Juan Carlos I, con interrogantes

Juan Carlos I, con interrogantes
José Luis Heras Celemín
José Luis Heras Celemín es autor del libro “El Caso Bankia y algo más… o menos” y Director de Comunicación de la Fundación Emprendedores.

Aunque abundan los análisis sobre la figura de Juan Carlos I como rey de España, es difícil encontrarlos sin los intereses que han surgido en torno a su condición real. Por eso es oportuno entrar en lo que representa sin los estereotipos que se han creado sobre él. Por afán de justicia. Y por un interés nacional que no se reduce a la jefatura del Estado y La Corona, sino a algo más: lo que representa para la historia y el futuro de España Juan Carlos de Borbón y Borbón-Dos Sicilias al margen de las noticias sobre sus obligaciones fiscales, fortuna o amistades.

El rey Juan Carlos I, apartado de la Jefatura del Estado y de los oropeles del poder, está solo. Es cierto que la soledad es una característica real. El rey, emérito o no, está solo como todo el que asume la obligación, pasada, presente o futura de usar la autoridad. En la milicia, hay unos axiomas que tienen su origen y fundamento en el uso del mando cuando hay conflictos, pero también son aplicables en épocas de paz: la autoridad termina en punta, se ejerce siempre y ni se esconde ni disimula. Pero la soledad del rey Juan Carlos I no es consecuencia de la autoridad ejercida o abdicada, es propia y característica de su circunstancia vital. Él ha estado solo siempre. Primero como el proyecto de futuro a largo plazo que le tocó asumir, siendo muy joven, niño o adolescente, propuesto por los que tenían la posibilidad de hacerlo: Franco y su padre. Más adelante, como aspiración continuista de la sociedad que salía de la dictadura-dictablanda, y que, entiendo su situación y figura, le dejó sin otra compañía que los profesores y preceptores que le pusieron atentos a su cometido histórico, sólo suavizado por el trato de los amigos y compañeros de ocasión. Después, en el declive de Franco y antes de la renuncia de su padre, preparando la restauración de La Corona y buscando apoyos para hacerlo. Hasta su llegada a una Jefatura del Estado en la que, capeando los problemas que surgieron, tuvo que embridar el régimen que agonizaba para dar paso a la Monarquía Parlamentaria que definió la Constitución de 1978.

Como consecuencia, sus años de reinado; y una Jefatura del Estado con proyectos, tensiones, dificultades y aciertos.

En esas circunstancias, estuvo solo. A pesar de su soledad y la edad en que tuvo que hacer frente a cada uno de los episodios que se sucedieron, él supo y pudo hacer lo que hizo: casi 40 años de reinado y Jefatura del Estado. Harakiri de las Cortes Franquistas. Uso de los restos del Movimiento Nacional. Legalización del PC. Capitán General de un ejército leal. Golpe de Estado 23-F. Transición ordenada, de la Ley a la Ley. Incorporación de toda la izquierda, revolucionaria, montaraz o pisaverde. Constitución-78. Habilitación del PSOE. Y participación de todos para asentar la Monarquía Parlamentaria actual. Una monarquía que, por sabiduría o instinto, ha ido llevando con Gobiernos varios: Arias Navarro, Suárez, Calvo-Sotelo, Felipe González, Aznar, Rodríguez Zapatero, Rajoy y Pedro Sánchez.

A estas alturas, visto lo visto, vivido lo vivido y soportando lo soportado (por él), sería estúpido e ingenuo suponer que Juan Carlos I es el remedo de mentecato que ahora, con los medios de información en manos del Gobierno, pudieran presentarnos. Por el contrario, hay que suponer lo opuesto con las previsiones y decisiones que sean oportunas: diseño para la continuación de La Corona en manos de su hijo y descendientes. Continuidad de España en la UE con el respeto y consideración que él aumentó. Refuerzo de presencia española en Hispanoamérica. Y, también, faena de aliño con pases de trasteo, capotazos y algún mantazo para lidiar al gobierno Picapiedra, Pedro y Pablo, con distracciones, respeto al respetable y proyectos de futuro.

El rey está solo, pero con proyectos de futuro parece que previstos. Para España, lógicos dada su trayectoria. Para su familia, unida a La Corona. Y para él mismo. Mientras tanto, la actualidad oficial y oficiosa informa sobre las naderías del momento, que distraen e interesan a quiénes las propagan, difunden y alimentan: ¿por qué se fue?, ¿con quién?, ¿por cuenta de quién?, ¿qué va a hacer allí?, ¿cuándo va a volver?

No obstante, con un punto de ingenuidad y mala leche, aparecen otros interrogantes que, aunque pudieran quedarse en el tintero, acaso deban no ocultarse: ¿qué conocimientos y documentos tiene Juan Carlos I sobre lo que ha pasado ante él?, ¿qué utilidad y beneficio puede suponerle?, ¿a quién beneficia o perjudica que los tenga?, ¿cómo va a influir en quiénes estén afectados: políticos y empresarios nacionales y extranjeros? Y el definitivo: ¿Juan Carlos de Borbón y Borbón-Dos Sicilias, a pesar de su edad y situación, tiene en sus manos el poder que tuvo antes de abdicar?

Mientras surgen contestaciones, por lo que puede aparecer y afectarles, algunos se ocupan de menudencias: obligaciones fiscales, fortuna o amistades.

No estaría de más estar al tanto.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.