Una sociedad adormecida

Doctor Pedro Cavadas
Jesús de Dios Rodríguez
Fundador del Club de Debate ALETHEIA. Actualmente jubilado. Empresario Import-Expot Sector Servicios. Titulado en Desarrollo y Dirección de Empresas en el IESE (Universidad de Navarra). Titulado en Dirección de Marketing en ESADE. Participó activamente en Política en los años 1986 a 1992. Perteneció al CDS, siendo presidente de la Ejecutiva de Majadahonda.

Para Rousseau:

Mientras el gobierno y las leyes proveen lo necesario para el bienestar y la seguridad de los hombres, las ciencias, las letras y las artes, menos despóticas y quizá más poderosas, extienden guirnaldas de flores sobre las cadenas que los atan, anulan en los hombres el sentimiento de libertad original, para el que parecían haber nacido, y les hacen amar su esclavitud y les convierten en lo que se suele llamar pueblos civilizados. La necesidad creó los tronos; las ciencias y las artes los han fortalecido.

(I Discurso para la Academia de Dijon, 1750)

Seguimos padeciendo de una forma alarmante las repercusiones que ha provocado este virus que por “sorpresa” y traicioneramente ha invadido e infectado a millones de personas causando la muerte de cientos de miles de ellos en todo el mundo, la falta de previsión, de recursos y soluciones y la poco creíble y confusa información con la que se ha tratado un asunto tan grave está ocasionando catastróficas consecuencias, tanto para la salud y la vida de las personas sino también para la economía mundial, por lo tanto el asunto nos deja el interrogante de si este Covid-19 ha sido algo espontaneo y natural o ha sido provocado interesadamente como en otras tantas ocasiones a lo largo de la historia de la humanidad. ¿Qué intereses han movido a algún enajenado mental a llevar a cabo tal atrocidad? O, por el contrario, ¿ha sido algo circunstancial, fortuito y natural, capricho de la madre naturaleza?, aquí algo no cuadra, algo huele mal.

El Dr. Cavadas me ha dado un empujoncito para exteriorizar mi indignación con motivo del desconcierto que ha generado en la administración a todos los niveles el tratamiento para combatir la pandemia qua ha generado el virus Covid-19.

He leído la entrevista que le han hecho y sus razonamientos sobre este tema, coincido plenamente con él, bajo mi punto de vista, han convertido este asunto en un circo, se parece más al camarote de los hermanos Marx que a otra cualquier cosa, y por supuesto, todo menos a una institución con los especialistas y la capacidad necesaria para dirigir, controlar y combatir una epidemia de dimensiones incalculables según requiere una situación de estas características.

En la línea de otros científicos, Cavadas ha pedido que se realice una auditoría independiente sobre la gestión. No es posible que España sea “el primer país en mortalidad, casos y en repercusión económica. Eso no puede ser casual. Tienen que hacerlo técnicos que no tengan ningún peaje político ni económico que pagar ya que eso prostituye completamente los resultados”. El problema médico está relacionado con el económico: “la sanidad se paga con dinero y si destruyes el tejido económico, luego no tienes recursos sanitarios para combatir la enfermedad. En algún momento, hay que priorizar uno de los dos”.

Además, prevé que “esto no parece que vaya a acabar. No ha sido el virus sino la respuesta lo que ha provocado un empobrecimiento en España”.

Hasta cuando la sociedad, el vasallaje de una sociedad obediente y sumisa va a dejar de mirar a otro lado, renunciando domésticamente a los derechos y obligaciones que les amparan en un sistema democrático: «La democracia como forma de gobierno se caracteriza porque en ella el poder público reside en la totalidad da los ciudadanos».

Mientras la monarquía es el gobierno de uno solo, y la “aristocracia” el de una minoría que se considera integrada por los mejores, la democracia, en cambio, es el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo.

Esta anómala situación que padecemos nos está degradando poco a poco, nos atormenta día a día, nos está generando una incertidumbre y una inseguridad sistémica que nos ahoga, nos está llevando a la ruina económica y personal, ruina de valores como consecuencia del desamparo que genera la acción política que estos ilustres vende humos llevan a cabo bajo las directrices de los poderosos grupos financieros que, en resumidas cuentas son los que se llevan la mayor tajada, tajada que les permite a sus cabezas de serie seguir figurando en los rankings de millonarios mundiales, que les permite pertenecer a esos selectos clubs de elegidos que dirigen, manipulan y dominan a su antojo a una sociedad adormecida y atolondrada en todo el planeta tierra.

Es necesario, imprescindible ya, una contundente respuesta social, necesitamos una explicación convincente y clara sobre el tema y medidas inmediatas para combatir eficazmente la pandemia, a verdaderos profesionales con experiencia constatada en esta clase de situaciones y no ha charlatanes de mercadillo, que encima nos toman el pelo vergonzosamente.

Las explicaciones que nos trasmiten de lo que está pasando, de la gravedad o levedad del contagio, y que decir de la procedencia del mismo, es una vergüenza, cada vez son más contradictorias y confusas, se manipulan los datos y las cifras de contagios y fallecidos intentando ocultar el fracaso de los gestores y responsables políticos.

Y ya para colmo de despropósitos, ver y oír en radios, televisiones y prensa la cantidad de “expertos” locutores, periodistas, tertulianos que se pronuncian con una ligereza y un descaro alarmante y partidista sobre este tema. Por encima del interés general se ve descaradamente el interés particular.

El sistema está tocando fondo ya desde hace tiempo y se ha generado un caos que solo augura un terrible futuro para el bienestar de la sociedad.

Si no tomamos conciencia la situación futura nos va a deparar graves consecuencias de convivencia, de seguridad y la economía nos llevara a la ruina a la mayoría de los ciudadanos.

Puede parecer, seguramente, catastrofista este análisis, pero si hay dudas, echemos un vistazo a la prensa en general desde la primera página al final, oigamos los programas de radio y veamos los programas de TV, creo que veremos, dejando a un lado nuestros colores y aplicando la objetividad, la situación que nos pintan. Es curioso que hasta los diarios deportivos llenan sus páginas con noticias de todo tipo menos deportivas, es la situación que estamos viviendo y a la que nos hemos acostumbrado sin inmutarnos.

Repito, es necesaria una toma de conciencia por parte de la sociedad, una reacción lo suficientemente enérgica y contundente que haga reaccionar a las élites políticas y económicas de que hasta aquí hemos llegado y que ni una más. En nuestras manos esta, aquí mi queja y mi opinión, los de mi generación no hemos luchado para que nos lleven hasta donde nos están llevando, ¡¡¡REACCIONEMOS YA!!!


FOTO: El Dr. Pedro Cavadas en una foto de archivo

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.