Europa invierte “rematadamente mal” en Seguridad y Defensa

Desayuno TEDAE con Josep Borrell
Pedro González
Periodista, experto en Política Internacional. Fue director de Redacción de Euronews y fundador del Canal 24 Horas de TVE.

En el mundo occidental los adversarios de los que más se desconfía son China y Rusia. También se les teme, y en la práctica totalidad de los análisis prospectivos se les vaticina como desencadenantes de los grandes choques bélicos que puedan producirse en un próximo futuro. Ni China ni Rusia invierten de lejos el 1,4% de su PIB en Defensa, que es el conjunto de lo que destinan agregadamente los países que integran la Unión Europea. O sea, 250.000 millones de euros, cantidad que convierte a la UE, al menos sobre el papel, en la segunda potencia mundial tras Estados Unidos.

“Y, sin embargo, debido a que invertimos rematadamente mal, ni se nos teme ni se nos considera relevantes”, señala Josep Borrell, todavía ministro en funciones del Gobierno de Pedro Sánchez, y próximo alto representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad Común.

Lo dijo en un desayuno informativo, organizado por Executive Forum, con la colaboración de TEDAE, el conglomerado de Defensa, Seguridad, Aeronáutica y Espacio que, bajo la presidencia de Jaime de Rábago, factura 11.800 millones de euros y ocupa a 57.000 trabajadores altamente cualificados. Frente a la tribuna, un auditorio repleto de empresarios de la industria de Defensa, embajadores y militares, tomaba buena nota de los planes de Borrell.

Desayuno TEDAE con Josep Borrell.

Este no escurrió el bulto cuando quien esto firma le preguntó si el presidente norteamericano, Donald Trump, permitiría la emergencia de una Defensa autónoma europea, y por consiguiente de su entramado industrial. Borrell señaló las contradicciones de Trump, que por una parte conmina a los europeos a gastar más y hacerse por tanto cargo de su propia Defensa, y luego se pone en guardia cuando ese proyecto se lleva a cabo. “No vamos a competir con Estados Unidos, y más específicamente con la OTAN —dijo Borrell—, sino a ser cada vez más eficazmente complementarios”. Comentario que salpicó con la ironía de que Trump considere una amenaza la importación de coches europeos.

“El mundo que empezó en 1989 [con la caída del Muro de Berlín] no es hoy cómo lo imaginábamos entonces”, subrayó el ministro, que aludió al atavismo de unas inversiones con base cultural exclusivamente nacional como la debilidad principal para edificar la Europa de la Defensa. Y apuntó a tres medidas a tomar con urgencia, pero para las que es imprescindible una decidida voluntad política: la exigencia de un mando central único para las misiones militares europeas; la entrada en operatividad real de los Grupos de Combate, que nunca hemos utilizado, y la utilización de nuestros recursos [europeos] con carácter preventivo.

A este respecto, el próximo alto representante y vicepresidente de la Comisión Europea, insistió en que hay que hacer sólidos y resilientes a los países de nuestro entorno, o sea a los del Sahel, un territorio muchísimo más extenso que toda la UE, pero en el que realmente Europa se está jugando su propia seguridad. “La opinión pública europea y nuestros gobiernos —dijo— han de entender que nuestras calles no serán seguras si no lo son las de los países del Sahel, y para eso hacen falta presupuestos y recursos”.

Dirigiéndose especialmente a los empresarios, Borrell incidió en la relevancia de disponer de una capacidad industrial. “No hay Defensa sin capacidades; no habrá Europa de la Defensa sin un mercado europeo competitivo en esta materia”. Una industria que habrá de ser innovadora, “a la medida de nuestra ambición”.

El meollo sigue, pues, en la necesidad de “una visión doctrinal compartida” sobre las amenazas comunes, ya que “seguimos aferrados a concepciones nacionales del riesgo que ya no pueden servir para garantizar la seguridad en el mundo actual en el que vivimos”. En definitiva, “si Europa quiere existir en el mundo, ha de unirse más”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.