Plaza de Colón, Vicepresidenta Carmen Calvo y una piraña en un bidet

Plaza de Colón, Vicepresidenta Carmen Calvo y una piraña en un bidet
José Luis Heras Celemín
José Luis Heras Celemín es autor del libro “El Caso Bankia y algo más… o menos” y Director de Comunicación de la Fundación Emprendedores.
Publicidad

En tertulia, comentábamos la manipulación subvencionada de una parte de la prensa sobre la manifestación en la Plaza de Colón, contra los indultos del Gobierno a los condenados por el golpe de Estado en Cataluña en otoño de 2017. A la vista, los titulares de periódicos: “No a los indultos” (El Mundo). “La derecha marcha contra los indultos, pero evita juntarse” (El País). “Una derecha dividida y menos movilizada clama contra los indultos” (La Vanguardia). “Clamor contra la entrega de Sánchez al independentismo (ABC).

Con el Presidente del Gobierno callado ante la manifestación contra los indultos en la Plaza de Colón, la atención estaba en las declaraciones de su Vicepresidenta Primera, Carmen Calvo. Es conocido que los vicepresidentes han de hacer, decir o insinuar lo que los presidentes no hacen, dicen o insinúan. Por lo visto, Calvo está en esa onda. Sus declaraciones, como suelen, a veces ligeras e irreflexivas y otras muy graves, en esta ocasión alarmaron. Leídas en Internet por un contertulio avispado, en principio consiguieron atención, después una afirmación rotunda:

—¡Con la prensa cerca, Carmen Calvo es más peligrosa que una piraña hambrienta en un bidet!

—Vuelve a leerlas. —pidió alguien.

Y se leyeron: “Los indultos están cerca y pido al PP que no se enfrente a Cataluña”. “La derecha no acaba de entender ni la historia de España ni los acontecimientos recientes”. “La foto de la manifestación de Colón es la foto de la impotencia”. Acusa, en Córdoba, al PP “de actuar contra Cataluña durante diez años “. Y la última, lo que declaró a La Vanguardia: “La única alternativa viable para Cataluña es normalizar las relaciones institucionales, parar la tremenda confrontación provocada por el independentismo y la derecha española, y estabilizar la situación”.

Son reales. Y están publicadas. Por eso hay que repasarlas. Y calibrar lo que ha dicho como Vicepresidenta del Gobierno de España. Sus declaraciones, sean propias o por sugestión, mandato o delegación del Presidente del Gobierno, por estúpidas, falta de rigor y necias, hay que, primero, definirlas, para después rechazarlas y conducirlas, con su autora al lugar que merecen: La atención de los Órganos del Estado encargados de contrastar comportamientos con la Ley.

Para definirlas, repasemos lo dicho por Calvo: “confrontación provocada por el independentismo y la derecha española”. No sabe, o no quiere entender que lo que ella ve en Cataluña y nos quiere imponer no es una confrontación de nadie contra nadie. Es la violación penada de unos delincuentes que dieron un Golpe de Estado que la Justicia española ha juzgado y condenado. Apelar a una confrontación, a la confrontación que define (independentismo contra derecha), es un sinsentido absurdo del que puede que (seamos benévolos con suposiciones casi ilógicas), intente sacar provecho. Por eso, y por estúpidas, hay que rechazarlas. Una vez hecho, para no entrar en una discusión que es irracional e inadmisible, y evitar que la sociedad pierda el tiempo y el respeto que pueda tener, aún, por la insensatez de según qué tipo de políticos, parece necesario encauzar el asunto a la única opción lógica: Poner a Carmen Calvo, por lo que dice y hace, frente a la Ley.

Si no se hace y se tolera su posición, como Vicepresidenta del Gobierno de España o fuera de él, nuestro sistema de convivencia y la sociedad que formamos (España no, porque está por encima de estos avatares) pueden estar en un aprieto absurdo: En una situación pareja a la del incauto o incauta que somete sus partes pudendas al alcance de una piraña hambrienta en un bidet.

1 Comentario

  1. Clarísimamente un paseo por la cuerda floja de lo ilegal para implantar una agenda dirigida desde fuera de España a la cual Sánchez se ofreció como peón de brega.
    ¿Quiénes?
    Muy sencillo: El Imperio Masónico, sus cooperantes y sus vasallos comenzando por el Virreinato de la UE.
    Los que aconsejaron a Rajoy no cumplir su programa y los que ya han aconsejado a Casado.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.