Operación Chamartín XLIII: Ni información, ni transparencia

0
109
Operación Chamartín
SOCHA
"SOCHA" es la Firma Colectiva de un equipo de periodistas e investigadores.

—Señor Ezquiaga ¿le gusta la Operación Chamartín?
—No.
—Señor Rueda ¿le gusta la Operación Chamartín?
—No.

Contundentes. Sin adornos ni paños calientes. José María Ezquiaga es el Decano del Colegios de Arquitectos de Madrid. Toda una autoridad en el urbanismo madrileño. Salvador Rueda es el Director de la Agencia de Ecología Urbana de Barcelona desde su fundación en el 2000. Autor de diversos libros sobre el medio ambiente urbano, es otra autoridad sobre urbanismo. Fueron rotundos en el salón del Decanato de Arquitectos hablando sobre el futuro de las ciudades. Y opinaron sobre Madrid. Necesita medidas urgentes para ordenar tres apartados importantes como son el automóvil, la vivienda y el ciudadano. Además destacaron la importancia del espacio público para mejorar la vida de los ciudadanos.

A ambos les pareció interesante la Operación Chamartín, pero discrepan en que el proyecto pretenda un polígono de oficinas de alto nivel. Prefieren la mezcla de oficinas y viviendas, aunque las viviendas serán caras y los ciudadanos que viven en los barrios serán expulsados por el nivel económico que impondrán las oficinas de negocios. Quedó claro que la Operación Chamartín se generó para pagar la nueva estación y para que diera beneficios.

PUBLICIDAD

¿La edificabilidad entre oficinas y viviendas es proporcional? ¿Habrá colegios y centros médicos cerca? ¿Se podrá ir andando? Cuenta Salvador Rueda que Distrito Castellana Norte (DCN) le ofreció ser uno de los arquitectos de la Operación y que él lo rechazó “porque la Operación Chamartín no tenía pobres”. Apartado. Su defensa de la ciudadanía y la ecología no encajaba en el negocio. Más claro que el agua clara.

Así estamos: En los prolegómenos de una obra importante en Europa. Ante el gran negocio de este principio de siglo. Aprobadas las pautas por el Ayuntamiento de Madrid, en periodo de alegaciones. Varios colectivos, entre ellos Ecologistas en Acción y las Asociaciones de Vecinos FRAVM, han solicitado al Ayuntamiento de Madrid la ampliación del plazo de alegaciones de la Operación Chamartín por su complejidad, la gran cantidad de documentos del mismo. Y porque no pueden consultarse todos los informes. ¿Transparencia? Cuanto menos sepan los vecinos, mejor. El Ayuntamiento se ha unido a DCN para seguir. Y lo quieren hacer por encima de los discrepantes. Es Negocio.

El proyecto tiene 1.356 documentos y se necesita tiempo para verlos. Pero al Ayuntamiento le corre prisa aprobar el proyecto. Se termina el tiempo porque mayo se acerca y habrá elecciones municipales. ¡Uff! ¿Y si las pierden? De ahí la prisa. La alcaldesa Carmena es la principal interesada en comenzar. Termina el plazo de alegaciones y nadie ha dicho que se alargue. Quieren aprobarlo en el Pleno Municipal de enero.

Nos quedamos sin saber qué dicen los 1.356 documentos; y sin conocer, todavía más grave, los acuerdos entre Adif y Distrito Castellana Norte que deberían ser la base de la propuesta. Transparencia, ninguna. Adif y el nuevo ministerio de Fomento con su ministro, José Luis Ábalos, son un espejo negro. No se sabe si por incompetencia, por intereses, o por ambas cosas. Que no se conozcan los acuerdos entre Adif y DCN es sospechoso y pone en guardia a los afectados. Ocultar información produce desconfianza, mucha desconfianza.

Algunas asociaciones de vecinos, como la de San Cristóbal, la del Barrio del Pilar o Ecologistas en Acción, han solicitado a la alcaldesa y al ministro de Fomento información, claridad y transparencia. Nula respuesta. O muy tardía y oscura. Aún así, asociaciones y ecologistas han presentado más de 3.500 alegaciones a la propuesta bautizada como Madrid Nuevo Norte. Termina el plazo de alegaciones. Y surgen las incompatibilidades, especialmente en el estudio de la nueva Estación de Chamartín que, destacan, “es incompatible con la modificación del Plan General de Ordenación Urbana de Madrid (PGOUM) relativo a Madrid Nuevo Norte”. Necesitan tiempo para su estudio. La estación duplicará el máximo que concede el PGOUM, como en el caso de los usos comerciales ¿Temas a resolver? Estos y otros muchos antes de recibir el visto bueno apresurado del pleno municipal de enero ¡Qué prisa! Después debe aprobarlo el Gobierno Regional. Veremos si lo hace. Expectación. Y duda, que aumenta con las declaraciones del Consejero de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid de ayer, que suenan a advertencia: “Estamos con los informes, trabajando a marchas forzadas para emitirlos a tiempo, Todavía tendrá una discusión importante”.

Las organizaciones ciudadanas ven “necesario y urgente” repensar la Operación Chamartín. “Todavía se está a tiempo”, dicen. Ponen su esperanza en el ministro Ábalos, pese a que haya apoyado el proyecto de Carmena; y critican que la alcaldesa “no haya querido escuchar a los colectivos en todo este tiempo”. Subrayan que el proyecto de modificación del PGOUM en lo relativo a Chamartín contiene informes que parecen “hechos de manera apresurada y sin rigor”. Con “falta de transparencia y participación”, dicen. Son negocios y de estos se ocupan los poderes económicos.

Prima el interés particular frente al general que no defiende nadie. Ni el Ayuntamiento, ni Adif. La Operación Chamartín se convierte en una isla con una gran losa de hormigón para cubrir las vías vendida como un parque. Las asociaciones denuncian, además, que la vivienda social es inferior al mínimo legal y que no se resuelven los problemas de movilidad de la zona. Con todo esto, la Operación Chamartín debiera ser paralizada. Volver a estudiar. Los ciudadanos deberían importar. Pero, como casi siempre, lo que importa es el Negocio.

PUBLICIDAD

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.