Entre la rosa y la gaviota

Entre la rosa y la gaviota
Carlos Miranda
Carlos Alonso Miranda y Elío, V conde de Casa Miranda, es un diplomático español Licenciado en Derecho, que fue Embajador de España en el Reino Unido desde julio de 2004 hasta 2008 y Embajador Representante Permanente de España en el Consejo de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) desde julio de 2008 hasta su cese en febrero del 2012.
Publicidad

Amenaza lluvia, pero la terraza de mi bar favorito está bien protegida. ANDREA y SAM, sus dos androides, que con eficacia lo gestionan, me han traído, sin yo pedirlo, gracias a los algoritmos de su inteligencia artificial, lo que deseaba tomar esta tarde tranquila. Evaristo se está retrasando. Tras dejarme SAM un manchado y un sándwich, ANDREA me trae unos periódicos.

Mientras meriendo paso sus páginas mirando los titulares. El entierro del Príncipe de Edimburgo; Felipe VI inaugurando unas instalaciones de Airbus en Getafe, acompañado de Pedro Sánchez y otros ministros, aunque la Agencia EFE dice, compruebo en internet, que fueron inauguradas al alimón por el Rey y Sánchez, como si ignorara, esa agencia estatal, o gubernamental, que uno, el protocolariamente principal, inaugura, y el otro le escolta. Pfizer y Moderna serían las dos mejores vacunas, según estos periódicos que hablan, asimismo, del importante escandalo pedófilo en Francia en torno a Olivier Duhamel, un politólogo conocido y de cómo se disputan entre ellos los independentistas escoceses.

También, está la campaña electoral en Madrid de Ayuso contra Sánchez y su representante ocasional, Gabilondo, que sigue prometiendo cosas sensatas como ni subir, ni bajar impuestos; no pactar con Iglesias; mantener el Zendal; y que señala que tampoco hubiera cerrado a cal y canto Madrid. Huele a copia carbono de lo que hace y promete Ayuso y, quizás, a brindis al sol porque Ábalos ya dijo que las políticas de alianzas aún no están determinadas por él en Ferraz y Redondo en Moncloa; porque Montero, Doña María Jesús, Ministra de Hacienda, parece querer subir los impuestos cuanto antes mientras Nadia Calviño no lo aconseja ahora (no hay quien entienda este Gobierno con ministros PSOE, PCE y afines diversos); porque todos alaban el nuevo hospital de emergencias y porque lo de permitir la apertura de la restauración en Madrid, con algunas limitaciones, le ha merecido a Ayuso una gran aprobación de ese sector y una ovación en Mercamadrid.

Hay diferencias, naturalmente, pero algunos estarán descolocados por el filósofo-político del que hay buen recuerdo de cuando fue Ministro de Educación y a punto estuvo de llegar a un pacto con el PP en la oposición.

El retraso de Evaristo no nos permite comentar estas cosas. En estas, suena mi móvil. Es mi sobrino: “Se me ha complicado la tarde y te voy a dar plantón”, me dice. “Para hacerme perdonar”, añade antes de colgar, “te mando por wasap un poemilla para que te rías”.

“Leálo en voz alta”, dice ANDREA, que estaba inquieta y ahora se ha relajado. “Léelo tú”, le digo a SAM, que, ilusionado, lo declama con un timbre metálico:

Entre la rosa y la gaviota, su señoría, bien se lo monta

«Entre Ayuso y Gabilondo,
Me abro poniendo en el huso
La propaganda de la Ayuso.

Luego comparo con la del Soso
Para saber quién es más goloso.

Cuento con mis dedos y me mondo
Pues los dos cantan unísono.

Ayuso rechaza al Coleta,
¿O de Gabilondo es la treta?
Es que éste niega más impuestos.

Canta siguiendo a la pepera,
Quien no suprime la farándula.

Ni el filósofo, quien adula
Madrileños, que al cielo llegan
Sin asaltarlo, solo con garbo.

Y, en cuanto al hospital Zendal,
Ninguno estima que es un mal.

¿Que no hay diferencias? La pera.
¿A quién, pues, de los dos voy a votar?
Claro que a ambos puedo botar.

Búsquese original con mambo,
O copia que astutos remiendan
Desde un Palacio con semillas.

Todo por embaucar con papillas
A ciudadanos que calles andan
Buscando vacunas que no llegan.

¿Podrán los políticos ser buenos
Si se engolan aún por menos?.»

Los androides y yo nos reímos un rato. No debe ser grave el motivo de su ausencia si mi sobrino tiene tiempo para esto. No obstante, ¿Qué tal una gran coalición en Madrid? “No sueñe despierto”, corean los dos androides con risas mientras me voy.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.