Habrá investidura antes de Tokio 2020

Por
— P U B L I C I D A D —

“No me atrevo a decir si para los JJOO de Tokio 2020 habrá gobierno». Así de sarcástico respondió el presidente del Gobierno en funciones Mariano Rajoy entre risas, a la pregunta que le lanzaron en el programa El Partidazo de Cope sobre si habrá o no gobierno próximamente. Así de ocurrente estuvo el líder popular, queriendo hacer una gracia de las suyas que tanto hacen reír a los pelotas oficiales y bufones que le rodean por igual, tanto en Moncloa como en Génova. En la tertulia radiofónica estaban presentes también, Pau Gasol, el piragüista Saúl Craviotto, la jugadora de bádminton Carolina Marín y la saltadora de altura Ruth Beitia de cuyo triunfo sacó pecho (es un decir, claro) Cristina Cifuentes pues ya se sabe que la saltadora es militante del PP y la Cifuentes, no pierde la ocasión de tirar para casa cuando hace falta.

Aquello de comparar los valores del atletismo, haciéndolos equiparables a los del propio PP que hizo la medallista de oro olímpico meses atrás y vuelto a poner de actualidad por Cifuentes, provocaron un sinfín de comentarios revolucionado las redes sociales escandalizadas por hacer este paralelismo, lo cual provocó mediante el hashtag #olimpiadaspeperas que se llenasen los móviles de miles de tuitteros con ganas de dar caña, cuyos comentarios y memes dieron color a un domingo insulso de agosto. Tal fue así, que se acabo incluyendo entre los deportes “olímpicos” que representa el PP, la corrupción sincronizada, las carreras de relevos con el sobre como posta, o el lanzamiento de disco duro, todo muy en la línea de la actualidad popular, dicho sea de paso.

Ese gesto de la Presidenta de la Comunidad de Madrid, es equiparable a lo que hace unas fechas hizo la televisión autonómica catalana TV3 que pagan todos los allí residentes, sean o no independentistas, apropiando para Cataluña los éxitos de deportistas españoles nacidos en aquellas tierras, como si Puigdemon o Cifuentes hubieran izado la estelada o la bandera de las gaviotas y hubiesen puesto Els Segadors o el himno del PP, ese que hace saltar las lagrimas a Rafael Hernando cada vez que lo escucha en un mitin. Fue la propia Soraya Sáenz de Santamaría quien en 2012 decía que «el deporte es algo para disfrutar y no para hacer de él objeto de otro tipo de reivindicaciones». La hemeroteca a veces es cruel con los políticos…

La verdad es que esto de los dirigentes del PP es digno de estudiar en el manual del perfecto indocumentado deportista. En un alarde de supuesta españolidad y conocimiento deportivo, dos de las jóvenes promesas del aparato de Génova, se lucieron a la hora de felicitar a los atletas españoles por sus épicos éxitos. Andrea Levy, Vicesecretaria de Estudios y Programas del PP, esa que se parece a Inés Arrimadas pero con apellido de vaqueros, en un tono cordial acompañado de amplia sonrisa, felicitó a su “compañera de partido” Ruth Beitia por la medalla de oro en “salto con pértiga”… Más vale estar calladita sin felicitar a nadie, cuando no sabes en que especialidad atlética interviene la laureada saltadora de altura, que no utiliza la pértiga más que en carnavales cuando se disfraza de Yelena Isimbayeva la supercampeona mundial rusa.

También el joven cachorro Pablo Casado dio a conocer el perfecto dominio que tiene de los componentes de la selección española de baloncesto a los que felicitó por el bronce olímpico, acompañando en su cuenta de twitter una foto del equipo español que compitió en ¡Pekín 2008!, en lugar de la de Rio 2016, como hubiera sido lógico. Queda claro que el postureo y las ganas de hacerse pasar por fans del deporte, cuando confunden los aros olímpicos con el logo de Audi, les ha hecho caer en el más absoluto de los ridículos de forma gratuita y sin que nadie se lo pidiera. Deben pensar que si Narcis Serra fue Ministro de Defensa con Felipe González sin haber hecho la mili, ellos pueden ocupar la cartera de educación y deportes sin haber leído el Marca jamás en su vida. Cosas de mi querida España, esa España mía, de esa España nuestra… lalala.

Pero volviendo a lo de la investidura y los pactos previos, Partido Popular y Ciudadanos se reúnen uno y otro día para acordar las condiciones para que Albert Rivera y los suyos, apoyen la investidura de Rajoy, el próximo 30 de agosto. Como ya dijimos en un anterior artículo, las seis condiciones “irrenunciables” de Ciudadanos para apoyar a Rajoy, ya se empiezan a resquebrajar, Entre los gestos para lograr no molestar excesivamente a Rajoy, Ciudadanos retiró a petición del PP el nombre de Luis Bárcenas de sus «condiciones innegociables» y a partir de allí, esto se va quedando en un acuerdo de máximos y no de mínimos.

En el llamado Pacto Anticorrupción firmado por PP y Ciudadanos, los de naranja han bajado también sus exigencias. El portavoz de Ciudadanos en el parlamento asturiano, Nicanor García, ha confirmado que la exigencia de la dimisión de los cargos imputados por corrupción solo afecta a los representantes «a nivel estatal pues pedir renuncias en ayuntamientos y parlamentos autonómicos sería una pequeña revolución». Está claro, para C`s se puede ser corrupto en el ámbito local y autonómico sin que esto afecte la regeneración democrática que tanto pregonan. Para mí que alguien no se sabe la lección sobre los principios éticos exigibles a los cargos públicos. Según vayan pasando los días y se acerque el 30 de agosto, se irán viendo más concesiones del partido de Rivera, pues eso de los matices, da para mucho.

Mientras, en la izquierda o lo que quede de ella, no se oye ni el silbido de Errejón, ni el canturreo de Antonio Hernando, mientras dejan a la derecha que los tache de insolidarios y antiespañoles solo porque no están dispuestos a votar a San Mariano Patrón de España y caudillo de las urnas. Me gustaría remontarme por un momento a lo que ocurría justo hace un año con partidos emergentes, ilusiones de cambio y sensaciones de haber puesto fin a unos años de penurias e injusticias, pero entre unos y otros han hecho que a día de hoy la política esté más degradada e indolente que nunca. Menos mal que siempre nos quedará Rafa Nadal y Pau Gasol, para enorgullecernos de ser españoles.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.