En pos de catástrofes

0
15
Carlos Miranda
Carlos Alonso Miranda y Elío, V conde de Casa Miranda, es un diplomático español Licenciado en Derecho, que fue Embajador de España en el Reino Unido desde julio de 2004 hasta 2008 y Embajador Representante Permanente de España en el Consejo de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) desde julio de 2008 hasta su cese en febrero del 2012.

Una reciente reunión de constitucionalistas concluyó que nuestra Constitución requiere reformas pero que éste no es el momento para ello porque nuestros políticos carecen de cultura pactista. Mayor suspenso no les podrían haber dado.

También afirmaron que no se debe adulterar la Constitución para resolver problemas nacionalistas. Recordemos que el vigente Estatuto de Cataluña fue recortado por el Tribunal Constitucional después de pasar preceptivamente por el parlamento catalán, la Cortes y ser aprobado por referéndum en el Principado.

Fue un asunto plagado de discusiones, errores y mala voluntad, pero tras ver cómo los separatistas catalanes lo han violado, así como la Constitución, lamentarse no sirve de mucho. Solo serviría volver a empezar, como en comedias románticas donde una pareja enamorada se va enzarzando dramáticamente en una disputa hasta que uno dice “empecemos de nuevo esta conversación”. Por otra parte, adaptar el Senado a su función autonómica no sería una concesión a los nacionalismos sino una necesidad de carácter general.

PUBLICIDAD

¿Hay entre nuestros políticos actuales el nivel necesario para expresar una visión de Estado en la que primen los intereses generales a base de concesiones? Ese fue el talante de la Transición. La Constitución necesita reformarse para sobrevivir sin perder sus raíces que fueron las de tener un marco imperfecto aceptable, por ello mismo, para todos. De lo contrario no serán partes suyas las que habrá que perfeccionar, sino su totalidad y ello podría ser catastrófico. Mejor perfeccionarla poco a poco.

¿Pero, cómo vamos a hacerlo si nuestros políticos no son pactistas? En la cultura política anglosajona dicen: “To reach across the aisle”. Llegar hasta los que están al otro lado del pasillo. Empatizar con los “otros” para entenderles buscando soluciones de compromiso. No se estila actualmente. No sólo en España. Prevalecen posturas políticas renuentes al dialogo. Cultura del macho alfa. Perfecto para los enfrentamientos, aunque hay quien afirma que los más jóvenes, al menos en EEUU, quieren volver a la cultura del entendimiento.

Los padres de nuestra democracia la concibieron como un sistema de turnos de dos grandes partidos que desde la derecha y la izquierda pugnasen por un centro estabilizador. Solo que lo escenificaron con un escrutinio proporcional, con insuficientes diputados, en circunscripciones demasiado amplias, reduciendo, además, el peso de las grandes aglomeraciones cuando en el mundo las poblaciones urbanas están superando las que no lo son y las clases medias son mayoritarias.

En ausencia de mayorías absolutas el esquema empodera a los partidos nacionalistas como “bisagras españolas”, alentando su hambre de poder e, ineluctablemente, reduciendo su margen de lealtad constitucional a medida que logran objetivos de mayor autonomía, quedando solo la independencia para […]Recorte de prensa Merca2 con Bloomerang.

PUBLICIDAD

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.