Arte urbano

La obra 'Love is in the bin' de Banksy
Por
— P U B L I C I D A D —

Podemos considerar “arte urbano” toda manifestación artística que sirve para decorar espacios exteriores de las ciudades, núcleos urbanos y barrios. También es llamado “graffiti” cuando se limita a imágenes identitarias de artistas callejeros, sobre cualquier espacio, soporte o estructura urbana. En el primer caso suelen ser obras realizadas con tiempo y condiciones adecuadas por artistas ya consagrados, respaldados por instituciones oficiales con la idea de que se conserven y permanezcan. En el segundo suelen ser obras de artistas que se esconden tras un anonimato, realizadas con la rapidez que requiere un acto tachado de “vandálico” y perseguido por las leyes. En ambos caos podríamos hablar de una rebeldía domesticada en mayor o menor medida por quienes manejan el poder.

Su origen se remonta a la antigüedad, ya que se han encontrado inscripciones murales en restos arqueológicos clásicos, o se ha producido la ornamentación de edificios con pinturas murales externas, tal como ocurre en la tradición de edificios civiles y religiosos decorados en sus fachadas históricas, pero es en el pasado siglo XX cuando parecen haber recibido la atención que sin duda merecen no sólo por la calidad artística, sino por sus mensajes sociales y sobre todo la forma rápida de ejecución por medio de “sprays”, lo que requiere una cierta habilidad y maestría que pasa muchas veces desapercibida.

En la década de lo 60/70 empiezan a conocerse ya “graffiteros” urbanos que trascienden su popularidad con un estilo propio característico, que confiere una personalidad a las imágenes pintadas y constituyen la identidad de cada uno de ellos que, por otra parte, deseaban ocultar. Son los aerosoles o “sprays” como herramienta de trabajo, los que permiten actuar. Se atribuye a “Cornbread” de Filadelfia y su socio “The Gasek” la consolidación de este movimiento urbano que partía de firmas o “tags” para llamar la atención pública y mediática. En muchos casos estaban ligados al mundo “hippy” con su simbología pacífica y antisistema, lo que se tradujo en la proliferación de firmas y mensajes en gran parte de espacios urbanos de Filadelfia y Nueva York donde las firmas iban acompañadas de números: “Tree 127”, “Taki 183” , etc.

En 1976 es el “metro” de Nueva York y otras ciudades el medio y lugar de dejar firmas y mensajes, sobre la superficie de sus vagones. Es más, había un cierto reparto y competencia en los espacios decorados por firmas numerosas: “Cliff 159”, “Blade”, “Caine 1”, etc. entre otros muchos, que provocaron identidades colectivas como los “whole cars” o los “throwups”. En 1977 ya eran conocidas extensamente las decoraciones del “metro” neoyorquino y en 1978 ya existía una numerosa cantidad de “graffiteros” (lo que provocó su persecución por la policía y el uso de elementos disuarios para impedir el acceso a los vagones), pero ya era un movimiento imparable que se extendía a Europa y otros lugares con una difusión internacional. En 1989 comenzó una nueva época para limpiar el “metro” de N. York de los “graffitos”, que se ha venido manteniendo con el simple método de poner a la opinión pública en contra. El poder de la propaganda oficial siempre prevalece.

Algunos autores distinguen diferentes formas y motivaciones de “graffiti”. La primera estaría más orientada al puro “arte urbano” en forma de “tags” (simple nombre del artista), “throw-up” (mezcla de letras, palabras y nombres) y “Pieces” (obras más elaboradas que requieren más tiempo). La segunda forma serían los lemas o “eslóganes” sobre temas variados de preocupación social. La tercera serían los realizados en espacios privados y pequeños. La palabra “tag” significaría “etiqueta” para una persona o un grupo de personas (“crews”), que pretenden ocultar su identidad usando generalmente acrónimos o buscando sitios de difícil acceso, lo que aumentaba su fama.

Sus estilos son variados, pero es indudable la influencia recíproca en la forma de crear sus “graffiti”, intentando marcar estilos propios, ya que la abundancia de “graffiteros” impide que destaquen unos u otros. En España la firma “Muelle” se hizo famosa por ser quizás el pionero identificado con este movimiento. Un madrileño de nombre Juan Carlos Argüello Garzo, que comenzó en su barrio de “Campamento”, extendiendo su firma terminada en flecha por toda la ciudad y marcando estilo para generaciones siguientes. Unas generaciones híbridas en cuanto a su nacionalidad y reconocimiento mundial.

Desde finales de los 80 se empezaron a explorar otras técnicas de arte urbano o “Street art”, utilizando medios y recursos diferentes al simple aerosol, incluso preparando cuidadosamente las obras en taller, para después realizarlas de acuerdo con las características del soporte. Son ya auténticas obras de arte urbano realizadas -como decíamos- con amparo institucional de carácter oficial, muy lejanas de la clandestinidad y de la espontaneidad iniciales del “graffitero” que se convierten en auténticas “estrellas” mediáticas.

El caso más conocido es el de “Bansky”, seudónimo de un artista británico del que se desconoce su verdadera identidad, pero que aparece con profusión en los medios de comunicación, totalmente inmerso en el mercado de arte (unas 6.500 ventas hasta ahora) donde se mezclan técnicas de grabado, pintura, escultura y objetos varios. Su cotización actual más alta pertenece a la obra “Love is in the Bin”, una técnica mixta de 142x78x18 cms. vendida en “Sotheby’s” de Nueva York el pasado 14 de octubre de 2021 por 16.000.000.- $. Representa a una niña con un globo (motivo habitual en su obra) con un marco móvil que se desplaza arriba y abajo por control remoto. Otra obra “Sunflowers from Petrol Station” es un óleo sobre lienzo de 102×87 cms. basado en la obra de Van Gogh con los girasoles marchitados, vendido en “Christie’s” de Nueva York por 12.400.000.-$. Al final todo es negocio y los incentivos iniciales de carácter social, dejan paso a un pragmatismo personal traducido en muchos ceros.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.