Gota fría electoral

Gota fría electoral

La gota fría es el resultado del choque de un are frío polar con el aire caliente del Mediterráneo. El resultado son las lluvias torrenciales que se llevan por delante coches, chiringuitos playeros y desgraciadamente alguna vida.

La política no es ajena a la meteorología. La frialdad de Sánchez y el calentón de Iglesias presagia una gota fría para la izquierda, por mucho que Tezanos se empeñe en vestir a Sánchez de Felipe González. No da la talla.

Probablemente el cálculo del ‘doctor Sánchez’ es que unas nuevas elecciones dejarían a Podemos para el arrastre. No sólo acentuaría las divisiones internas de los ‘morados’ sino que haría aparecer a un nuevo rival, el antes de ayer amigo íntimo, Iñigo Errejón. La combinación no sólo ofrecería un mayor margen y autoridad en la siguiente ronda negociadora sino mayores garantías dentro de los infinitos cuatro años.

Por eso Iglesias rebaja ahora sus exigencias y se ofrece de melón, ‘a cata y prueba’. El ‘doctor Sánchez’ rechaza la oferta en 10 minutos “porque no se dan las condiciones”. ¿Las que sí había hace dos meses? Ahora sólo le queda al ‘Coletas’ humillarse todavía más y aceptar pulpo como animal de compañía. O bien, apelar a la dignidad para salvar los muebles en la próxima consulta electoral. El culebrón de los ‘Picapiedra’ -¿o eran Pimpinela?- cada día más intenso….

En el PP tampoco están la situación tranquila. Feijóo, ese verso suelto, propone ahora una “gran coalición”. Eso sí, pide que sea Sánchez quien dé el primer paso y la pida ante la desconfianza de Podemos. ¿Había que esperar al último minuto para evidenciar que el PP y el PSOE no están tan distantes?

Muchos en la dirección de Génova -incluido Casado- apuestan por una abstención en caso de repetir elecciones. ¿No podían haberlo planteado en julio exigiendo no al referéndum catalán y ortodoxia financiera?

Menos mal que Dragui -una vez más- sale al rescate con un nuevo ‘manguerazo’ monetario para salvar los muebles de la economía. El presidente del BCE salvó a Rajoy con sus palabras mágicas: “hare lo que tenga que hacer”. Este jueves, lo volvió a repetir: “los tipos bajos se van a prolongar”. Dinero barato para intentar reanimar al enfermo. La fiebre remitirá. Pero, ¿no será mejor recetar un poco de deporte?

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.