Exhumación: abuso de poder

El cuerpo de Francisco Franco no sólo ha sido exhumado, sino que también ha sido secuestrado

La exhumación de Franco es el paradigma del abuso de poder. Primero, la utilización de un decreto para algo que tras 44 años es evidente que no es de urgente necesidad. Después, por negar la inhumación en el lugar elegido por la familia, negando el derecho fundamental de enterrar a tu familiar donde te parezca oportuno.

Y siguiendo por las formas, ‘made in doctor Profanator’. ¿Por qué sólo se permitió el acceso a dos nietos y no a toda la familia?, ¿por qué se prohibió envolver el cuerpo con la bandera con la que fue enterrado? Por cierto, la bandera con el Águila de San Juan fue la utilizada en el primer texto de la Constitución. No es -pues- preconstitucional, simplemente el escudo fue cambiado.

La planificación brilló por su ausencia. Una hora de radiales y mazazos en una basílica con un eco ensordecedor. ¿Quién preparó los detalles técnicos? Después, la obsesión por abrir la caja. Nuevo enfrentamiento con la familia. ¿A cuento de qué?, ¿es que no se fían de que Franco estuviera efectivamente dentro?, ¿le harían también un análisis médico por su estuviera vivo?

Posteriormente el incumplimiento de la ley de honores. Incumplimiento que llevó incluso a los militares del Puma que le transportaba a no cruzarse con el féretro para no verse obligados a saludarle. Estos detalles si que fueron planificados…

El trayecto de la familia Franco del Valle al Pardo se hizo por caminos terciarios para evitar problemas en la Nacional VI. ¿Tanto miedo tienen a la familia Franco como para esconderles por caminos forestales?

Para seguir, la pretensión de requisarles los móviles en el Pardo por si estuvieran grabando la inhumación. “Trato vejatorio”, se queja la familia. “Nos tratan como delincuentes”. La puntilla de todo fue el encierro del abuelo. El panteón será custodiado por el Estado y la familia tendrá que pedir permiso para ir a visitarlo. O sea, todo un secuestro. Por eso no querían que su abuelo fuera enterrado en una tumba propiedad del Estado. La tentación de la desviación de poder existe. Vaya si existe…

Y todo ello con espectáculo en directo a pesar de haber prometido una “ceremonia íntima y familiar”. Aunque la Junta Electoral advierta a Sánchez que no puede usar a Franco como argumento electoral, él no se resiste: “es una victoria de la democracia y es un gobierno del PSOE quien o ha materializado”.

Es el paradigma de la mediocridad y el abuso de poder. Todo vale con tal de salir en la foto de la supuesta dignidad. Porque a todo esto: ¿por qué su tumba en el Valle de los Caídos era indigna y la del Pardo es aceptable?

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.