PODEMOS como caso de estudio

PODEMOS como caso de estudio. Un análisis de Abel Cádiz.
Por
— P U B L I C I D A D —

PODEMOS es la operación política más llamativa desde de la transición. Hasta el presente las elecciones realizadas habían sido una criba de siglas que intentaban alcanzar representación parlamentaria. Así ocurrió desde las Elecciones de 1977. Bástenos recordar que hasta el mismo Adolfo Suárez, tras el hundimiento de UCD, con su nuevo partido CDS sólo consiguió dos diputados en las generales de 1982 y alcanzó su tope en 1986 sin pasar del 10% de los votos. Únicamente otro caso, como el de UPyD, logró representación cuando se presentó por primera vez. En realidad, durante la vida de nuestra democracia muy pocas siglas han sido capaces de superar el límite del 3% fijado por el sistema electoral.

El éxito de Podemos en las europeas de 2014 y su expectativa de voto en las encuestas ha cambiado el panorama político y tal cambio ha sido posible por la concurrencia de una serie de circunstancias de las que destacamos cuatro:

  1. La persistencia de la crisis que ha golpeado con terrible dureza a muchos sectores sociales.
  2. La inevitable política de recortes que impone Europa ante un déficit público que solo puede financiarse con deuda, mientras otros presten.
  3. La proliferación de casos de corrupción en los partidos políticos con lentísima respuesta punitiva de la Justicia.
  4. El desafío independentista de los nacionalistas catalanes que vienen vulnerando la Ley con total impunidad.

Solo con esto se explica el grado de indignación ciudadana que se manifestó con fuerza en el movimiento 15M, mediante asambleas y acampadas en Madrid y otras ciudades. El derrotero que se pronosticaba para aquel movimiento asambleario de 2011 es que habría terminando diluyéndose al ser acéfalo y sin estructura organizativa. Ambas carencias han propiciado una oportunidad para el equipo de profesores y politólogos, muchos de ellos exmilitantes de la izquierda, que constituyen el núcleo duro de Podemos y han sabido reconvertir aquel movimiento de base horizontal en un modelo jerarquizado, con liderazgo personal fuerte. En definitiva, una operación de éxito que ha logrado la perfecta imagen de democracia participativa, pese a haber cercenado el movimiento originario del 15M, con un liderazgo que apunta a cierta forma de caudillismo con la elección plebiscitaria de Pablo Iglesias.

Llegan al 2015 con viento a favor que se manifiesta en todas las encuestas, Podemos está en el momento de perfilar su estrategia para convertirse en la fuerza hegemónica de la izquierda, para lo cuál debe terminar de fagocitar a IU y orientarse con cierta rapidez a disputar el espacio del PSOE hasta lograr el “sorpasso” que soñaba Anguita, reconvertido en uno de los gurús de Podemos.

Para el PP, Podemos solo es peligroso electoralmente si logra mantener su calculada ambigüedad buscando votos transversales de ciertos sectores castigados o indignados que, ideológicamente, tendrían descartado votar a la izquierda. Entre ellos muchos pequeños empresarios para los que desde nuestra Fundación Emprendedores les proponemos el ejercicio intelectual de DECONSTRUIR PODEMOS esto es, analizar conceptualmente lo que significan poniendo en claro su contenido ideológico. Hasta ahora venimos escuchando lo que muchos piensan que es Podemos. Lo que queremos es mostrar lo que los líderes de Podemos dicen de sí mismos.

El discurso de su líder: *(el entrecomillado en cursiva es literal)

Veamos un maximalismo que plantea Iglesias en su libro Disputar la Democracia a propósito de la ley de secretos oficiales: Esto es lo que escribe: “la mentira es consustancial a los sistemas políticos que se autodenominan democracia” y, partiendo de esta primera descalificación, viene luego a desvelarnos un sentimiento de admiración por Lenin, del que tomará las recetas del opúsculo “Qué hacer escrito en el inicio de la revolución rusa a principios del Siglo XX. Lenin explicó como metáfora que la política debía ser como un combate de boxeo y le fue bien porque tumbó a sus adversarios. Pablo Iglesias piensa, no obstante, que el boxeo (choque frontal) para alcanzar el poder ahora no es posible, sino que “debe ser una partida de ajedrez en la que hay que tener habilidad y astucia, pero sin jamás perder de vista que los poderosos no renuncian a sus privilegios cuando son derrotados en la mesa de ajedrez, sino cuando caen en el ring”. Nunca se podría haber expresado mejor la añoranza por la fórmula leninista de conquistar el poder: “máxima flexibilidad en la utilización de los medios para lograrlo y absoluta e inflexible firmeza en los fines” que no son otros que acabar con la sociedad capitalista que él identifica con la democracia liberal.

Habrá que contraponer a Pablo Iglesias el que no dedique una sola palabra en su libro respecto a los millones de víctimas en la etapa vivida por la Rusia tras la revolución leninista y el mandato de su sucesor Stalin. Ni siquiera una opinión sobre el triste panorama social que ofrecía la URSS tras la caída del comunismo en 1989 o una mínima referencia analítica sobre el hechos de que ha sido el fracaso comunista el que ha dado lugar a la deslocalización ultra rápida de la industria occidental al ofrecer muchos millones de trabajadores baratos en las sociedades paupérrimas que nos encontramos al otro lado del Muro de Berlín y en la China de Mao.

La batalla mediática:

El liderazgo de Pablo Iglesias ha ido gestándose a través de su habilidad dialéctica proyectada por dos televisiones, la Cuarta y la Sexta, con las que el expresidente Zapatero quiso recortar influencia al Grupo PRISA que había recibido al inesperado líder socialista con cierta distancia despectiva. Lo que no supo medir Zapatero es que estaba metiendo la zorra en su corral, pues el principal damnificado de Podemos es el PSOE si, como está ocurriendo, los líderes del nuevo partido reconvierten su discurso neocomunista buscando centralidad para ocupar el espacio socialista, donde está el mayor granero de los votos que le den mayoría en el espectro ideológico de la izquierda.

Podemos ha elaborado un abanico de ofertas muy halagador, con el que busca la transversalidad electoral necesaria para convertirse en opción de poder. La primera idea fuerza que lanza es “empoderar” al pueblo, persuadirle de que en la democracia liberal vota pero no manda ya que los elegidos, tal como rezan sus pancartas “no nos representan”. Votando a Podemos sí será el ciudadano quien ejercerá el poder. Por fin ha quedado empoderado. Eso sí, tiene el poder pero a través de los líderes de Podemos. Antes de eso es importante hacer olvidar cuanto antes el efecto de la doctrina escrita por sus líderes más notorios, así como los escenarios donde han desarrollado parte de su currículum (La Venezuela de Chávez, Bolivia, la TV iraní) para transmitir una imagen más amable: Por Ejemplo: Dinamarca.

Hablemos ahora de Íñigo Errejón (sin necesidad de redundar en su picardía de la beca-trabajo de 1.800 € que es solo una muestra de las muchas corruptelas en la Universidad española). Errejon, antes del “enchufe” cordobés, tuvo otro: se fue a la Universidad de Los Ángeles en California recomendado por su director de tesis, el Decano de la Facultad de Ciencias Políticas. “Errejón era un tipo brillante encerrado en una visión limitada del mundo”, según su tutor el profesor Jhon Agnew, que ha declarado que se encontró con un marxista férreo y ahora es un político sutil “no digo que fuera un cambio cósmico ni que se cayera del caballo, camino de Damasco como S. Pablo, pero se fue de allí con una visión más compleja del mundo”. (El País, 21-12-14).

Hablemos también de Juan Carlos Monedero, presentado como brillante científico social en la contraportada de su libro Curso urgente de política para gente decente. La primera conclusión que se extrae de su ideario es que alguno de sus mentores debería haber añadido, lo mismo que a Errejón, una recomendación similar para ampliar la visión del mundo de Monedero, pues nuestro personaje es un caso de marxismo-leninismo inoculado en vena. Y tan es así que, como autor, no puede atemperarlo aunque de pasada reconozca errores históricos del socialismo real o comunismo revolucionario como el Gulag, las purgas, pero dice que “hay que aprender de dichos errores para evitarlos en el socialismo del siglo XXI. Sin embargo –afirma- “ese socialismo del siglo XX fue eficiente porque llevaron a Rusia y China a la modernidad. Fue heroico porque la derrota del nazismo empezó en Stalingrado mal que le pese a Spielberg y no en el desembarco de Normandía. Y por último termina su singular análisis achacando al comunismo el pecado de la ingenuidad, pues con esa palabra explica los errores cometidos por los padres de la revolución del proletariado. Al igual que a su líder, también a Monedero habrá que contraponerle que, aun presumiendo de científico social, no haga la más mínima referencia a que la “modernidad” traída a China por Mao, durante el “gran Salto Adelante” entre 1958 y 1961, provocó hasta 50 millones de muertos por hambre, según datos históricos no refutados. Esa fue la eficiencia del maoísmo para Monedero. Tampoco presta atención a un dato objetivo econométrico como es que si los sueldos de los obreros chinos se siguen doblando cada diez años, como están logrando con la fórmula “un país dos sistemas” China alcanzará los salarios de Europa a partir del año 2030.

La pedagogía de Monedero contiene perlas inauditas, pues al formular su particular versión de la derecha en su “curso para gente decente” concede su perdón por ignorantes a quienes hayan votado al PP. Fuera de esa salvedad, para Monedero “la derecha es cinismo, una metástasis de impudor, gente que nunca se preguntó nada y necesita verbalizar la responsabilidad de los demás. Para la derecha hay terrorismo de ETA, terrorismo del 15M, terrorismo de los afectados por las hipotecas”. Así hasta 12 páginas de descalificaciones. No es más caritativo al describir su versión del centrismo para lo cual recurre a una curiosa metáfora: “Para el centrista ganar/ganar no es posible, lo procedente es que se ceda siempre un poco. Por ejemplo: Si mi pareja me maltrata lo hace porque me quiere. Los centristas llegarían a la fórmula: En vez de pegarme todos los días hazlo en días alternos. Esto es puro centrismo”. (Pág.137).

Llegados a tal punto álgido de su manifiesto, cabe preguntar ¿Qué escribe Monedero sobre el PSOE, rival directo de Podemos, antes de que puedan alzarse con la victoria final y conquistar el cielo, como proclama ante sus seguidores Pablo Iglesias?

En su curso lo deja bien claro, todos los enemigos de Podemos, la “casta”, están dentro del mismo saco. Baste leer esta frase (Pág.167): En el vaciamiento del Estado social en España, tan responsables son los gobiernos de Felipe González y Aznar como los de Zapatero y Rajoy. Verdaderamente tal afirmación condenatoria procede leerla dos veces por si Monedero incurre en inconsciente errata, pues cabría deducir por pura lógica que cuando se vacía algo (en este caso el Estado Social) es porque antes se ha llenado en una u otra medida. Y ¿En tal caso quien lo llenó? ¿No fueron las políticas sociales de nuestra democracia —más de tres legislaturas Felipe González y dos legislaturas Aznar—? Y si a ambos los descalifica por considerarlos vaciadores del Estado Social ¿Se está Monedero remitiendo a Franco? Su desliz solo se explica por el febril sectarismo que destila. Habrá que confiar en que la proximidad de tocar poder en 2015, le aporte la dosis necesaria de responsabilidad en sus juicios.

Algunas conclusiones:

  1. Podemos es una hábil operación de poder pensada y diseñada por unos líderes que ya militaron en la izquierda, pero se impacientaron y frustraron ante las leyes de hierro (control por las élites) que rigen en los partidos. “Si hace seis meses hubiesen incluido a Iglesias en las listas europeas de IU como les pidió, probablemente nade de esto hubiese ocurrido.” La frase entrecomillada es del Decano de CCPP, Heriberto Cairo, que tuteló y dirigió la tesis doctoral de Pablo Iglesias. (Entrevista en El País de 24-11-14)
  2. Podemos ha logrado altas expectativas de voto por las circunstancias que se enumeraron al principio. Al aglutinar la “solidaridad del cabreo” su base electoral supera en las encuestas a IU y empata con el PSOE, cuya reacción inicial es la de radicalizarse. El resultado de Podemos en las municipales de mayo-2015 va a ser de difícil interpretación pues, al no presentar listas propias, no será homogéneo. En las elecciones autonómicas si puede lograr una representación decisiva para componer mayorías de gobierno en alguna Comunidad y tendrá que decidir su estrategia de coaliciones.
  3. Ahora su modelo equivalente sería Syriza, partido griego creado poco antes de las elecciones de 2006 por Alexis Tsipras, ex militante —como Pablo Iglesias— de Juventudes comunista. Syriza consiguió 13 parlamentarios en 2009, 71 en 2012 con el 26,9 % de los votos y se presenta en las elecciones de enero de 2015 con la expectativa de ser primera fuerza en Grecia.
  4. Ciertamente el escenario social europeo camina hacia situaciones complicadas por el envejecimiento de su población y por los niveles que alcanzó su estado de bienestar, sustentado en la economía de mercado y cada vez más difícil de mantener cuando Europa ha perdido en lo que va del nuevo siglo cerca de 25 millones de empleos ante la competencia de China, que paga sueldos inferiores a un mero subsidio europeo de prestación social. ¿Esta condenada la economía libre a desaparecer? como augura Podemos. El filósofo Byung Chun Han contesta con ironía que, pese a todas sus dificultades, el vituperado capitalismo muestra su plenitud desde el momento en que ha logrado que ahora el comunismo se nos trate de vender como mercancía. Y añade que ni siquiera hoy es posible explicar el trabajo de un modo marxista, porque el trabajador no odia al trabajo como alienación —según decía Carlos Marx— sino que trata de realizarse en él. Sin embargo la ironía no es suficiente cuando se enfrenta a una religión laica como es el marxismo ya que —como reza la conocida frase de Lenin: “el marxismo es poderoso porque es la verdad”. De ahí nace su intolerancia contra toda opinión divergente que, como es falsa, no merece la menor consideración.
  5. En verdad, desde el punto de vista doctrinal el liberalismo arrastra un problema y es que no hace el más mínimo esfuerzo en defenderse, ni en hacer pedagogía, ni en buscar adhesiones fervorosas. Y ello, porque la mayoría de los científicos sociales coinciden en que el manifiesto económico más importante de todos los tiempos se publicó en 1776 por Adam Smith con el titulo de La riqueza de las naciones” .Nadie discute que con él nació el desarrollismo que llevó a Europa a la cúspide del bienestar social en los dos últimos siglos. Su novedosa tesis en aquel tiempo fue que el egoísmo connatural al ser humano deviene en altruismo porque “si un tejedor, un zapatero, un panadero, obtienen beneficio mayor que el que necesitan para mantener a su familia, utiliza el excedente para emplear a más personas con el fin de aumentar sus beneficios, de ahí sigue que un aumento del beneficio del empresario sea la base de la prosperidad colectiva”. Esta es la concepción que tiene del hombre y no se esfuerza en defenderla como verdad porque lo retrata tal como observa su conducta social.
  6. El marxismo odia este enfoque del liberalismo. De ahí su discurso que anatemiza al empresario como explotador. Y es que cuando se incide y se confunde la riqueza en manos de unos pocos, con el valor de las empresas que dan dimensión a esa riqueza, la demagogia esta servida. Si se quieren ejemplos traigamos algunos en España: Amancio Ortega, el hijo de un obrero que empezó hace 40 años con una tienda de ropa, está hoy entre las primeras fortunas, pero su patrimonio, envidiado o detestado, está representado por una empresa global como INDITEX, que mantiene 130.000 puestos de trabajo. Otra empresa con una plantilla laboral de 74.000 trabajadores es MERCADONA, que surgió igualmente de un modesto negocio familiar desarrollado por Juan Roig. ¿Son riquezas ociosas o productivas? He aquí dos modelos que rechaza la doctrina escrita de ambos líderes de Podemos.
  7. Pero el voluntarismo intransigente de Podemos a quien amenaza en lo inmediato es al PSOE. Alfonso Guerra trata de minimizar el riesgo afirmando que “desaparecerán en el tiempo por falta de historia de partido y estructura”. Rubalcaba cree que Podemos es solo “un estado de ánimo” es decir, con poca consistencia futura. Por tanto, la contraofensiva de su rival más directo está planteándose y el vehículo principal de la misma será El País. Brindémosle una aportación que proporciona el testimonio del filósofo búlgaro nacionalizado francés Tzvetan Todorov, Premio Príncipe de Asturias 2008, cuya defensa de la democracia nace de haber pasado 20 años de su vida en un régimen comunista y de ese periodo escribe: Lo que ha quedado grabado en mi memoria no son los mil y uno inconvenientes de la vida cotidiana, ni siquiera la vigilancia constante y la falta de libertad. Recuerdo sobre todo la aguda conciencia de una gran paradoja como es el que todo aquel mal se llevara a cabo en nombre del bien (el marxismo) que presentaban como sublime. Todorov, ha explicado con gran lucidez que los que quieren imponer sus fórmulas maximalistas para nuestro bien, pueden llevarnos a la catástrofe.
  8. En las ciencias empresariales se acuñó el término de “ingeniería invertida” para describir una técnica inicialmente japonesa. Consiste en hacerse con un producto de la competencia que ha tenido éxito y desmontarlo hasta la pieza más pequeña para estudiar sus componentes materiales, el costo de estos, el proceso de fabricación, etc. Es decir, conocer lo que hace el competidor para compararlo con lo que estamos haciendo y poder mejorarlo. Es lo que deberían intentar los dos grandes partidos que se han alternado en el poder desde la transición.
  9. Entretanto, quien esto escribe se identifica de algún modo con una reciente declaración de Piketty, el economista de moda por su libro El capital en el siglo XXI” a propósito de Podemos. Viene a decir que estos movimientos que se sitúan a la izquierda de la izquierda contienen ciertos valores europeistas del que carecen otros movimientos de extrema derecha y pide que “tratemos de atraerles a la buena dirección, a reformular propuestas que sean positivas”… Cabe añadir que, en la situación española, Podemos ha sido un revulsivo necesario para sacudir un sistema bipartidista cerrado y anquilosado, corroído por la corrupción interna y que se ha mostrado incapaz de regenerarse. Sin duda la aparición de Podemos, con una intención de voto sostenido que le sitúa al nivel de PP o PSOE en varias oleadas de encuestas publicadas, hará que se produzca un avance en innovación y calidad de nuestra democracia. Y es digno de resaltar el hecho de que un alto porcentaje de los votantes potenciales de Podemos manifiestan que no se identifican con su ideología. (encuesta Metroscopia El País, 11-1-15). He aquí la prueba del voto de castigo al bipartidismo rampante.

Una reflexión final: Para complementar lo escrito procede traer una consideración sobre el hecho anacrónico de que tras 80 años de fracaso del comunismo, cuya muestra residual pura solo la encontramos hoy en Corea del Norte. La pregunta sería ¿Cómo es posible que salgan de una Facultad Universitaria española en el siglo XXI licenciados y doctores que profesan el marxismo-leninismo?

Una explicación la encontramos en el siguiente extracto del artículo publicado por el escritor Félix de Azúa (El País, 1-12-14) bajo el título «¿Ha dicho algo Podemos de los planes de estudio y de la Universidad?»:

«Me ha llamado la atención el eco que ha tenido la beca de Errejón. En efecto, un amigo y conmilitón suyo le consiguió una beca sustanciosa (las hay regulares y esta es de las buenas) tras convocar la ayuda de manera que sólo Errejón podía presentarse y presentóse y ganóla. Entre las bases y condiciones para acceder a la beca sólo faltaba añadir «que gaste gafas de pasta y cuyo apellido empiece con E».

Pero ¿cuál ha sido el escándalo? Aquellos que conozcan la Universidad española desde dentro (yo he dado clases allí 30 años) saben que este procedimiento no es una excepción, sino la regla, la base misma de su funcionamiento. ¿Cómo creen que se elige a los titulares, al jefe de departamento, a los becarios, al decano, al rector? ¿No han oído hablar de la endogamia universitaria, de las mafias departamentales, de las cátedras hereditarias? En algunas ocasiones estas corruptelas se usan para mantener la coherencia ideológica o teórica de un departamento, lo que es hasta cierto punto comprensible, pero la mayor parte de las veces es simplemente el modo de mantener una clientela vitalicia.

Dicho sin fariseísmos, la Universidad está tan corrompida como las finanzas, los partidos o los sindicatos: es una de las instituciones más corruptas del conjunto institucional español. Por esta razón la enseñanza española es la que recoge la más baja calificación en todo el conjunto europeo, un suspenso que se sucede año tras año con gran regocijo de los partidos políticos. De hecho, puede decirse que no hay auténtica competencia en la adjudicación de las plazas, en los tribunales de oposición, en los de tesis doctorales, y lo que es más grave aún, la nuestra es una Universidad mineralizada, fosilizada, sin traslados, sin musculatura.

Ahora bien, ¿han oído a Iglesias, a Errejón, o a los dirigentes de Podemos en la sombra presentar un programa de limpieza del mundo universitario español? No lo verán. Están allí acomodados como Blesa y sus chicos en Caja Madrid. La Universidad es su finca y nadie se atreverá nunca a limpiar esos establos (….) Y me llama la atención es que esta gente aún no haya dicho nada sobre la futura enseñanza en España. (….)

A mí no me escandaliza que Errejón se haya mercado un beneficio estupendo, sobre todo él, que no lo necesita porque es de familia acomodada. Lo que me llama la atención es que esta gente que conoce sobradamente la corrupción universitaria de la que se alimenta aún no haya dicho nada relevante sobre la futura enseñanza en España cuando ellos manden, como no sean cuatro vaguedades idealistas del tipo “la Universidad ha de estar al servicio de los pobres”, ya conocen la música. Pero, ¿van a mantener el sistema tal y como está, con sus tribunales amañados y sus convocatorias a medida? ¿Qué haréis con las castas universitarias, camaradas?

Podemos es un partido de profesores universitarios, o lo que es igual, una quimera. Un profesor universitario es un funcionario aún más irresponsable si cabe. La libertad de cátedra le permite explicar al alumnado la vida de Lola Flores o las teorías de Kripke con igual protección estatal y sueldo. Puede fantasear hasta el delirio, por ejemplo reconstruyendo la Unión Soviética en clase, sin que nadie pueda decirle que eso no entra en el programa de Filosofía de la Ciencia. No obedece al menor control, excepto el de sus jefes de departamento (y tampoco mucho), lo que provoca unas relaciones serviles hasta la caricatura que en los estratos inferiores es de pura esclavitud. Un partido de profesores universitarios reproduce el mundo virtual de las aulas, con todos sus delirios a escala estatal. Si ya la Universidad española (sector Humanidades) es como un cetáceo muerto, imagínense un país construido con los mismos mimbres. Un cementerio de elefantes. Y ratones.»

5 Comentarios

  1. Estupendo artículo, análisis y reflexiones que comparto al completo.
    Añadiría una 5ª circunstancia a la hora de explicar el éxito de Podemos en las expectativas de voto: el profundo sentimiento de engaño arraigado entre los votantes esperanzados en el programa electoral con el que Rajoy se presentó en las últimas elecciones.
    Subrayo una de las conclusiones expuestas: La importancia de aplicar la técnica de “ingeniería invertida” que es lo que hacemos continuamente en nuestras empresas: analizar nuestros procesos, conocer lo que hacen los demás y evaluar continuamente resultados para seguir trabajando con calidad, eficacia y honestidad. Es lo que deberían intentar los demás partidos.

    • En efecto, lo primero que debería hacer un partido en fase preelectoral es identificar el pensamiento ideológico propio, pero sobre todo estudiar el del contrario para que contemplemos los votantes el quien es quien. Y por supuesto evaluar logros en términos sociales. En este sentido no deja de ser sorprendente que Monedero tenga escrito que tanto el PSOE (21 años en el Gobierno) como el PP (11 años) han acabado con el Estado de Bienestar. Si reconoce que existía habrá que preguntarle quienes lo han creado y mantenido. Lo mismo tiene que remitirse a Franco.

  2. Estupendo el análisis de aproximación a «Podemos» cuando tan difícil es acertar. Hay unas cuantas cuestiones que me llaman la atención. Por ejemplo: ¿estaban más preparados políticamente los del clan de la tortilla sevillana que los promotores de «Podemos»? Ahora se les llama «hombres de Estado». «Podemos» es efectivamente la materialización política del 15M y sus apoyos son de muchos ciudadanos que se han quitado etiquetas «espaciales» (izquierda,centro, derecha) para intentar crear algo diferente, por lo que tienen ganado mi respeto. Algo que no hemos sabido hacer los liberales por comodidad a pesar de nuestra preocupación por la situación. «Podemos» se ha expuesto a todo tipo de denuestos, descalificaciones e insultos que a los demás les paralizan. A ellos los estimulan. Mi aplauso y mi reconocimiento por ser los mascarones de proa que reciben el golpe de las olas mientras los demás estamos en el camarote esperando que pase la tormenta. Dicho esto ¿hemos intentado al menos conocerlos por dentro, tratarlos, comprenderlos o tener paciencia para esperar su programa político o jugamos a lo políticamente correcto también nosotros para que nada cambie? Todos sabemos que el sistema está trufado de trampas; que esas trampas se pueden desmontar con simple voluntad de hacerlo, pero nos tenemos el miedo de que salte el resorte de alguna y nos pueda hacer daño. Finalmente «Podemos» no son sólo las personas que se exponen públicamente. Ellos solos no podrían hacer nada. El miedo proviene de saber que estamos ante un cambio de ciclo político a nivel global porque nos va el futuro en ello.

    • De acuerdo con O´Farril en la comparación que sugiere entre la pareja Felipe GonzÁlez&Alfonso Guerra o el clan de la tortilla y el trío Iglesias Monedero Errejón. No obstante habrá que precisar en favor de aquellos que desarrollaron su actividad política en la dictadura, es decir, con riesgo real y no imaginario. Pero sobre todo, que supieron entender, una vez en el poder, que era necesario acabar con cien años de guerra civilismo no solo dialéctico entre las dos Españas. Ítem más, Felipe tuvo el coraje de abandonar el marxismo (y eso antes de verse unos años después que lo que había detrás del Muro era tercermundismo puro y duro).

      • Amigo Abel: Todos realizamos actividad política en los finales de la Dictadura y todos sabemos cómo la hicieron unos y otros. Los de la tortilla traicionaron a los históricos (esos sí arriesgaron) , traicionaron los principios y a sus seguidores (Otan, de entrada NO) y se vendieron en Suresnes a través del Partido Socialdemócrata alemán que les canalizaba la financiación desde USA. ¿Porqué si no hubo el «OTAN, SI». Se apropiaron del Estado, se apropiaron de las instituciones, se apropiaron de las organizaciones sociales, culturales, etc., fomentaron la corrupción cargándose los controles de gasto público y se apropiaron de los poderes ¡hasta los mediáticos! ¿No te suena a totalitarismo?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.