Esto va de meriendas

Esto va de meriendas
Eladio del Prado
Tras pasar por PRISA y Tiempo, fue fundador del diario económico NEGOCIO, donde ejerció como director adjunto y jefe de opinión hasta su cierre. Ahora es corresponsal de 'Crónica Global' en Madrid".

Pedro ha decidido merendarse a Iglesias, a Podemos, Unidas, Unidos o separados. Quiere merendarlo. De paso invita a Casado a merendarse Ciudadanos, a Rivera ‘Riverita’. Las últimas encuestas lo pronostican. Y recordamos que últimamente aciertan. Dos meriendas para una sola digestión. Tomar todo el poder por parte de Pedro y permitirse fuertes eructos durante la siesta. Todo de cara al invierno, sin sofocos, sin grandes sudores, con frialdad calculada. Todo a partir del 10 de noviembre, la fecha mágica para el futuro de los dos partidos que llegaron para renovar la política y pueden irse renovados y digeridos. Está a punto de suceder, pero un café a tiempo lo cambia todo. Y Pablo Iglesias quiere quedarse donde está antes de ir a peor, antes de ir a la oscuridad.

¡Ay, las encuestas! La que están liando. Y encima, ahora ya nos las creemos. Antes de las pasadas elecciones todos pasábamos de las encuestas. Se hacen para enredar, para equivocarse, comentábamos. Pero acertaron en las pasadas elecciones y ahora creemos lo que pronostican. Incluso ya creemos las encuestas del CIS y de su director el señor Tezanos. Hasta ahí hemos llegado. Y como le pronostican un aumento de diputados al PSOE, o sea a Pedro Sánchez presidente, todos a temblar. Le dan más poder. Mucho más poder, justo lo que desea, lo que más quiere. “Ya sabes amigo, ya te lo he dicho más veces, lo que quiere Pedro es poder, todo el poder. Lo demás no le importa”, comenta una persona muy allegada a Pedro con una caña de cerveza en medio. ¡Ay, el poder! Se engaña, se traiciona, se mata por el poder si es necesario. Casos hay muchos en la historia, demasiados. Pues si creemos en los pronósticos, las encuestas nos llevan a votar el 10 de noviembre. Otra vez y van…

Da igual el número. El pasado no cuenta. Cuenta que Pedro quiere merendarse al ‘Coletas’ y de paso le hace un favor a Casado que se merienda a ‘Riverita’. Ya le devolverá el favor. Eso siempre se cobra. Han mirado las encuestas y Rivera desapareció. Dicen que ha vuelto, pero con la cara demacrada. Entre temblores. Llorando por las esquinas de Pozuelo por haber dejado pasar la gran oportunidad de llegar al gobierno, y de paso al poder. El “no es no a Pedro”, el “con Sánchez a ningún sitio” le pesa demasiado y sus hombros ya caminan inclinados. Entre temblores que le hacen perder el paso y la buena dirección de su partido. Mucho discrepante aunque guarden silencio. Son ‘trepas’ que sólo querían poder. Y se les fue por la ventana por no cerrarla a tiempo. Por no cerrar un acuerdo de gobierno con Sánchez como querían los empresarios y el Ibex. Se arrepentirán todos los días que le quedan por vivir sometidos a las encuestas. Serán el postre de la merienda de Casado.

Aunque Casado predique lo contrario. Las contradicciones son algo común y rutinario en los discursos de Casado. No causan asombro. “Es deber patriótico no facilitar la investidura y no deseamos que se repitan las elecciones” sostiene Casado sin inmutarse lo más mínimo. O una cosa o la otra, está claro, señor Casado. Algo es falso. Que no quieren elecciones. Falso. Como locos las desean. Están rezando mañana, tarde y noche porque no haya investidura. Quieren comerse, digo merendarse, a Ciudadanos, comenzando por Rivera y Marcos de Quinto, siguiendo por su clan catalán con Arrimadas, Lorena y Marina, y de postre a Villacís y Aguado. Merienda completa. Es lo más deseado por el PP, por Casado, Cayetana y Teodoro García. Todo irá a mejor con elecciones en noviembre. Tras perder 6,5 millones de votantes ya no pueden caer más bajo. Ni con los casos de corrupción, ni aunque encierren a la ‘lideresa’ Aguirre y su compañera Cristina. Todo irá a mejor. Con elecciones, mejor. Con 10 ó 15 diputados más se desbordará el optimismo. Y se merendará a Ciudadanos. ¡Vamos, Pedro!, convoca elecciones, claman desde el PP, incluso en provincias. ¡Quién lo iba a decir hace un año! Y menos hace dos. Lo dice Cayetana y, hasta ahora, dice lo que piensa. Mañana ya veremos. Tiene hambre y ganas de merendar.

Mientras se prepara la merienda España está expectante. Los ciudadanos atentos a los movimientos de los políticos y a lo que dice la tele. Si lo dice la tele… también ahí hemos caído por el barranco. Ya no hay telediarios veraces pero los ciudadanos siguen lo que dice la tele. Todos saben que un café y un minuto con ofrecimientos cambian la situación política. ¡Qué políticos! Para salir corriendo y no mirar atrás. Es lo que hay. Y las encuestas dicen que Pedro ganaría el que más y eso le gusta. Parece que ya estamos en campaña. El fuego está encendido, las brasas brillan y la merienda está a punto. Que nadie se pase con el vino. Y ojo con atragantarse que hay que empezar bien el curso. Este curso político promete. Vamos que si promete.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.