Cuando la eficiencia es necesaria: el mensaje a García

Cuando la eficiencia es necesaria: el mensaje a García
Por
— P U B L I C I D A D —

Muchas personas toman el ejemplo que sigue como fuente de inspiración, frente a comportamientos observados en la vida empresarial o en la función pública que nos muestran lo contrario.


Un mensaje a García (Elbert Hubbard)
«Durante la guerra de Cuba uno de los mandos rebeldes, llamado García, se mantenía en una sierra del interior y los yanquis que desembarcaron en otra parte de la isla, tras declarar la guerra a España, querían establecer contacto con él, pero desconocían la zona donde operaba y apenas tenían información del territorio. Ni había telégrafo ni comunicaciones, contactar con el jefe guerrillero parecía imposible, pero alguien indicó que había una persona llamada Rowan capaz de hacerlo. Llamado por el mando se le informó del problema y se le pidió que llevará el mensaje a García. De cómo ese hombre tomó el sobre que le entregaron, lo metió en su mochila, salió del campamento, se introdujo en la selva, vadeó ríos, evitó patrullas y regresó dos semanas después para comunicar que había llevado el mensaje a García no hay detalle, pero lo que importa es su ejemplo pues Rowan no preguntó por qué tenía que ser él, ni de que se trataba, ni dónde encontrar a García, ni cómo llegar, ni que apoyo recibiría para lograrlo.»


El mensaje a García ha sido invocado en muchos cursos de formación porque exalta el compromiso con la misión encomendada. Frente al sentido del deber que guía al protagonista, puede observarse cómo muchos empleados y funcionarios caen en la dejadez y la rutina, mientras protestan por su suerte o se sienten discriminados frente a otros que progresan. Seguramente algunos lectores puedan aportar ejemplos derivados de su propia experiencia y se han encontrado en el trabajo con respuestas del siguiente tenor: «Lo olvidé», «No pude», «Creí que», «No tuve tiempo», «No es culpa mía»…

Es posible que las haya escuchado antes que una inmediata respuesta afirmativa seguida de una actuación eficaz. Por eso el ejemplo del “mensaje a García” se ha utilizado para hacer comprender a quien recibe una orden, que su mérito será tanto más reconocido como sea capaz de llevarla a cabo con disposición y efectividad. Nada es más digno de estima profesional que afrontar el trabajo con actitud proactiva y compromiso, sin dejarse vencer por obstáculos reales o imaginarios.

El ejemplo se hace tanto más necesario cuando la ineptocracia se hace patente en áreas de gran responsabilidad. No siempre cabe achacar la culpa al inepto sino a quien lo nombra sin tener en cuenta la idoneidad del designado, como se da con más frecuencia en cargos políticos. El problema es que en tal ámbito puede tardarse mucho en detectar la ineptitud, porque juega a su favor un concepto del management científico. Se trata del periodo de control, esto es, el periodo que se tarda en comprobar que una decisión es perjudicial.

Cuanta más alta es la responsabilidad, más largo es el periodo de control. Si en la actividad de una empresa el jefe de equipo de la sección de calidad no ha verificado bien la fabricación de unas mascarillas protectoras, su fallo se detecta en muy poco tiempo. Pero si el director de esa misma empresa decide reducir costos y limita el presupuesto de Investigación, el efecto perjudicial puede apreciarse pasado mucho tiempo. Pensemos en decisiones de ministros o presidentes de nuestra etapa reciente. ¿Cuánto tiempo tuvo que pasar para comprobar que ceder íntegramente el control de la educación a Cataluña mostrase su efecto? ¿Cuándo pudo comprobarse que negar la crisis económica tendría un efecto devastador sobre el empleo? En la historia de nuestra democracia ha habido ministros, y tal vez algún presidente, por no descender al inmenso organigrama de directores generales cuya ineficacia no fue percibida en su autentica realidad. La explicación es que el periodo de control actuaba como un factor favorable, porque el efecto de sus decisiones no era perceptible con inmediatez.

El covid-19 ha alterado todo, incluso el marco conceptual que ocupa este artículo. Tal ha sido la incidencia de la pandemia que, hasta el más indiferente sobre la gestión política hoy escruta las decisiones del Gobierno. Convengamos que es un importante avance. Falta ahora que los responsables políticos tomen conciencia del cambio que la situación exige, pues a la crisis sanitaria seguirá una crisis económica y social que les obliga a una eficiencia como la que ejemplifica el mensaje a García.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.