Fuerte repunte del antisemitismo global

Por
— P U B L I C I D A D —

Las teorías de la conspiración a propósito de la pandemia de la COVID-19 y la Operación Guardián de los Muros, llevada a cabo por Israel contra Hamás en 2021, son las dos grandes causas de que el antisemitismo haya registrado un fuerte incremento, según recogen las conclusiones del informe anual  que publica el Centro de Estudios del Judaísmo Contemporáneo de la Universidad de Tel Aviv.  

Estados Unidos, Francia, Canadá, Reino Unido, Alemania y Australia son los países en los que se han producido más incidentes contra personas de las colectividades judías, en una clasificación en la que España mantiene una situación estable, tendente incluso a la baja. El territorio norteamericano registró un aumento de los incidentes y agresiones del 27% en 2021 y un 113% desde 2019. Gran parte de las agresiones antisemitas, 251, se produjeron a raíz de los duros enfrentamientos entre Israel y Hamás en mayo.  

Francia (74%), Canadá (54%), Reino Unido (34%), Alemania (29%) y Australia (21,5%) son por este orden los países en los que el repunte del antisemitismo se ha hecho más ostensible, aunque según resalta el informe también han aparecido brotes en otros países de Europa y América, que llevan a que sus autores concluyan que se está produciendo un retroceso significativo en una lucha intensificada sin descanso desde el Holocausto.

Existe una evidente conexión entre las políticas que realiza el Estado de Israel y su percepción por la opinión pública de los países que albergan comunidades judías. Al mismo tiempo, la polarización política, el auge del radicalismo tanto a la izquierda como a la derecha del espectro y la expansión de los mensajes que incitan al odio a través de las redes sociales, influyen decisivamente en este repunte global del antisemitismo. “La explosión de las teorías conspiranoicas a propósito de la pandemia, así como el conflicto entre Israel y Hamás en Gaza en mayo de 2021, han provocado los rebrotes del antisemitismo. Todo ello nos lleva a concluir que la lucha [por erradicarlo] está fallando”, señala el informe.

Combatir el antisemitismo y preservar la democracia liberal

Para el profesor Uriya Shavit, jefe del citado centro de Tel Aviv, “los crímenes de guerra rusos, acompañados por una cínica distorsión de la memoria del Holocausto, prueba que muchos de los que declararon su compromiso en la lucha contra el antisemitismo ni hablaban en serio ni han aprendido realmente las lecciones de la II Guerra Mundial. El mundo judío debe permanecer unido en entender y hacer comprender que la lucha contra el antisemitismo y por la preservación de los valores de la democracia liberal son uno y lo mismo”.  

A su vez, la fundadora del citado centro de la Universidad telaviví, Dina Porat, culpa a las redes sociales de ser el mejor altavoz para la amplificación del antisemitismo, y en especial a la propaganda realizada por numerosos medios sostenidos financieramente por Irán, que cada vez destina más fondos a ello, focalizando su objetivo en Estados Unidos e Iberoamérica. Además del régimen de los ayatolás, el informe apunta también a campañas impulsadas directamente por gobiernos en la órbita o cercanos a Vladímir Putin, como es el caso de Bielorrusia.  

También resaltan otros analistas como Carl Yonker y Lev Topor cómo el antisemitismo radical de los supremacistas blancos de Estados Unidos está penetrando a toda velocidad la opinión pública de carácter conservador. Por su parte, Ofir Winter, que analiza en profundidad lo que sucede en el mundo árabe, percibe un “inconfundible color antisemita” en las informaciones que aluden a los Acuerdos de Abraham. Y, en fin, Talia Naamat, demuestra con numerosos ejemplos el desafío que supone para los tribunales de justicia de Francia reconocer en sus juicios y sentencias el antisemitismo islamista.   

La pandemia de la COVID-19 también ha servido para la intensificación de la propaganda antijudía. El informe cita específicamente a los antivacunas, que difundieron en las redes que las investigaciones sobre vacunas de los laboratorios israelíes tenían como objetivo principal “forrarse”, al tiempo que banalizaban el Holocausto publicando una foto de Albert Bourla, consejero delegado de Pfizer e hijo de supervivientes de Auschwitz, junto a otra del siniestro doctor Joseph Mengele, dando a entender más que subliminalmente que ambos se dedicaban a parecida experimentación con seres humanos.  

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.