Operación Chamartín XXXIV: Milagro, ¿ha resucitado?

0
26
Operación Chamartín
Socha (Firma Colectiva)
"SOCHA" es la Firma Colectiva de un equipo de periodistas e investigadores.

“Otra vez en punto muerto”, titulábamos nuestra entrega XXXIII, la última. “Punto muerto y silencio en torno a la Operación Chamartín”, decíamos.

La primera alteración fue un cambio de fecha en la actividad del ministro de Fomento. Estaba anunciado como orador invitado en los Desayunos Informativos de Europa Press del día 10 de abril en el Hotel Intercontinental de Madrid. Pero el desayuno se retrasó una semana, para el día 17, martes. A lo largo del día 16, lunes, el silencio empezó a verse alterado por sugerencias y llamadas sospechosas. Los filtradores de novedades, habituales a lo largo de estos meses y con intereses fáciles de detectar, parecían no seguir los cauces de otras veces. A media tarde, tras comprobar y contrastar, apareció la certeza: No filtra DCN, ni Adif-Fomento, ni Asociaciones de Empresarios y de Vecinos, ni el mismo BBVA. Se filtra desde el Ayuntamiento de Madrid.

Al atardecer, en los avisadores de Últimas Noticias, la novedad cobraba forma en una reproducción parcial y deformada de lo que se nos vendió como acuerdo entre los que intervienen en la Operación Chamartín: El antiguo pacto, anunciado en julio del año pasado en Rueda de Prensa conjunta de la alcaldesa Carmena y el ministro De la Serna.

PUBLICIDAD

En la mañana del 17, en el Desayuno de Europa Press, saltó la noticia de la tarde anterior. De sopetón. Adelantada. Inesperadamente. Apareció con el ministro de Fomento. Íñigo de la Serna, al comienzo de su discurso y como si tuviera prisa, anunció que volvía a rodar de nuevo la Operación Chamartín. ¿Casualidad? ¿Milagro?. Dijo que se habían entregado en el Ayuntamiento unos folios con el plan aprobado. ¡Qué raro! ¿Señor Calvo, usted ha visto esos folios?. “Yo no los he visto”, respondió el concejal de Urbanismo y principal responsable del Ayuntamiento de Madrid en la Operación. ¿Están firmados los papeles? ¿Son unos folios como los presentados en julio de 2017 que no contenían nada y estaban sin firmar?.

Nadie lo ha dicho. Pero puede ser algo parecido. La sorpresa es que en el desayuno estaban todos los contendientes: El ministro de la Serna, el presidente de ADIF Juan Bravo, el presidente de Distrito Castellana Norte (DCN) Antonio Béjar y el concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Madrid José Manuel Calvo. La BBC, que bautizamos en tiempos, al completo. Sólo faltaba la alcaldesa Carmena. El ministro lo vendió como un éxito propio. Como si estuviésemos en campaña electoral, aunque falte un año. ¡Sorpresa! “Se ha reducido la edificabilidad y la obra se divide en cuatro partes en vez de las cinco anunciadas anteriormente. Se ha movido la edificabilidad de un lugar a otro. Se aprovecha uso terciario en la propia estación. Se ha buscado un encaje para que todos estemos de acuerdo. Lo presentado ayer por DCN satisface lo que pretendemos todos”. Éxito rotundo, todo para gloria del ministro. Para la mayor gloria del ministro. Pero…

Algo no encaja. Si esta obra depende del Ayuntamiento, cómo es que la gloria se la lleva un ministro del PP, adversario de Ahora Madrid en las próximas elecciones. Y con una iniciativa de DCN donde tiene intereses el BBVA. Pero todo el mundo acepta el hecho. Discurso con tono mitinero. Y gran mitin del PP. ¡Ay reacción de los callados de Ahora Madrid!. A la salida, todos. Juntos y sonrientes. En un momento dado, estaba conversando la BBC al completo. Béjar, Bravo y Calvo. De testigo, el jefe de prensa de DCN, José Luis Rodríguez, esquivo hasta decir basta. Juntaletras, nos acercamos buscando información. La separación fue instantánea. Béjar huyó, como siempre. Ni saluda. Siempre en retirada. Bravo, serio como corresponde, se ofreció a tomar un café que no se tomará, pues no es la primera vez. Pero queda muy bien. Si esta vez hay café, rectificación con mayúsculas. Calvo se fue con una rara y enigmática sonrisa. Intriga. ¿Se ha puesto Calvo, concejal del Ayuntamiento de Madrid, de parte de algún adversario?. La intuición dice que no. Confirmó que “los concejales están unidos en el Ayuntamiento” ¿Seguro? ¡Ay reacción de los callados de Ahora Madrid! ¿O va a aprobar el Ayuntamiento de Carmena la Operación Chamartín pactando con la oposición – principalmente con el PP – y con nueve concejales en contra?

El ministro ha dejado en el desayuno muchos interrogantes. Demasiados. Y suspicacias. Entre los asistentes, entre la prensa y entre los ciudadanos. Algunos ciudadanos, nada más conocer el acuerdo, si se puede llamar acuerdo a unos folios que nadie ha visto, han hecho llegar a través de la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM) una nota en la que denuncian que “el plan se ha gestado rodeado de secretismo y al margen de las entidades ciudadanas” y que “el Ayuntamiento se pliega a los intereses del BBVA”. Por ahí parece que van los tiros. De ahí nacen las preguntas que se plantean: ¿Por qué Carmena (la alcaldesa) y Calvo (el concejal) han cedido ante DCN, o sea BBVA? ¿En interés de qué, o de quiénes? ¿A cambio de qué? ¿Algo en el Centro de Negocios?. Nadie responde. Nadie quiere hablar. Si todo está tan claro y ahora sí hay un pacto definido, firmado y escrito, ¿por qué no entregaron esos folios a la prensa durante la conferencia-mitín del ministro? ¿Quién hace de protagonista, quién de testigo, quien de espectador?

Muchas preguntas. Ninguna respuesta. ¿Están todos los concejales unidos?. No hay duda. En absoluto. No están unidos. Algún representante del Grupo Anticapitalista lo niega: “No pasaremos por ahí”, comenta. “No hay papeles y cuando los haya no los apoyaremos. Allá la alcaldesa si se ha vendido”. ¿Claro? Muy claro no está. Veremos dónde llega este acuerdo de las tres partes de la Operación Chamartín. Se parece demasiado al pacto-parto acuerdo-recuerdo del julio pasado. Teatro. ¿En honor de quienes quieran crecer aprobando operaciones que no se realizan?.

Ahora vendrá la definición y redacción de proyecto (cuando se hagan), reclamaciones administrativas y recursos (a miles). Y la espera. Con plazos sin definir: “Un año, dos años, tres años, cuatro años,…”, aventuraba el concejal Calvo, en un pasillo, después de oír al ministro.

Por eso, atención a lo que viene. Alerta máxima a lo inmediato, durante lo que queda de año. La Operación Chamartín se va a tener en cuenta en las próximas Elecciones. Va a influir en ellas; y va a depender de lo que resulte de ellas. De momento, ahora, es motivo y contenido de mítines; también de algo más…

PUBLICIDAD

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.