras independentistas los tabarneses también pueden quedarse con la mejor parte del pastel catalán, en territorios de Barcelona y Tarragona, donde se crea más riqueza, se pagan más impuestos y se trabaja duro sin concesiones a frivolidades políticas que amparan desmedidas ambiciones personales.

Si muchos creían que tras el 155, las fugas de empresas y, sobre todo, la profunda división de la sociedad catalana, los separatistas iban a lamentar, al menos, sus actuaciones inconstitucionales, ya es hora de dejar también de soñar y hacerse a la realidad de un […]

Leer completo en Estrella Digital

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.