De Sevilla a París y Bruselas

Por
— P U B L I C I D A D —

En Andalucía el PP se ha llevado de calle el domingo pasado las elecciones. Mayoría absoluta. Impensable no hace mucho. El PSOE andaluz ha obtenido con Espadas, apoyado por Sánchez, un resultado peor que con Susana Díaz, confrontada por ese mismo Sánchez, pero ahora con más poder. Y más desgaste. Como dice un entendido, cuando Sánchez se esconde la noche electoral y le cubre Adriana Lastra, es que las cosas van mal.

Puede que el PP caiga en la tentación del triunfalismo. Algunos pijos madrileños creen ver en Ayuso el motor de esta victoria andaluza. Presenciamos más bien la victoria de un PP moderado representado por Juan Manuel Moreno que se salvó hace pocos años por los pelos y el calendario electoral de ser purgado por Casado cuyo corazón aznarista quería limpiar su partido de todo rajoyismo y sorayismo.

Moreno ha obtenido lo que Fernández Mañueco no consiguió: poder prescindir de Vox. Su conservadurismo moderado ha sido lo mejor para eludir la extrema derecha. Naufraga en este caso la crítica hipócrita a un inexistente PP voxiano mientras que desde Moncloa se puede pactar con comunistas, neomarxistas, independentistas y un terrorismo finiquitado, pero no contrito. Más asimetría no se puede exigir.

Nuñez Feijoo está en alza en el ámbito nacional mientras Sánchez, por ahora, miraría más la cuneta que al frente cuando se atiende incluso a comentaristas favorables al socialismo donde ya surgen voces disidentes como la de Elorza o incomodas como las de varios barones regionales. Pero, nada está decidido. Si Feijoo quiere evitar otra resurrección de Sánchez, deberá seguir en la moderación y pactar políticas de Estado con el Gobierno o, más bien, el Medio Gobierno Socialista. Pactar es una buena vitamina para España que revigoriza al bipartidismo, aunque ahora fortalezca más al líder pepero.

¿Habremos de esperar a enero de 2024 para las elecciones legislativas? ¿Las convocará Sánchez en 2023? ¿Las provocarán antes la extrema izquierda anidada en un Gobierno en el que no cree? Tras la tregua veraniega empezarán las especulaciones si bien es verdad que tienta eternizarse en las poltronas. No obstante, si nos limitamos a una crisis gubernamental, ¿Provocará Sánchez en julio, como en viejos tiempos, una reestructuración gubernamental?

En Francia, también podrían tener elecciones en 2023 si Macron no consigue gobernar con una Asamblea Nacional en la que salen reforzados la extrema derecha (¡de 8 a 89 escaños!) y la extrema izquierda que con 133 escaños es la primera fuerza de oposición con la complicidad de los socialistas franceses que han perdido cuatro escaños respecto a 2017 a pesar de haberse enfeudado a Mélenchon. Si Macron (245 escaños), sin mayoría absoluta esta vez (289), no consigue el apoyo mermado de la derecha tradicional (74), difícilmente podrá gobernar y tendrá que lanzar un nuevo órdago a los franceses.

Han subido los extremos que, a la derecha y a la izquierda, reniegan de la UE así como de la OTAN y Francia pierde tanto lustre europeísta como occidental, dejándose seducir por tesis cómodas y amables con Putin que no quiere una UE fuerte ni una Europa aliada con América. El lema anglosajón tras la Segunda Guerra mundial era que había que mantener a los americanos en Europa; a los alemanes aplanados; y a los rusos fuera. El Kremlin quiere adaptarlo a su ambición imperial: “Russians, in; Europeans, down; and Americans, out” (traducido del ruso).

¿Como se puede avanzar así en la construcción europea? Difícil, aunque hay muchos optimistas que afirman que pronto habrá Defensa Europea, Autonomía Estratégica y un Sursum Corda con disuasión nuclear y todo. ¿Creíble? Finlandia y Suecia parecen escépticos … Es, más bien, hora de conquistas europeas a hurtadillas, de ser modesto en las pretensiones, de no engañar a las opiniones públicas y de mantener la necesaria llama. Hay que seguir adelante, evitar ceder ante el neozarismo ruso y no desvincularse de EEUU y de la OTAN.

Carlos Miranda
Carlos Alonso Miranda y Elío, V conde de Casa Miranda, es un diplomático español Licenciado en Derecho, que fue Embajador de España en el Reino Unido desde julio de 2004 hasta 2008 y Embajador Representante Permanente de España en el Consejo de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) desde julio de 2008 hasta su cese en febrero del 2012.
Artículo anteriorLos pleitos contra Ayuso
Artículo siguienteLa Tercera Guerra Mundial

1 Comentario

  1. Domingo 26 de junio por la mañana: manifestación contra la OTAN en Madrid. Numerosa, bien organizada y desarrollada: «Señores de la guerra, fuera de Madrid».
    Nula repercusión mediática en la «prensa del régimen». No es conveniente ni «correcto». Se recordaba el «OTAN, de entrada NO», traicionado después por el «OTAN, SI». Ya se había afianzado en Suresnes el nuevo PSOE frente al «histórico» de Llopis y compañía. El «clan de la tortilla» tenía más disposición a vender el alma al diablo (si es que la tuvieron). Suárez, contrario al ingreso de España en la OTAN recibió el recado de EE.UU. a través de los canales correspondientes.
    A Carrero Blanco tampoco le entusiasmaba el tema: «No hay mal que por bien no venga…» se dijo.
    A nadie se le escapa que la OTAN es el brazo armado de EE.UU, de sus intereses geopolíticos y hegemónicos que incluyen a la UE como «aliado» pero subordinado. Por eso el diseño de la UE y su monitorización tienen el sello «USA».
    No hace mucho tiempo, en una mesa redonda del CESEDEN algunas voces disentían de ese seguidismo al que están tan acostumbrados los gobiernos USA con sus instrucciones en función de «sus» intereses. No los de Europa. Por eso hay que enfrentarla a Rusia en forma permanente, no vaya a ser que de pronto descubramos que Rusia es Europa (al menos hasta los Urales). Que decubramos que a Europa le iría mejor con una alianza natural continental con sus enormes recursos frente a los «copyright» que la convierten en una simple colonia cultural, técnica, militar, social y política.
    Por ahí van las cosas, más o menos, por ahora…. Una UE servil, sin ideas ni proyecto propio, sujeta a las imposiciones y teorías distópicas y alucinadas de unas élites que tiene al Sr. Biden para provocar conflictos a mayor beneficio de la industria de armamentos…
    Un saludo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.