Pinzas y deditos

0
14
Pinzas y deditos
José Luis Heras Celemín
José Luis Heras Celemín es autor del libro “El Caso Bankia y algo más… o menos” y Director de Comunicación de la Fundación Emprendedores.

La sesión nº 151 del Pleno del Congreso de los Diputados no fue de rutina. Había solicitadas dos comparecencias del Presidente del Gobierno: Del mismo Presidente, para informar sobre el último Consejo Europeo (CE). Y de los Grupos Parlamentarios Confederal Unidos Podemos y ERC, pidiendo explicación sobre exportación de armas a Arabia Saudí. Después seguían las preguntas de la Sesión de Control. Pero aparecieron pinzas (dos) presionadas por deditos.

El Presidente, advertido el tándem Podemos-ERC, que solicitaba explicaciones sobre ventas de armamento a Arabia Saudí, decidió unir comparecencias y contestar a la vez para conseguir dos efectos: Mezclar temas, abriendo la posibilidad de cargar tintas en el Consejo Europeo (CE) y disminuir dificultades para tratar la exportación de armas. Y reducir protagonismo a la Oposición.

Con ello, la pinza Podemos-ERC, obligada a mezclar CE con armas, debía mostrar intenciones frente a un Gobierno necesitado de apoyos para la aprobación de los PGE de 2019. Es la pinza que mantiene al Gobierno, expuesto al oreo que convenga.

PUBLICIDAD

A lo largo de la Sesión se vio que los deditos que la manejaban, de Pablo Iglesias y Tardá, tenían buen cuidado de atender al CE hasta aburrir; y sólo mostrar postura, sin gresca, en el tema armamentístico. Aunque la exportación de armas y su destino son temas sensibles, Podemos y ERC, optaron por la mesura: Frases grandilocuentes y duras respecto al uso de armas y perjudicados, y trato delicado al Gobierno. La ocasión era propicia para buscar titulares y la aprovecharon buscando contra quien arremeter. Lo encontraron en el pasado gobierno, de Rajoy, y en la figura del rey.

Pero la pinza Podemos-ERC no dependía sólo de quienes la formaron. También había otros. Catalanes y Vascos, que también usan deditos. Los catalanes, como se esperaba. Los vascos, del PNV, lo tenían más difícil. Pero Aitor Esteban es un orador aceptable y compuso una figura de personaje buscando coherencia en el PNV para compatibilizar su actuación con: Necesidades temporales. Relaciones con PP y PSOE. Moción de censura. PGE de 2019. Y un futuro pendiente de negociación y trueque. Aunque lo intentó, Esteban no convenció. El asunto era tan importante que hasta Ortuzar, presidente del Euzkadi Buru Batzar del PNV y máxima autoridad vasca, estaba en Madrid. Para afianzar postura con corbata y traje ante la prensa; y para pisar acera con el propio Esteban, ambos sin corbata con camisa y vaqueros al caer la tarde Carrera de San Jerónimo abajo.

La otra pinza fue, como se esperaba, la formada por PP y C’s. Con Casado y Rivera prestando dedos. No para tender al Gobierno al aire, sino para oprimirlo con razones; y las sinrazones del propio Gobierno, húmedo con escándalos, descolorido por las particularidades de sus ministros y encogido si al Presidente se le tortura enfrentándolo consigo mismo.

El Presidente intentaba contar un Consejo de Europa importante, pero parecía importar poco: ‘Consejo brexit’,’ Cumbre del euro’, ‘endogamia del debate político en España, del que todos somos rehenes. Mientras el brexit se acerca, mientras somos testigos de las enormes implicaciones en derechos de ciudadanía, industria, pesca, trabajo, cooperación policial, judicial —en definitiva, seguridad—, turismo, transporte, reconocimiento de títulos universitarios; mientras todo esto sucede, la política española permanece ajena, encapsulada en un debate circular’.

“Pedro necesita a Heidi”, Bromeó alguien en la Tribuna de Prensa. “Y al abuelo del Valle de los Caídos”, le contestaron.

Acabó el presidente dejando como temas de debate el CE y la venta de armas. Pero, aunque Iglesias los siguiera y suavizara escoceduras, éstas surgieron como pinza, orillando los temas de la comparecencia y aprisionando.

Primero con Casado: Trampantojo de comparecencia de control. Qué le está pasando a su Gobierno; lleva dos ministros dimitidos…, dos están incumpliendo su propio baremo de exigencia de responsabilidades a los políticos a la hora de ocultar patrimonio, tener sociedades instrumentales patrimoniales para inmuebles…, otro que ha tenido información privilegiada a la hora de mover valores en la compañía en la que estaba… Una ministra de Justicia que participó de encuentros con una estructura de cloaca policial en la que supo de delitos y no fue a denunciarlos…, fue partícipe de esos éxitos seguros de redes de prostitución para chantajear a empresarios, a políticos y a periodistas. Ese Gobierno tan bonito que usted usa de escudos humanos para no dar explicaciones o para no asumir responsabilidades, se le cae a trozos. Podía haber venido a la Cámara también a dar cuentas de su tesis doctoral. «Usted está ahí sentado en el banco azul gracias a los votos de los partidos independentistas. ¿Pero cómo viene aquí a hablar del brexit cuando usted es el aliado de los que quieren romper España? ¿Cómo tiene este Gobierno la desfachatez de venir aquí a hacer una reflexión sobre los británicos cuando están siendo rehenes de los partidos golpistas? Es más, cuando están mandando a emisarios a la cárcel a negociar el presupuesto, que es la ley más importante de esta Cámara… ¿Usted no se da cuenta de que es partícipe y responsable de un golpe de Estado que se está perpetrando ahora mismo en España?…, ¿Usted no tiene la decencia de decir aquí, por lo menos de reconocerlo: oiga, mire, no, no hablo del brexit; hablo de que mi proyecto de investidura, el que está negociando mi vicepresidente Iglesias, es precisamente que Cataluña sea independiente?». Su vicepresidente económico, el señor Iglesias… engaña hasta a la persona con la que firma los pactos. ¿Ha hablado usted (En Europa) de que está negociando las cuentas públicas con presos golpistas…, que está puenteando o dando indicaciones a los medios de comunicación…, sobre lo que tienen que hacer los jueces, sobre lo que le parece bien? ¿Qué recibe también instrucciones de lo que tiene que hacer la fiscalía? ¿Qué le están directamente chantajeando —como hizo Esquerra Republicana anteayer— diciendo que no va a haber presupuestos si la fiscalía no se aviene a lo que le estamos pidiendo, que es exactamente que retiren las acusaciones? ¿Está usted explicando exactamente por qué España tiene que sufrir esa humillación de que los presos golpistas y los partidos independentistas decidan las cuentas públicas, el futuro de nuestros hijos, solo porque usted quiere permanecer una semana más en La Moncloa?

Después con Rivera: Van ustedes como pollo sin cabeza: la señora Robles dice una cosa y usted dice otra. Decía Juncker que el veneno de Europa es el nacionalismo…, pero en vez de hacerle caso le hace caso a Iglesias. Para estar un cuarto de hora más en La Moncloa es capaz de aliarse con los enemigos de Europa, con los que quieren liquidar a Europa. Sé que no va a rectificar porque usted por ser presidente a cualquier precio es capaz de cualquier cosa… el futuro de España no pasa por el sanchismo, que es esa corriente de opinión que es, básicamente, no tener ninguna idea pero pactar con aquellos que le dan a usted el poder. Creo que el sanchismo es un paréntesis negativo en la historia de España y hay que volver al constitucionalismo. ¿Qué credibilidad tiene España y en qué lugar deja usted a España cuando en veinticuatro horas se rectifica usted mismo? España no puede estar en manos de los que quieren salir del euro, como el señor Iglesias; no puede estar en manos de los que dicen que hay que destruir Europa, como los señores de Convergència o de Esquerra. Tiene que estar en manos de los que creemos en Europa.

Hubo algo más: La postura ofendida del Presidente acusado de golpista, pidiendo que se retirara la ofensa. La no retirada. Un error de Casado, confundiendo a Gabriel Cisneros y Javier Rupérez en un secuestro. Más declaraciones. Y una joyita oratoria de la diputada Oramas.

Con el PSOE en minoría y los PGE 2019 pendientes, el Gobierno está entre pinzas: Podemos-ERC, que lo mantiene Y PP-C’s, que acechan. En consecuencia, la estabilidad del Gobierno depende de las pinzas, de los deditos que pinzan, y de la voluntad de pinzar. También, de la presión del pinzamiento y de lo que aguante Pedro Sánchez.

PUBLICIDAD

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.