Pasos arriesgados

Inés Arrimadas y Albert Rivera
Carlos Miranda
Carlos Alonso Miranda y Elío, V conde de Casa Miranda, es un diplomático español Licenciado en Derecho, que fue Embajador de España en el Reino Unido desde julio de 2004 hasta 2008 y Embajador Representante Permanente de España en el Consejo de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) desde julio de 2008 hasta su cese en febrero del 2012.

Estamos, mi sobrino Evaristo y yo, en mi bar favorito, al abrigo de las inclemencias invernales. Los androides SAM y ANDREA, que lo regentan, nos han servido espontáneamente a media mañana chocolate caliente con churros.

—Igual tendremos un gobierno del PSOE y Podemos, dice Evaristo, con la losa indepe de ERC en la recámara y una España plurinacional como quiere Iceta (sin que se sepa bien lo que es eso). Un aparente efecto positivo es un camino de Damasco para Iglesias: la Constitución es válida; ya no habla del “Régimen del 78”; no critica ni la UE ni la OTAN; Junqueras y compañía son de nuevo políticos prisioneros (y no al revés); Puigdemont, fugado y no exiliado; y adorará al becerro del Euro a las órdenes de Calviño, algo necesario para garantizar la estabilidad económica y el respaldo de Bruselas.

La ventaja de los conversos es su ortodoxia, pero no son siempre sinceros. Quizás, afirmo provocándole, fuese oportuno algún ministro de ERC para implicarles en la gobernación de España, pero no se atreverán ni Sánchez, que carece de visión estratégica, ni Junqueras, porque conduce mirando el retrovisor por si Puigdemont le adelanta. Por ahora, continúo, las cesiones parecen de Sánchez: el conflicto en la sociedad catalana ha pasado a ser político y la fiscalía reduce sus exigencias respecto de unos CDR acusados de terrorismo. ¿Hay más concesiones? ¿Cede en algo ERC?

ANDREA trae más churros y rellena solo la taza de Evaristo sabedora de que no quiero más chocolate.

Si no hay acuerdo PSOE-Podemos-ERC, señalo, el PP tendrá que involucrarse seriamente en lugar de apuntarse al “cuanto peor, mejor”, y con más motivo si el jueves próximo el Tribunal de Justicia de la Unión Europea respalda la inmunidad de Puigdemont y Junqueras como parlamentarios europeos.

En 2016 el PSOE dejó que gobernara Mariano Rajoy, rememora Evaristo. Además, lo de Cataluña no puede resolverse sin que estén involucrados tanto el PSOE como el PP, que tendrá que ignorar a Vox cuando resopla en su cogote. El PSOE deberá expresarse y actuar con firmeza. Ambos, con mano de hierro en guante de terciopelo.

“A Ciudadanos los metería yo en un congelador por bobos” tercia inesperadamente ANDREA mientras pasa camino de otra mesa.

Sin duda, comento, era más fácil para los socialistas pactar con C’s que con el PP. Pero, Rivera fue de espejismo en espejismo. Hace seis meses C’s podía ser influyente y ahora, nada.

Ha sido una gran decepción, confiesa Evaristo, y eso que Sánchez no supo cultivarle para tenerle dispuesto a su derecha, empeorando la tensión al presentar una moción de censura sin ponerse de acuerdo con él que, engañado por su inconmensurable ambición, se sintió adelantado por el arcén. Con una visión estratégica, Sánchez hubiera sido más prudente, pero, le obsesionan el regate corto y un “gobierno de izquierdas” a cualquier precio.

No sé, señalo, si Arrimadas, antes siempre boquiabierta ante Rivera, entiende mejor el rol de bisagra de C´s.

Es positivo, defiende mi sobrino, que ofrezca sus votos a cambio de que Sánchez se olvide de Iglesias, condicionándolo a una abstención de Casado, aunque eso no tenga mucho recorrido. Es, un cambio de rumbo reconociendo, tácitamente, el error de haberse negado a pactar con PSOE tras las elecciones de abril.

Rivera asumió el mal resultado de noviembre, admito, pero sin reconocer la causa del palo. Es positivo que Arrimadas cuente con Garicano, moderado, pero debiera recuperar a los que se fueron por culpa de Rivera.

En cuanto al PP, los “nuevos papeles de Bárcenas”, añade Evaristo, subrayan sus trampas electorales en beneficio de Esperanza Aguirre que dice no saber nada.

ANDREA y SAM empiezan a poner manteles en las mesas al acercarse la hora del almuerzo y se preguntan si no sería mejor tener al frente del PP a Núñez Feijoo, más flexible que Casado. Asombrados por la inteligencia artificial de estos robots, nos encojemos de hombros y nos vamos sin contestar…

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.