Leído en diariocritico.com

Fundación Emprendedores
Observatorio político de la actualidad española y de las tendencias culturales, sociales y económicas que inciden en la sociedad y en el universo de los emprendedores.

Uno de los análisis más lúcidos sobre las primarias del PSOE es el publicado por Fernando Gauregui, del que destacamos lo siguiente:

El apoyo del ‘aparato’ a la ministra de Sanidad ha sido de tal calibre, tan intenso y descarado, que su derrota implica desde a Zapatero hasta al último ministro, pasando por la ejecutiva federal del PSOE, con el hasta ahora omnipotente José Blanco a la cabeza.

Ha sido, y todos lo advertíamos desde hace tiempo, un enorme error, sostenido desde La Moncloa y desde el ‘cuartel general’ de Ferraz, la descalificación permanente de Gómez y el respaldo sin fisuras a Jiménez. Que incluso la ‘gran esperanza blanca’ , el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, se haya distinguido por sus improperios al secretario general de Madrid agrava el diagnóstico y hace valer la tesis de quienes afirman que el ‘poszapaterismo’ ya ha comenzado. Las bases del PSOE han formalizado una suerte de rebelión, encarnada por un Gómez desconocido prácticamente hasta que, hace dos meses, el ‘aparato’ le pidió que, a la vista de las encuestas, que le daban como claro perdedor frente a la actual presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, cediese la candidatura a la ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, en principio mejor valorada en las encuestas.

Lo fácil ahora es decir que los perdedores son, más que la bien valorada ‘Trini’, Zapatero, su lugarteniente José Blanco y el ‘delfinable’ Rubalcaba. Casi nada. Yo no estoy tan seguro de que las cosas hayan de ser así: el PSOE ha dado la imagen de que alberga una buena dosis de democracia interna (pese a que el ex ministro Asunción no haya podido concurrir a las primarias en la Comunidad Valenciana). Y es obvio que el gran triunfador de su valiente apuesta es Tomás Gómez, ahora casi tan conocido en Madrid como la mismísima Esperanza Aguirre, la teóricamente imbatible ‘lideresa’ popular. Es algo que los mandamases del PSOE podrán esgrimir: que las primarias han servido para potenciar al candidato socialista, que ahora puede mirar casi cara a cara a Aguirre. Y que se han respetado las reglas internas del juego.

Claro que todos tendrán que sacar consecuencias de lo ocurrido este domingo, comenzando por Zapatero, que ha cometido multitud de desaciertos en este capítulo, y por Blanco, que parece haber pensado que el PSOE es su coto de caza privado. Puede que Trinidad Jiménez, que ha desatendido su Ministerio en estos meses,  también haya de reflexionar sobre su futuro político, tras haber aceptado tanto patrocinio oficialista. Y el propio Tomás Gómez habrá de gestionar con suma cautela su victoria, que ha sido apretada: él sabrá si debe convertirse en un rebelde con causa o si, como parece que ha optado, debe alinearse en primera fila tras la estela de Zapatero, a la espera de nuevas oportunidades. A todos, más les vale ofrecer una imagen unida en la siempre inestable organización socialista madrileña si quieren tener alguna oportunidad de no darse el gran batacazo en las elecciones del próximo mes de mayo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.