¿Quién decide qué?

¿Quién decide qué?
Carlos Miranda
Carlos Alonso Miranda y Elío, V conde de Casa Miranda, es un diplomático español Licenciado en Derecho, que fue Embajador de España en el Reino Unido desde julio de 2004 hasta 2008 y Embajador Representante Permanente de España en el Consejo de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) desde julio de 2008 hasta su cese en febrero del 2012.

Entro en mi bar favorito. SAM y Evaristo están con un ordenador.

—Hemos bajado un programa danés para saber a quién corresponde cada decisión en una coalición, me dice mi sobrino. Intentamos aplicarlo al Gobierno de Sánchez e Iglesias. No funciona bien.

Será solo para daneses, ironizo.

“Hay dos variantes”, dice SAM. “En una, se mezclan en todos los ministerios cada partido coaligado. En la otra, cada ministerio está adscrito a un solo partido. Es nuestro caso”.

—Iglesias le ha roto los esquemas al programador danés, afirma Evaristo. Primero, con un antiguo JEMAD como Jefe de Gabinete. Acabará metiéndose en el patio militar de Margarita Robles. Con la visita de Guaidó ya ha traspasado sus competencias, que no son internacionales, afirmando que solo es un opositor importante. Se mostró satisfecho de que no le recibiese Sánchez. Solo lo hizo la Ministra de Exteriores y fuera de su sede ministerial. Ya se sabe, en enero, rebajas.

Pues, preciso, Macron recibió a Guaidó. Zapatero apoya a Sánchez mientras que González subraya que España reconoció a Guaidó (gobernando Sánchez) como Presidente encargado de Venezuela. Hay un giro de 180 grados con Podemos co gobernando.

“¡División en el palco!”, exclama riéndose ANDREA, saliendo de la cocina con dos emparedados mixtos no pedidos pero deseados. ¡Magnífica inteligencia artificial la suya! “Me quedo con Gonzalez”, añade. “Ayer tuve que volver a mi ITV”, continua, “con un chip adicional de androida. ¡Increíble! La RAE acabará aceptando este palabro. “¡Hala!”, me dijeron, “Lista para cocinar”. ¡Lo que hay que aguantar!” …

La oposición reprocha a Ábalos por haberse entrevistado en Barajas con la Vicepresidenta de Maduro, señala Evaristo.

Tiene prohibido su acceso a la UE por violación de derechos humanos. ¿Qué hacía allí?

Viajó con el Ministro venezolano de Turismo (que iba a FITUR), responde Evaristo, en un avión ejecutivo, volando luego a Catar en avión comercial. Ábalos fue a Barajas en un coche particular, ofreciendo varias versiones de lo acontecido. Todo extraño y poco transparente. Sánchez alega que se evitó un incidente diplomático. Otros, que España violó las sanciones de la UE. Sabiendo el manifiesto de pasajeros, debían de haber desviado ese avión antes de que aterrizase en España.

“Huele a cortesía equilibradora”, interrumpe SAM. “Asimismo, a pésima comunicación y oposición hambrienta”.

Este programa danés tampoco sirve para las discrepancias internas en los partidos, se queja Evaristo. Feijoo (Galicia) y Alonso (País vasco) quieren un Casado moderado. El PP catalán rechaza a Álvarez de Toledo. Quieren un catalán. En Ciudadanos, vuelven a aflorar disidentes. Iglesias y la andaluza Rodríguez se llevan mal. Aunque hagan piña, los separatistas catalanes se odian, y más con Torra en el alero …

En el PSOE también suenan, señalo, modestas voces discrepantes como las de Lambán o García Page, Presidentes de Aragón y Castilla-La Mancha.

Ambos inquietos por el acercamiento de Sánchez a los indepes, afirma Evaristo.

García Page subraya que no debiera alterarse el Código Penal en beneficio de los encarcelaros del “procés” como precio a su apoyo, preciso.

El gobierno lo niega, pero puede parecerlo, responde Evaristo. En política las apariencias son fundamentales (incluso si engañan …). PSOE y Bildu dan la sensación de entendimientos que muchos consideran que no son ni éticos ni estéticos.

El “no voto” de los socialistas europeos a una comisión del Parlamento Europeo para venir a España para ver porque hay aún 327 asesinatos de ETA sin resolver no fue inteligente.

—No han sabido explicarlo, abunda Evaristo, abonando el terreno a quienes piensan que hay pactos inconfesables de Sánchez con Junqueras y Otegui.

“Demasiadas compañías peligrosas”, tercia ANDREA, “incluidos los amoríos del PP y Ciudadanos con Vox. Ya le dijo Valls a Rivera que no pactara con Abascal”. “En Europa sorprenden esos acuerdos”, añade SAM, “como extrañó que el PP no votara la censura europea a los populistas conservadores de Polonia y Hungría”. Anochece. Pago y nos vamos anonadados mientras ANDREA sonríe a Evaristo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.