Black Friday Político

Black Friday Político
Jesús de Dios
Presidente de la ejecutiva de Majadahonda, fue miembro del CDS desde 1986 a 1991. Dirección Desarrollo de Empresas (IESE) en la Universidad de Navarra y Dirección marketing (ESADE).

El pasado martes 3 de diciembre, se celebraron las sesiones consecutivas del Congreso y del Senado, quedando así constituida la XIV legislatura de nuestra Democracia.

Podríamos asegurar que asistimos al que a partir de esta fecha podríamos denominar “Black Friday Político” O sea, de la Política Española, tenemos subastas ideológicas, rebajas y oportunidades de todos los colores, únicas para medrar, solo al alcance de unos cuantos elegidos.

La mayoría de los ciudadanos hemos asistido perplejos una vez más y con verdadera estupefacción, al deplorable espectáculo que nos han ofrecido en directo las TV y Radios del país, así como todos los medios de comunicación escritos.

Hemos podido ver en lo que estos sujetos/as electos se han propuesto convertir a España. La constitución de esta legislatura ha sido como los grandes acontecimientos internacionales, multicultural, multilingüístico, gracioso, trágico, pase de modelitos para ideologías de diseño. Hemos visto como todos los personajes allí reunidos han cumplido a la perfección con el papel que tenían asignado, ha sido todo un descarado éxito de interpretación, un grandioso espectáculo circense difícil de superar.

El espectáculo dio comienzo con la magnífica (y seguramente espontánea, honesta y sincera) representación del veterano diputado Agustín Zamarrón, (eventual presidente de la mesa por ser el de mayor edad de todos los allí presentes), como un auténtico actor principal del evento, el hombre tuvo el generoso detalle de pedir perdón a los españoles por este inmisericorde cachondeo y falta de respeto a la hora de formar gobierno por todos los allí presentes y sin olvidar a los que se han quedado en el camino. Puso tanto empeño en la escenificación que provoco un fenomenal susto, pues el diputado Zamarrón, aplicando aquella frase de Magdalena Álvarez “más vale morir partía que doblá” todo enjuto y firme, abrochándose los botones de su chaqueta, nos ofreció una reverenciada genuflexión a los allí presentes y a los que asistíamos a través de las TV, provocándonos un sobresalto en su impecable interpretación, dio la sensación de que se había descoyuntado y vimos, sobresaltados como hasta el hujier que le guardaba la espalda hacía el ademán de abalanzarse sobre él para evitar el desparrame de su cuerpo, al fin respiramos tranquilos y todo quedo en un susto al ver que su cuerpo se reconfiguraba de nuevo espléndidamente aunque con el flequillo blanco sobre su frente.

Como era preceptivo, comenzó la mañana y la sesión con el juramento de la Constitución por todos los electos, recordemos que en 1989 el TC avaló que se añadiera la coletilla de “por imperativo legal”. A partir de ahí, comenzó el grueso del espectáculo. Los partidos políticos y sus líderes hacieron una demostración prodigiosa y vergonzosa a la hora de interpretar el papel que les habían asignado, así como el resto de los palmeros y acólitos que les jaleaban. Ni por España ni por sus ideologías de partido, si es que las profesan, ni por las siglas que los representan o los colores de su condición, ninguno de ellos fue capaz de actuar con la naturalidad y responsabilidad de lo que allí había en juego, responsabilidad que se les podría exigir, faltaría más, por el bien de España y de todos los españoles que para eso les hemos votado.

¡Qué error!, la realidad es otra bien distinta, los problemas de España y los españoles era lo de menos, eso es lo que menos les importa a los candidatos salvapatrias allí reunidos, hemos visto claramente como les traicionaban sus gestos y caras de babeo jurando el cargo, a todos sin excepción, y muchos vaya usted a saber que prometían, pues juraban en hebreo. Aquello parecía la torre de Babel, hubo sus risas y su jolgorio en los allí presentes, pues muchos no se supo muy bien qué querían decir o expresar o si era puro cachondeo, pero lo que, si les quedaba claro a todos los que juraron, es que a partir de la parida de turno se les garantizaba el puesto y el sabroso salario.

Han pasado los días, ¿y qué?, pues eso, nada. Confusión a raudales, inseguridad y desconcierto general. La sociedad civil no responde, no está ni se la espera, los históricos veteranos limpiándose en las cortinas, ya no les interesa recordar como comenzó todo este asunto y mucho menos asumir la grave responsabilidad que ha tenido en la deriva que ha provocado todo este asunto.

A los independentistas, los de la quinta del 78 les tenían tan bien pagados y servidos por sus apoyos, que callaban y otorgaban a los deseos de poder de los bipartidistas, aunque por debajo de cuerda los independentistas movían los hilos de sus oscuras pretensiones caudillistas nacionalistas. Era un secreto a voces, todos lo presuponían, y ahí están.

Ahora han llegado los de las nuevas generaciones, que se han educado a imagen y semejanza de sus idolatrados jefes, estos chicos que llevan años y kilómetros tragando y trajinándose el puesto y que por fin ahora a pesar de sus escasos conocimientos y preparación se aprestan a gobernar, al precio que sea, un país emponzoñado por la corrupción, terriblemente endeudado y supeditado a los dictados de los hombres de negro, FMI, BCE, y como no, de Alemania.

¿Tienen estos noveles los principios, conocimientos, experiencia, madurez y capacidad de sacrificio y diálogo para lograr un acuerdo y hacer frente al reto de poner orden y revertir esta complicada situación? De momento está claro que no.

¿Cómo arreglar esto? Desde luego no con manifiestos y algaradas patrióticas de buena voluntad de las viejas y rancias “Glorias” de la política postfranquista, sería un grave error.

La vieja guardia con sus teorías neoliberales-progresistas-socialistas ha fracasado en su intento de implantar y reformar el sistema político y la economía, adaptándolos a los nuevos tiempos y a los países desarrollados de occidente. «Es cierto que en Europa y el mundo se ha extendido la mediocridad de los gobernantes y se está produciendo el mismo efecto de respuesta de la sociedad al capitalismo salvaje dominante, que está ahogando a las capas sociales más deprimidas y que ha generado una respuesta populista en ambas direcciones generalizada» bajo mi punto de vista ese no es el camino, no es la solución, ¡rotundamente NO!

Es necesario un cambio radical, ahora más que nunca es necesaria la ruptura con el pasado, después de cuarenta y cinco años del franquismo ha llegado la hora de emprender de una vez por todas un nuevo camino; esas propuestas significarían volver a los acuerdos de 1978, es más de lo mismo y por los mismos que nos han traído hasta aquí, con los mismos ideales y argumentos políticos.

Hemos cambiado de siglo, han pasado 44 años ya de la muerte del dictador, de la reforma Suárez y de aquellos barros estos lodos, todo ha cambiado, nada es igual. Ha cambiado Europa, ahora pertenecemos a un consorcio económico y de intereses de difícil comprensión, a un gobierno de países donde nos marcan el camino y las normas de funcionamiento, ya no dependemos de nosotros mismos.

Las tecnologías han evolucionado de tal manera que han convertido el hoy en pasado y el futuro nos arroya y desborda cada día que amanece. No se puede pretender seguir imponiendo y aplicado los mismos criterios de antaño, los sucesores de los que fueron padres de la transición han recibido o, mejor dicho, los hemos educado dentro de la más absoluta ignorancia del sentido y conocimiento de patriotismo, de la responsabilidad y dedicación que requiere y significa ostentar el cargo por el que acaban de jurar. Lo que han aprendido estos usurpadores de la voluntad popular es, satisfacer su vanidad y ambición personal por encima de los intereses del país y de los distintos sectores de la sociedad que lo componen, a los que teóricamente dicen representar y por la que nos quieren convencer van a pelear.

¿Qué bagaje aportan estos mediocres aprendices de lo político, huérfanos del concepto de estado y defensa de los valores patrios que se necesitan cuando se adquiere la responsabilidad de asumir las riendas para conducir a un país y la tarea de afrontar los problemas que eso conlleva?

Desde el 1978 y más concretamente desde el 1982, la tarea de hacer política ha sido establecer un sistema de bipartidismo (PP vs PSOE) para perpetuarse en el poder, y para mantenerse en el gobierno de una forma alternativa. Han endeudado caprichosa incontrolada y salvajemente al país, aplicando unas políticas, llamémoslas “progresistas y sociales”. Han desarrollado una política clientelar para enriquecerse y financiarse, creando un entramado de corrupción que ha impregnado completamente la cultura social de los españoles.

Como conclusión, creo que la única solución para afrontar el futuro pasa inevitablemente por un acuerdo de todas las fuerzas políticas para sentar unas bases y reglas lo suficiente claras y contundentes de funcionamiento del sistema. Es imprescindible una revisión ajuste o remodelación de la constitución para la clarificación, aplicación y corrección de los puntos esenciales de la constitución que se están vulnerando, bien por su ambigüedad e indefinición o bien por su incumplimiento sistemático e interesado. Es necesario dejar bien claro la separación de poderes, distinguir claramente cuáles son las competencias políticas de las jurídicas, y asumir cada parte su responsabilidad a la hora de aplicar la toma de decisiones. Sentadas las nuevas bases, y a partir de ahí, se podrían convocar nuevas elecciones y empezar una nueva etapa de ajuste de todos los errores y desmadres que se han cometido durante todos estos años atrás.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.