Operación Chamartín LXVI, ¿Se va el BBVA de la Operación Chamartín?

Operación Chamartín
SOCHA
"SOCHA" es la Firma Colectiva de un equipo de periodistas e investigadores.

El BBVA lleva 25 años esperando que aprueben la Operación Chamartín. Muchos años. Y ahora que la ha aprobado el Ayuntamiento parece que ha perdido interés ¿De verdad ha perdido interés el BBVA? ¿Tanto afecta que la cúpula del banco esté investigada por la Justicia? Anticorrupción pide la imputación del ex presidente del BBVA Francisco González. Llueve sobre mojado. Porque la imputación del ex presidente de Distrito Castellana Norte (DCN) Antonio Béjar ya encendía las alarmas ¿Por qué? Porque Béjar era la mano derecha de González. Era quien buscaba que se hiciese lo que González quería. Eran ‘uña y carne’. Y Béjar no ha declarado una vez ante el juez García Castellón sino que ya van tres días informando a su señoría. Se supone que sobre las peripecias de su presidente González, las suyas y las de los investigados de la cúpula del BBVA.

¿Cómo terminará esta investigación? ¿Cuándo? ¿Antes o después de que empiecen las obras? Habrá respuestas, pero de momento no se conocen. De momento lo que sí se sabe es que el Banco Central Europeo (BCE) quiere que el BBVA salga de la Operación Chamartín o aminore riesgos. El ladrillo y la construcción son arriesgados y el BCE quiere que el BBVA lo tenga en cuenta. Es una entidad sistémica y debe evitar riesgos. De momento, parece que la entidad bancaria parece hacer caso y que ha decidido vender parte, o todo, ya veremos hasta dónde, de su participación en DCN. Se va a vender a la ‘socemi’ Merlin el 14,4% de la Operación. De su participación o del 25% que tiene el Grupo San José y sobre el que tiene derecho de retracto. Se dice que San José ya se lo ha vendido por casi 170 millones de euros ¿Qué hará el BBVA? Dejar que venda porque así se revaloriza su parte. Puede que le convenga. Con ello eleva su autoestima; el valor de su parte en la Operación Chamartín; y, en caso de necesidad, puede ingresar efectivo para paliar problemas.

El BBVA espera que la Comunidad de Madrid autorice el proyecto. Ahí empieza el futuro. Con ello, el banco podrá vender, con la velocidad, artificios y en la medida que convengan, su participación en la Operación Chamartín. Para recuperar su inversión y rentabilizar lo posible una Operación que le ha llevado de cabeza durante 25 años. Ahí puede dejar a las constructoras o Fondos, participados o no (ésa es otra cuestión), para que se las apañen con la Operación. Su interés siempre ha sido recaudatorio, no el desarrollo que, parece, sólo interesó durante un tiempo a Francisco González. Es un banco. Recordamos que el BBVA, junto a Grupo San José, es el adjudicatario para este desarrollo a través de la sociedad Distrito Castellana Norte (DCN), donde el banco posee el75% del capitaly la constructora San José el otro 25%.

¿Por qué el BBVA quiere dar marcha atrás? La causa principal, ya dicha, es que el BCE pretende que el BBVA no mantenga una exposición elevada en el proyecto urbanístico. Los retos de la entidad bancaria deben ser la solvencia, la consolidación del sector y la digitalización. Ahí es donde BBVA, según los apuntes del BCE, puede invertir los más de 6.000 millones que DCN tiene comprometidos en la Operación Chamartín. Por lo menos. Y el actual presidente de la entidad, Carlos Torres, ha tomado nota. El nuevo enfoque del BBVA ya no es la Operación Chamartín, porque éste es un proyecto muy ambicioso y el banco ya no está por el altísimo riesgo que supone el ladrillo. Recordemos que el plan contempla la promoción de 10.500 viviendas (20% de protección), un distrito financiero y una nueva estación de Chamartín. Mucha inversión, unos 6.000 millones de euros o más a partir de que se ponga la primera piedra.

Que parece no va a tardar mucho. Han entrado las prisas. El cambio de gobierno en el Ayuntamiento y en la Comunidad de Madrid han acelerado todo. Lo que fue oponerse la pasada legislatura ha cambiado y ahora hay prisa por empezar. Cosas ‘veredes’, amigo Sancho. Y más que veremos, admirado Cid Campeador. Ahora hay prisa. Pero habrá que esperar al nuevo Gobierno de la nación. Nuevo ministro o el mismo y nueva visión del Proyecto o la misma, que nunca se sabe. El Gobierno en funciones empezó a preocuparse por si el Proyecto dejaba de ‘ser español’ si vendían participación a fondos extranjeros. Tiemblan. Si es una obra municipal la debería dirigir el Ayuntamiento. Se supone, pero no está tan claro. Las negociaciones del BBVA con inversores árabes llevó el tembleque al ministerio de Fomento; y a la Moncloa. Como consecuencia, bloqueo. De momento, parece que será la ‘socemi’ Merlin Properties quien se hará cargo del control de la Operación Chamartín. A día de hoy, que mañana está por ver. Porque hay mucho dinero y demasiados intereses como para asegurar incluso lo evidente. Por lo menos, con una ‘socemi’ española, el control sería español.

De esta manera,si el BBVA alcanza un acuerdo con Merlin, habría colocado la Operación Chamartín a una inmobiliaria de capital español frente a los fondos de inversión inmobiliaria internacionales que han mostrado interés en el proyecto en los últimos meses. Una entrada de capital extranjero comprometería la ‘españolidad’ del plan urbanístico. Es la versión del ministerio de Fomento. Defienden además que Merlin Properties ya colabora con el Ministerio de Fomento en la gestión de zonas logísticas de los puertos de Barcelona y Sevilla y ha entrado en las quinielas para la futura operación de los nuevos espacios aeroportuarias de AENA. Por lo tanto, se ha transmitido a BBVA que al socio se le ve con buenos ojos.

Todo tiene su tiempo. Falta la aprobación de la Comunidad de Madrid, pero ya han dicho que será pronto, antes de fin de año. También hay algunos problemas que aparecerán sobre la marcha. Uno será la demanda de los expropiados que dirige Trinitario Casanova, que se hizo con los derechos de reversión de la Operación a través de Baraka Capital Group. Los terrenos expropiados pertenecen hoy a ADIF, o sea, al Estado. No han sido vendidos, de momento. Cuando los vendan será el momento en que entren en juego los derechos de reversión adquiridos por Casanova. Y habrá demandas. Y entrará la Justicia en juego. Puede ser largo el tiempo de espera. O no. Depende del juez. El negocio es grande y hay prisa por empezar. En poco tiempo tendremos mucho de qué hablar sobre la Operación Chamartín.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.