Sánchez a las nueve menos cuarto

Sánchez a las nueve menos cuarto
José Luis Heras Celemín
José Luis Heras Celemín es autor del libro “El Caso Bankia y algo más… o menos” y Director de Comunicación de la Fundación Emprendedores.

Mientras aparecía la noticia de si el rey iba a proponer candidato a presidente de Gobierno, a Sánchez o a otro, había que buscar un titular para contarlo. ‘Zarzuela en la Zarzuela’, ‘Rinconete y cortadillo’, ‘Entre pícaros, picardías’. Pero, dichoso WhatsApp, pip-pip-pip y en el chat empezaron los comentarios. Tan explícitos que merecen publicarse como aparecieron, de seguido:

Foto oficial de la Casa Real (con Sánchez andando a 5 o 6 metros del Rey, que le espera). Creo que quieren decirnos algo. ¿Qué quieren decir? ¡Gran distancia nos separa! Además, ni más ni menos, hay 4 relojes en la sala que marcan el tiempo. ¡Otro detallito! La Agencia EFE ha publicado 3 fotos más; y hay una que, puestos a recelar, da que pensar: Por arte de birlibirloque, aparece una especie de pantalla entre el Rey y Sánchez. Es la marca de agua de EFE, yo digo la que ha publicado la Casa Real, que pudiendo elegir ha publicado la que los sitúa a mayor distancia. Pero en esa foto, precisamente en ésa, no hay marca. Porque es de la Casa Real. Es la única de todas las visitas de líderes en la que hay tanta distancia. A las 8,45 anuncian que Sánchez lo cuenta en Moncloa. Es para entrar a saco en TD2. Veréis como sale a y 55. Como si fuéramos nuevos. Propaganda. Emoticón con lloros en dos ojos.

Sánchez no apareció a las nueve menos cuarto en TVE. En su lugar, el cartel “Todo indica que el Rey habrá encargado a Sánchez ser candidato a la investidura”. Pasadas las 8,45, TVE corrige para justificar el retraso en la comparecencia de la Presidenta del Congreso, Meritxell Batet. Después sabríamos que el Rey habría encargado la investidura a Sánchez, aunque éste no tenga cerrado el Gobierno. Ni apoyos, dedujimos. Para crear ambiente y disfrazar la ‘colada’ del encargo, que RTVE en buena lid no debía saber pero anunciaba, se informa que Sánchez había advertido que sólo comparecería en RTVE si hubiera recibido el encargo de formar gobierno. A continuación, Servicios Informativos de RTVE y un telediario ‘ad hoc’: Algo sobre el Segundo grado a los presos del Procés. Incendio en Barcelona, con llamas y fuego, muchas llamas y mucho fuego. Greta personaje del Año… Y, a las 21,34, Batet.

Sánchez apareció a las 9,37, con 55 minutos de retraso. Con notas, resguardado de la prensa con solo dos preguntas permitidas (que denunció Daniel, el primero de los dos periodistas que pudieron preguntar); y anunciando lo que querían parecer (y puede que no fueran) decisiones en rol formal de candidato a presidir Gobierno: Conversar con todos los grupos políticos. Y, ¡ay, ay, ay!, llamar a todos los presidentes de las Comunidades Autónomas. Además: Soplamocos dialécticos a la derecha. Amor a la izquierda, que hace pocos días quitaba el sueño como extrema izquierda y, ahora, sólo izquierda, produce espejismos agradables.

Sánchez, trajeado, no dio para más. El chat sí. Comentarios. Precisos. En el centro de la diana.

Sánchez ha tardado 55 minutos más. Ha habido suerte, con él pueden ser 55 horas, días, o semanas. Incluso 55 meses. O 55 años. Es el de la Tesis. El de la Moción para convocar Elecciones que se queda a dormir en Moncloa lo que puede. Con llamadas de uno en uno, y entradas y salidas de comparsas. Horas de televisión. Y con grupo de presidentes autonómicos para esconder a Torra. Torra canta. Pero tienta y contenta ¿Y a ERC?

Tras la interrogación, la noche siguió. Tranquila. Fútbol en televisión. Real Madrid y Atlético de Madrid ganan.

Al poner a cargar el móvil, apareció el chat. Con él, Sánchez, la situación que crea, y un avance de futuro. Distinto a la desinformación que produce suspicacias. Era un mensaje solitario:

¡Sánchez a las nueve menos cuarto!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.