Presupuestos o elecciones

La foto de la ignominia facilita el voto favorable de los presupuestos de Sánchez

0
45
Cumbre Barcelona

La bajada de pantalones fue completa. No hubo encuentro sino cumbre. No hubo foto a dos, sino a 6. No hubo sólo diálogo, sino “propuesta política con amplio apoyo”. No hubo respeto a la Constitución, sino simple seguridad jurídica. No hubo deslealtad, sino “conflicto catalán”. En definitiva, hubo todo aquello que los separatistas demandaban. Al menos es lo que argumentan los presos en huelga de hambre para abandonar su protesta.

Por supuesto, esta humillación nacional tiene un precio: el apoyo secesionista a los presupuestos de Sánchez. Está por ver que cumplan su palabra. Y está por ver si Sánchez se la cree.

Mientras tanto los CDRs -como un ejército- bloquean las carreteras de toda Cataluña, especialmente las vías de comunicación con Aragón, Valencia y Francia. Tanto les gusta el aislamiento que aspiran a un Brexit a la catalana: si, pero no. Lo llaman diálogo…

La estrategia de Sánchez pareciera suicida. Hasta Errejón se ha dado cuenta de que Cataluña es la clave y califica a Tora de “irresponsable” y a su discurso de la vía eslovena de “grave error”. En realidad, el ‘doctor Sánchez’ mantiene su estrategia de presupuestos o elecciones. Si consigue aprobar sus cuentas, argumentará que ha sido capaz de establecer un diálogo con los separatistas, de bajarles del monte, de integrarles en el proyecto común, etc.

Eso le permitiría aguantar un año más, agotar legislatura y ofrecer a los barones algo para poder ‘vender’ en la cita de mayo.

Si los CDRs no sólo cortan carreteras sino que protagonizan actos violentos, si hay heridos, si el Consejo de Ministros se tiene que suspender, si el presidente tiene que ser rescatado en helicóptero como Artur Mas, entonces argumentará que -aunque lo intentó- no fue posible el diálogo y que no queda más remedio que aplicar mano dura: suspender la autonomía de nuevo o echar mano de la Ley de Seguridad Nacional.

De nuevo, un regalo para que los barones tengan algo que ‘vender’ de cara a las elecciones de mayo. Y una excusa para adelantar elecciones con un pan bajo el brazo. Quizás en marzo o quizás el ‘superdomingo’ de mayo.

Esta parece ser la estrategia de Sánchez, incapaz de gobernar, inútil para gestionar infraestructuras o definir una estrategia en Hacienda, pero con habilidad política para sobrevivir a los suyos y aguantar a los ajenos. Un corcho.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.