Estabilidad, ¿qué estabilidad?

Estabilidad, ¿qué estabilidad?
Serralaitz
Serralaitz, el seudónimo usado por el autor en atención a su lugar de nacimiento, es un localismo que corresponde al nombre dado en la zona a una sierra riojana: la Sierra de la Hez, un conjunto de montañas en el corazón de La Rioja, entre las comarcas de Rioja Baja y Alto Cidacos-Alhama y Cameros y a una altura superior a los mil metros. Desde esa altura, cuando no hay niebla, las cosas se aprecian de una forma muy especial.

Hubo hace unos meses una moción de censura que pretendía enderezar el rumbo y regularizar el pulso de la política española, y su resultado fue la dimisión o retirada de Mariano Rajoy y del PP del gobierno del Estado, y el encumbramiento de Pedro Sánchez y del PSOE al gobierno, con el título de presidente del gobierno “en funciones” de Pedro Sánchez.

Posteriormente, al no superar esa situación de interinidad del susodicho gobierno en funciones, el Rey ha encomendado a a Pedro Sánchez intentar formar gobierno, pero Sánchez ha fracasado tras agotar los plazos que tenía, y ha cargado las culpas de su fracaso (eso, “su fracaso” e incapacidad) sobre los partidos de la derecha o centro derecha que se han negado a colaborar y se han cerrado en un “no” , o bien en unas condiciones por parte de Unidas Podemos que se negaban a dar el visto bueno y firmar un cheque en blanco a un gobierno en solitario del PSOE. Así que Pedro Sánchez ha tenido que convocar un nuevo proceso electoral, el cuarto en cuatro años, que casi todos prevén que va a mantener ese mismo estado de división de fuerzas y la misma conclusión: no hay más salida que un gobierno de coalición entre varios partidos.

El caso es que un profesor de derecho constitucional de la Universidad del País Vasco, Roberto Uriarte, por más señas diputado de Podemos en las Cortes, ha señalado que, de acuerdo con el artículo 99 de la Constitución española, Pedro Sánchez debería haber agotado todos los recursos posibles para formar un gobierno, pero solo ha intentado conseguir un gobierno en solitario del PSOE, y de paso ha echado la culpa de su fracaso a las demás fuerzas políticas, cuando la responsabilidad era de él, de acuerdo con el mandato del Rey y de la Constitución.

De paso, el presidente del gobierno “en funciones” ha prodigado las buenas palabras a los partidos situados a su derecha y ha lamentado que Unidas Podemos le causa pesadillas y no le deja dormir tranquilo.

De paso, Pedro Sánchez se empeña en la tesis de la estabilidad que sostienen desde la Transición los poderes fácticos y la sagrada tesis del bipartidismo o relevo de la derecha y la izquierda en el poder al estilo de Cánovas y Sagasta, por supuesto cerrando el paso al gobierno a la izquierda más a la izquierda del PSOE, el “coco” del capitalismo español.

Pedro Sánchez se presenta, así como el bueno de la película, los malos son los demás: el PP, Ciudadanos, Vox, y sobre todos ellos, Unidas Podemos. Una buena treta para conseguir réditos electorales y amarrar votos favorables…

Estabilidad sí. Pero del bipartidismo. Y de la precariedad en el empleo, de profundizar la distancia entre los más ricos y la gran masa de pobres…

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.