Fin de ciclo: ¿alternativa o alternancia?

Sánchez confía en ‘resucitar’ pero su resiliencia no parece infinita

Por
— P U B L I C I D A D —

‘Time over’. La legislatura parece agotada. Aunque el CIS de Tezanos insista en retorcer la realidad. El callejón del gato ya no convence. Por eso su credibilidad tiende a cero. Cada oleada se parece más al club de la comedia que a un instituto socilógico. Por eso sus profesionales huyen. No quieren que nadie les confunda en el futuro con esa máquina de propaganda chusquera.

Su alianza con ERC tampoco da más de si. Rufián le exige “sudar” su apoyo a los presupuestos. Ya no quieren ‘tajada’ como el PNV. O no solo. El precio es cada vez más caro. Quieren tajada y soberanía. Así que no están satisfechos con que Cataluña duplique la inversión pública a Madrid sino que además aspiran a que se modique el delito de sedición   para garantizar su impunidad en la segunda vuelta…

Lo mismo pasa con el nacionalismo vasco. Frente a la ‘tajada’ del PNV, la ‘tajada’ de Bildu a la que se suma la indign a y vergonzante política penitenciaria que acerca presos al País Vasco para que la administración regional les deje libres por mor de un tercer grado y de unas competencias que administran con absoluta deslealtad.ç

¿Y Sánchez? A Sobrevivir. Lo llama ‘resiliencia’, pero en realidad no es más que narcisismo. Cada día que pasa sigue siendo presidente del gobierno. Es verdad que no gobierna, pero es el inquilino de la Moncloa. ¿Y quién gobierna? Quien m,ás presiona en este equilibrio inestable. A saber: a veces Podemos, a veces ERC, a veces Bildu, de vez en vez la Comisión Europea y alguna vez, los mercados…

¿Y qué cabe esperar? Más agonía durante los próximos 15 meses. Aguantar, decaer, resistir, decrecer, más propaganda, más crisis, más inversión publicitaria, más inflación, más inestabilidad, más crisis. Por eso la estrategia de Feijóo es no hacer nada. Esperar que la fruta caiga del árbol. Esperar el cadáver de su enemigo esperandoo en la puerta de casa.

¿Y cuándo llegue a la Moncloa? Es duda. ¿Dedicará sus esfuerzos a administrar el sanchismo con más eficacia o tiene un proyecto propio? Es verdad que en cuestiones de gestión Feijóo es infinitamente más serio. Pero España necesita más. Necesita una terapia de choque que nos sacuda del letargo de los últimos tiempos, una terapia que nos permita recuperar soberanía frente al globalismo.

Y eso significa pelear por una soberanía energética que nos garantice independencia y competitividad. Y también una diplomacia que nos reclloque en nuestro sitio de potencia media con cierta influencia en la comunidad hispanoamericana. Ese es el reto. ¿Querrá asumirlo Feijóo?


El anzuelo del pescador

  • El PSOE acepta pulpo. Tras el revuelo de Podemos decide no enmendar la Ley Trans. No es que le importe ni a uno ni a otro, es que Sánchez no quiere romper con Podemos ahora. O al menos no por esto…
  • Bruselas nos envía auditores. La pésima gestión de los fondos europeos obligó a la Comisión a enviarnos auditores para vigilar la gestión y destino de dichos fondos. Quizás por eso se ha producido el relevo de su máximo responsable esta misma semana..
  • Boris Johnson. Liz Truss será recordada como ‘la breve’. Apenas ha aguabntado 45 días en Downing Street. ¿Y ahora qué? Ocurre que parece que Boris Johnson es quien mejor garantiza la estabilidad conservadora tras su destitución. Cosas de la política…

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.