El embargo de bienes personales en una liquidación de empresa

Fernando González
Presidente de IURE.

Recientemente, hemos tenido noticias de que el Sr. Díaz Ferrán (Presidente de la patronal), ha visto embargados sus bienes por el Juzgado de lo Mercantil Nº 8 dentro de uno de los concursos de acreedores de las numerosas empresas que administraba (Air Comet).

El motivo de esto es que el Art. 48.3º de la Ley Concursal establece que, si la concursada termina en liquidación, donde queden insatisfechos los acreedores por insuficiencia patrimonial y se presuma que la calificación del concurso va a ser culpable, el juez puede adelantar de forma cautelar una medida que, posteriormente, será objeto de resolución detallada: el embargo de los bienes de los administradores de la concursada. El art. 48.3º de la LC hay que ponerlo en consonancia con el art. 172.3º del mismo cuerpo legal; mientras que el art. 48.3º opera como medida preventiva o cautelar, el art. 172.3º, opera de forma definitiva.

Normalmente, abierto el concurso, hay que esperarse a la sección de calificación para determinar las posibles responsabilidades de los administradores y, solo entonces, puede aparecer la figura del embargo de sus bienes al amparo del art. 172.3º de la Ley Concursal. Ahora bien, cuando hay fundada posibilidad de que el concurso se califique como culpable y que la sociedad termine en liquidación, quedándose insatisfechos los acreedores, lo que procede es aplicar el art. 48.3º de la Ley Concursal en toda su extensión: el embargo preventivo de los bienes de los administradores.

Lo que le ha sucedido al Sr. Díaz Ferrán, es lo que les sucede a muchos empresarios negligentes: incumplen la Ley Concursal y se acogen al concurso no cuando la empresa tiene “algo que salvar”, sino cuando el enfermo ya es cadáver y no hay bien alguno para satisfacer a los acreedores. La solicitud extemporánea del concurso presupone el agravamiento del estado de insolvencia imputable al administrador y la consecuencia inmediata es la presunción de la calificación del concurso como culpable y, por ende, al amparo del art. 48.3º de la Ley Concursal, el embargo de los bienes de los administradores.

Por tanto, aviso para navegantes: para no sufrir, los administradores de sociedades insolventes, el embargo de sus bienes, hay que solicitar el Concurso a tiempo (en los 2 meses siguientes a la situación de insolvencia). Así evitarán que les suceda lo acontecido al Sr. Díaz Ferrán.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.