Dos besos de Cospedal fueron el origen de VOX

José Luis Heras Celemín
José Luis Heras Celemín es autor del libro “El Caso Bankia y algo más… o menos” y Director de Comunicación de la Fundación Emprendedores.

Como en los pinares nacionales aparecen las setas tras la lluvia, ante la proximidad de las Próximas Elecciones Europeas, en Madrid, a resguardo de la fría primavera que empieza, abundan los actos políticos alrededor de los que van a ser protagonistas en los comicios europeos.

Uno de estos actos tuvo lugar anoche, en una Sala de un hotel de cinco estrellas convertida en cenáculo privado, en torno a la figura de Alejo Vidal Quadras, cabeza de lista de la candidatura del nuevo partido político VOX para las elecciones al Parlamento Europeo.

Se esperaba que el político catalán, después de tres décadas en el PP, explicara qué bondades y ofertas iba a proponer al electorado y que, de paso, aclarara el porqué del nuevo partido y su abandono de la llamada “confortabilidad” de los escaños del PP.

Al empezar, antes de la cena, en la primera intervención, ya quedó claro que el Presidente de VOX no iba a extenderse en sus propuestas al electorado y que iba a aprovechar el acto para tratar de justificar su salida del PP.

“He dejado el PP porque mis diagnósticos no coinciden con los del PP”, fue una de sus frases del comienzo. Ante esa circunstancia, exponía, había que optar entre callarse o no. “… y me he montado por mi cuenta”.

Después, a la hora de explicarse, en vez del discurso coherente que se espera de un hombre de ciencias, (es licenciado en Ciencias Físicas), optó por frases y tópicos, ya conocidos y habituales en algunos manteles y salones: Crisis múltiple de sistema, económica, institucional, moral. Corrupción, con una frase preparada buscando el titular “Aquí roba todo el mundo”. “El Gobierno llegó al poder y tuvo que enfrentar la crisis y darle salida”. Combatí el “zapaterato desde la primera línea”. Las acciones del PP en mayoría me decepcionaron. Cuestionamiento de las dimensiones del Sector Público. Y un par de anécdotas: una con Rajoy en su despacho cuando aún estaba en la oposición. Y otra con María Dolores de Cospedal, renuente a reunirse con él y que tuvo lugar en Bruselas, en la que ella, Secretaria General del Partido Popular, al decir de Vidal Quadras, depositó dos ósculos educados en sus mejillas.

Al terminar su exposición, entresacando de entre todo su parlamento la esencia y dejando al margen los tópicos, sólo un motivo capital parecía claro: “He dejado el PP porque mis diagnósticos no coinciden con los del PP”

Considerando el estudio de la realidad nacional como los médicos de siempre estudian los casos clínicos, en esa realidad habría tres apartados que considerar: diagnóstico, tratamiento y pronóstico. Pero el físico de VOX desechó la puridad del análisis, obvió una línea argumental que no tuvo y optó, puede que sin saberlo, o aposta, por confundir el diagnóstico de la realidad con el tratamiento para mejorarla y con unos pronósticos que tenían más verbo que consistencia.

“Los diagnósticos del PP” había dicho. Pero si el PP en lo que va de legislatura no ha expuesto diagnósticos propios. Si los únicos diagnósticos que utiliza el Gobierno son públicos y consecuencia de los eficacísimos funcionarios del Estado, no políticos, que los han elaborado antes y durante el gobierno de Mariano Rajoy. Si son la primera parte del Informe de la Comisión para la Reforma de la Administración del Estado (CORA) que ha sido el origen de los cientos de medidas que han salido de los últimos Consejos de Ministros.

Había que poner ante Vidal Quadras la confusión. Se podía optar por la dureza de advertir la trampa dialéctica. O por peguntarle por la parte del diagnóstico de los funcionarios del Estado con la que no estaba de acuerdo y por la forma en que el Gobierno de Mariano Rajoy la estaba desarrollando.

Se optó por las preguntas. Y ahí el presidente de VOX y candidato del partido a las elecciones al Parlamento Europeo, hizo algo bastante común en situaciones parecidas: Una excursión verbal por los próximos a florecer cerros de la jienense Úbeda. Y un discurso atropellado usando datos confusos y alguna afirmación errónea, como cuando equivocó el número de empresas estatales suprimidas por el Estado, casi su totalidad de seis centenas, que él redujo a sólo un 5 porciento: treinta.

Al acabar, en despedida amistosa, había que poner ante él, nobleza obliga, la convicción de que, tras la cena, había quedado claro que el motivo principal del nacimiento de VOX, al no existir diagnósticos contradictorios entre el PP y Vidal Quadras, podía ser otro que el debido a los diagnósticos, quizás los ósculos o besos de María Dolores de Cospedal en Bruselas.

– Mañana escribiré que el motivo de tu salida del PP han sido los ósculos de Cospedal.- le advertí.

– “Di y escribe también que los ósculos fueron flojos y sin apretar, que conste” – me corrigió cuando nos dábamos las manos con una sonrisa que quise entender de inteligencia.

Dicho y escrito queda.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.